Desde extrañas lesiones hasta la inevitable exposición que conlleva, la maldición del maillot arcoiris es un caso extraño que no suele suceder en otro deportes. Pero en el mundo del ciclismo es un mito que ha trascendido el paso de los años ¿Es real? Pues vamos a ver que nos cuenta la historia y los hechos.

Ya en 2015, justo cuando Peter Sagan se lanzó a su increíble racha de tres victorias consecutivas en Mundial de Ruta, el British Medical Journal echó un vistazo a los números que hay detrás de la llamada maldición. Lo principal que analizaron es el “efecto spotlight”, es decir, la forma en que todos los campeones del mundo, y los campeones nacionales en menor medida, son fácilmente identificables por la distintiva prenda a rayas que pasan a llevar durante el año siguiente a su victoria. Los comentaristas siempre lo mencionan y siempre es llamativo lo fácil que es detectarlo desde las tomas de los helicópteros durante las carreras.

Peter Sagan
Sagan celebrando la victoria de la 3ª etapa del Tour 2017. © Profimedia

El informe también sugiere que un campeón del mundo puede luchar tanto como lo hacía antes, pero debido a su nueva notoriedad por ganar grandes carreras, está entonces bajo una considerable cantidad de presión añadida para rendir en eventos similares a lo largo del año siguiente.

Los resultados

A lo largo del informe, los datos, proporcionados por procyclingstats.com, muestran un impacto no concluyente en un corredor una vez que ha ganado el campeonato del mundo. El conjunto de datos es de 1965 a 2013, un tamaño de muestra variado, que demostró que las victorias totales sí descienden el año en que se gana el campeonato del mundo y el año siguiente.

Curiosamente, los mismos datos se compararon con los de los ganadores de la Giro de Lombardía, una carrera normalmente en un terreno similar al de los Mundiales y también en la misma época del año. Los resultados fueron sorprendentemente similares, mostrando que una vez que una carrera es objetivo, lo único que separa los resultados de un monumento a un campeonato del mundo, es la naturaleza más visible del ganador.

Pero, ¿qué pasa desde 2013? ¿Hemos visto más carreras ganadas o perdidas por el campeón del mundo y ha vuelto la temida maldición a estropear los 12 meses arcoíris de un corredor?

Peter Sagan
¿Es Sagan víctima de la maldición del maillot arcoiris? © Profimedia


De 2015 en adelante

La razón por la que los últimos seis años han sido tan interesantes es, esencialmente, Sagan. No solo ha triunfado vistiendo las el maillot arcoíris, sino que ha seguido ganando en los Mundiales, llevándose el título en 2015, 2016 y luego, probablemente su mejor victoria, en 2017 tras un increíble final al sprint en Bergen.

Con las victorias en etapas del Tour de Francia, Ronde Van Vlaanderen y la París-Roubaix, se podría argumentar que Sagan había destripado cualquier maldición debido al gran peso de los triunfos en las carreras más importantes, mientras corría con el maillot arcoíris. Pero, dicho esto, su forma desde 2018 ha decaído: sigue siendo impresionante, pero no es tan buena como lo fue tres años antes. Ha ganado etapas en el Giro y una en el Tour desde 2019, pero la frecuencia va disminuyendo.

Lo interesante con alguien como Sagan y la maldición del maillot arcoíris es que siempre ha estado en el punto de mira y, por tanto, ha sido un ‘hombre marcado’ en las carreras más importantes, pero eso nunca pareció detenerle. Si tendrá opciones en el Mundial de Flandes de este año es otra cuestión, pero se podría argumentar que el renacimiento de su carrera podría llegar si gana su cuarto título mundial.

Peter Sagan
Mark Cavendish Peter Sagan fotografiado en el podio tras la carrera de carretera élite masculina en los Campeonatos del Mundo de Ciclismo en Ruta de la UCI 2016 en Doha, Qatar – Archives

 

Los otros

Echemos un vistazo a los otros corredores que han ganado el título desde el final del reinado de Sagan.

En Austria, Alejandro Valverde se hizo con el maillot. No tuvo un mal 2019, principalmente en casa, con su mayor victoria en su gran vuelta doméstica en la séptima etapa a Mas de la Costa. Pero con solo una victoria en la general y un puñado de etapas, demasiado poco para alguien como él. Quizás si pagó un poco la maldición del maillot arcoiris.

En 2018, en Yorkshire, fue el sorprendente Mads Pedersen quien se llevó el maillot en un sprint de dos contra Matteo Trentin.

Pedersen fue el mayor ganador sorpresa desde, posiblemente, Rui Costa en 2013 y sus victorias fueron escasas. Sufrió la mala suerte de la pandemia de Covid-19, lo que redujo su capacidad de mostrar su premio en las carreras, y aunque el recorrido de Harrogate le convenía perfectamente, se podría argumentar que fue una ocasión única, ya que ha tenido más éxito en los sprints de pelotón reducido desde esa victoria. Si sufrió la maldición o no, no puedo decirlo.

Mads Pedersen
Pedersen en 2019. © Profimedia

 

Y por último, y quizás el más interesante desde Sagan, es Julian Alaphillipe. Un corredor intrépido, que nunca tiene miedo de arriesgarlo todo en la carrera, ganó el título de 2020 en Imola gracias a un impresionante esfuerzo en solitario.

Desde entonces la mayoría de sus victorias se han producido de forma similar, llevándose una etapa en el Tour de Francia de este año en la jornada inaugural, y en la Fleche Wallone, demostrando que está en el mejor momento de su carrera cuando la carretera está llena de repechos y que puede sacar la potencia. Será una buena apuesta para el Mundial de este año en Flandes, una zona en la que ha tenido mala suerte en los últimos tiempos.

En resumen, la maldición del maillot arcoiris en las carreras de carretera masculinas es algo que seguirá dando que hablar en los próximos años y décadas. Es el drama de ver a alguien ganar el título mundial y luego luchar realmente con su dominio al año siguiente lo que llena nuestra imaginación. Los números pueden demostrar lo contrario, pero para los románticos que amamos este deporte, la maldición siempre perdurará.