¿Te has preguntado alguna vez si estás dedicando el tiempo adecuado al entrenamiento ciclista semanal? ¿Cuánto tiempo tienes que aumentar si quieres alcanzar tus objetivos? En esta serie exploraremos por qué entrenar más horas no es siempre la mejor idea y cómo encontrar el número correcto de horas de entrenamiento semanales.

No hay un número perfecto de horas

Aumentar el número de horas sobre el sillín no garantiza que mejore la forma física, la pérdida de peso, la salud o cualquiera de los otros beneficios del ciclismo. De hecho, puede incluso provocar lo contrario. Si no puedes recuperarte bien del entrenamiento que haces, podrías sobreentrenarte y perjudicar tu rendimiento o incluso tu salud.

MTB cyclist
No hay un número exacto de horas para entrenar0.

Es una pena, pero no hay un número perfecto de horas que funcione mejor para cada ciclista. Todos tenemos que encontrar nuestro propio número de horas de entrenamiento ciclista semanal.

Encuentra tu dosis mínima efectiva

No importa si estás montando por salud, por rendimiento o para convertirte en un ciclista profesional, el estrés que el entrenamiento provoca en tu cuerpo es la variable clave. Puede estimular a tu cuerpo para que se adapte y mejore o causar daños si tu cuerpo no puede seguir el ritmo.

Por eso es conveniente buscar la “dosis mínima efectiva”. Es decir, el número mínimo de horas que provocará una adaptación positiva. Si se practica un número de horas inferior a éste, te estancarás y no se observarán cambios positivos. Pero si sigues añadiendo más horas, llegarás a un punto en el que añadir más no va a producir más adaptaciones.

Cycling ride

Por ejemplo, si está montando cinco horas cada semana, aumentar a 10 horas  de entrenamiento ciclista semanal no va a ser el doble de efectivo. Y si aumenta a 20 horas, tu cuerpo podría no ser capaz de soportarlo. Entonces, ¿cómo se determina la dosis mínima efectiva?

Todo se reduce a tus objetivos

Es útil hacer un seguimiento de tus horas de entrenamiento ciclista semanal y del progreso que estás haciendo. Los objetivos pueden indicarte cómo está respondiendo tu cuerpo a los aumentos y cuándo debes dejar de añadir horas adicionales. Pero, en última instancia, el principal factor que te impulsa es tu razón de ser. ¿Por qué practicas el ciclismo y qué quieres conseguir? Estos son los cuatro escenarios que analizaremos.

Practicar ciclismo para mantenerse en forma y saludable
Ciclismo para mejorar el rendimiento
Ciclismo para ganar carreras
Ciclismo para convertirse en profesional

El resto de esta serie te dará ejemplos de la dosis mínima efectiva para cada uno de ellos. La mayoría de nosotros se situará en algún punto intermedio, pero será útil tener una idea general de por dónde empezar.