Hace tiempo que se reclama la creación de un verdadero Tour de Francia femenino y We Love Cycling siempre lo ha apoyado abiertamente. Así que, naturalmente, nos entusiasmamos cuando el año pasado oímos por primera vez los rumores de que el Tour de Francia femenino volvería al calendario. Y a principios de esta primavera se confirmó. A partir de 2022, las mujeres correrán por fin el Tour de Francia en todo su esplendor.

Así que, mientras celebramos la épica del Tour de Francia de este año, miramos con expectación hacia el doble de acción de la próxima temporada. Por supuesto, las ciclistas están encantadas, y todos los miembros del sector deberían estar entusiasmados con la posibilidad de recibir el doble de cobertura del evento más emblemático de su deporte, pero ¿qué significa esta noticia para el aficionado medio al ciclismo? Mientras estamos inmersos en la marabunta de la Grande Boucle hemos pensado en compartir algunas reacciones de la comunidad sobre lo que significará tener un Tour de Francia femenino.

 

“”Ahora las mujeres pueden participar en la prueba ciclista estrella del Tour de Francia, lo que inspirará a una nueva generación de chicas a practicar este deporte”

Nicola Miller se describe a sí misma como una “orientadora convertida en duatleta”. Ganó el Campeonato de Europa de duatlón de 2018, por lo que su bicicleta es una parte bastante integral de su día a día. Como muchos otros, también recurrió a Zwift durante la pandemia, y como madre soltera y trabajadora con tres hijos y dos perros, atribuye al ciclismo el mantenimiento de su cordura. Sin embargo, además de sus propios logros deportivos, Nicola es la principal fan y defensora de las actividades ciclistas de su hija. La hija de Nicola, Tammy, ha sido seleccionada recientemente para montar en bicicleta para Avid y está muy involucrada en la Zwift Premier League. Mientras apoya la incipiente carrera de su hija en el ciclismo, Nicola está agradecida de ver cómo aumenta la importancia del ciclismo femenino. Reflexionando sobre el significado de un Tour de Francia femenino, dijo:

“Un Tour de Francia femenino es un revulsivo para el ciclismo femenino, otra victoria para la igualdad. Enhorabuena al equipo de Zwift por su patrocinio; su plataforma de carreras electrónicas ha hecho mucho por el ciclismo femenino durante la pandemia. Las mujeres de todo el mundo han podido competir al más alto nivel en línea, compaginando el cuidado y otras responsabilidades con un programa de carreras increíble. Gracias a ellas, ahora las mujeres pueden participar en la emblemática prueba ciclista del Tour de Francia, lo que inspirará a una nueva generación de chicas a practicar este deporte.”

“Espero que esto motive a las mujeres a llevar su ciclismo al siguiente nivel y saber que se tomarán en serio sus habilidades ciclistas”.

Marnie Reeves se unió al club de ciclismo de su pueblo durante el confinamiento del año pasado e inmediatamente redescubrió el amor por el ciclismo que tenía cuando era niña. Al trabajar en un servicio de ambulancias, el club de ciclismo le proporcionó algo en lo que centrarse aparte del estrés y el caos del trabajo, y ha conseguido muchas cosas desde que se unió a él, incluida su primera carrera de 160 km este verano. Atribuye su progreso a los compañeros del club y ve el valor de que haya más miradas puestas en el deporte femenino profesional.

Grande Boucle Féminine Internationale
Olga Slioussareva (R) ganó la quinta etapa del primer Tour Femenino. © Profimedia

Marnie estaba muy emocionada al ver que esta iniciativa se reflejaba en los niveles más altos del ciclismo. Como ella misma explica, “¡me emocioné mucho cuando me enteré de esta noticia! Es un gran paso en la dirección correcta para crear igualdad de oportunidades para las mujeres en el deporte. Espero que les motive para llevar su ciclismo al siguiente nivel y saber que se tomarán en serio sus habilidades ciclistas.”

“Tengo la esperanza de que contribuya al avance de la igualdad de la mujer en los lugares en los que hace mucha falta”

Después de un viaje en bicicleta bastante desagradable al principio de la paternidad, Janet Herring decidió dar otra oportunidad al ciclismo hace seis años, a la edad de 54 años. Acababa de recuperarse de un tratamiento, de una operación y de la quimioterapia, cuando un colega mayor le propuso que hicieran juntos el reto ciclista Ride the Night en Londres. Aunque no tenía bicicleta en ese momento, le intrigó el reto y acabó pidiendo prestada la bicicleta de su hija para el evento.

Unos años más tarde, está totalmente enamorada de la libertad del ciclismo y desde entonces ha completado muchos recorridos de más de 160 kilómetros. Como ella misma describe, “para mí, la bicicleta es libertad, bienestar mental, recreo y una forma de estar en forma y pasar tiempo de calidad con mi marido y explorar el campo”.

Con una conexión emocional tan profunda con el ciclismo, Janet se interesó por el tratamiento de las ciclistas profesionales. Después de ver Half the Road, un documental que detalla cómo la UCI trata a las ciclistas, se le rompió el corazón al ver las difíciles circunstancias que muchas mujeres se ven obligadas a atravesar para poder perseguir su pasión. ¿Su reacción ante la noticia de un Tour de Francia? “¡Bueno, POR FIN!”. Al hablar de lo que esto podría significar para el futuro de este deporte, Janet es optimista:

“Tengo la esperanza de que pueda significar una inversión en el ciclismo femenino y en los equipos ciclistas femeninos. Tengo la esperanza de que las jóvenes ciclistas realicen ahora sus sueños. Espero que los ciclistas profesionales masculinos defiendan a las ciclistas. Tengo la esperanza de que contribuya al avance de la igualdad de las mujeres en los lugares en los que falta”.

Women's Race
© Profimedia


“Las carreras femeninas merecen ser vistas, e incluso los escépticos no pueden negar que una mayor cobertura de las carreras ciclistas sólo puede ser algo bueno.”

Alec Curry es un ciclista británico cuya poética descripción del deporte que ama se dirigirá a cualquiera que haya encontrado su pasión sobre las dos ruedas. Para él, “el ciclismo es una constante. La vida cambia, la gente cambia, pero el ciclismo siempre es ciclismo. No hay mejor manera de vivir los paisajes y no dejar más contaminación que el sudor. El ciclismo, para mí, es una forma de vida”. Y además de pasar todo el tiempo posible sobre su bicicleta, le encanta ver las carreras por etapas y leer sobre la cultura y la historia de este deporte. Por eso, cuando se enteró de que iba a haber un Tour de Francia femenino, pensó que ya era hora: “Incluso los escépticos no pueden negar que una mayor cobertura de las carreras ciclistas sólo puede ser algo bueno.

Las corredoras tienen el mismo hambre de gloria que los hombres, pero menos oportunidades de estar en el escenario que merecen. Y eso se nota en las carreras. Los ataques a distancia, las llegadas al sprint, el ciclismo táctico, todo ello es un elemento básico de cada etapa y cada carrera. Creo que hay más actitud de “hazlo o muérete” en las carreras femeninas, porque si no estás al frente liderando la carrera, no saldrás en las cámaras promocionando a tu equipo”.

Estamos de acuerdo en que si el pelotón femenino ha demostrado algo, es que sabe cómo organizar una carrera feroz. Así que, mientras el Tour de este año llega a su fin, felicitamos a todas las participantes estelares y esperamos animar también a las mujeres en 2022. Os mantendremos informados a medida que se revelen más detalles sobre el evento del próximo año.