Como ya entienden las personas que menstrúan, la visita mensual puede echar por tierra tus planes ciclistas. Ciclismo y menstruación puede suponer desde bajones repentinos de humor y energía hasta calambres debilitantes, es totalmente justo que dar pedales sea lo último que se te ocurra cuando llega ese momento del mes.

Dicho esto, tanto si utilizas la bicicleta como medio de transporte, para hacer ejercicio, para mantener tu salud mental o para todo lo anterior, montar en bicicleta durante el periodo no sólo puede ser necesario, sino que podría ayudar a mejorar algunos de los síntomas negativos que experimentas. Aunque puede ser un reto adicional, conseguir la motivación para montar en bicicleta cuando el síndrome premenstrual ataca, entender cómo el ciclismo puede ayudar puede ser el empuje extra que necesitas para salir de la puerta.

Woman cycling
Si son los calambres los que te desaniman, tómate un ibuprofeno a la primera señal de tu periodo para aliviar el dolor y las molestias.  © Profimedia

El ciclismo tiene el potencial de ayudar a tratar una serie de sistemas más comunes, desde la hinchazón y los calambres hasta el letargo y la irritabilidad. Dicho esto, lo más importante durante esta época es escuchar las señales que te da tu cuerpo, asegurarte de no excederte y tener a mano el equipo o los productos sanitarios adecuados para pedalear cómodamente si decides subirte a la bicicleta.

Para ayudarte a sentirte más segura y preparada para montar en bicicleta mientras tienes la menstruación, vamos a desglosar cómo funciona esta parte del ciclo, por qué el ejercicio puede ayudarte y qué necesitas para sentirte protegida mientras estás en marcha.

Comprender el ciclo

Entender las distintas fases del ciclo menstrual puede ser una revelación que cambie el juego para cualquiera que tenga la regla. Te recomendamos que dediques algo de tiempo a conocer los numerosos recursos disponibles, ya que te permitirán tomar decisiones más conscientes y sentirte más en control de tus estados de ánimo y emociones. Algunas recomendaciones personales son Roar, de Stacey Sims, que tiene un excelente capítulo dedicado al ciclo menstrual (desde el punto de vista de una atleta), y Period Power, de Maisie Hill, que proporciona un plan completo para alinear la vida diaria con el ciclo menstrual.

Es importante recordar que la duración de los ciclos menstruales puede variar de una persona a otra y oscilar entre 21 y 45 días. Aunque cualquier cosa dentro de este rango es completamente segura y normal, el ciclo típico dura 28 días y comprende cuatro fases.

Autumn cycling
No cabe duda de que la motivación puede faltar en este momento del mes, y es importante escuchar lo que el cuerpo necesita y no excederse.  © Profimedia

Hay tres hormonas principales en juego: los estrógenos, la hormona foliculoestimulante (FSH) y la progesterona. Estas hormonas trabajan conjuntamente para prepararte para liberar un óvulo que será fecundado durante la ovulación. A medida que el cuerpo pasa de una fase a otra, los niveles de estas hormonas suben y bajan, lo que puede afectar al estado de ánimo, al apetito y a los niveles de energía, prácticamente a todo.

Aquí nos centraremos en lo que ocurre al principio del ciclo, es decir, el día en que llega el periodo. Durante esta fase, sangrarás durante unos cinco días y perderás aproximadamente 60 ml. Por supuesto, puede resultar incómodo montar en bicicleta en los días más intensos, pero no tienes por qué renunciar a ella por completo.

¿Cómo afectan mis hormonas a salir con la bici?

Como recalcamos repetidamente a lo largo de este artículo, cada persona es única, y no hay reglas de menstruación y ciclismo que se apliquen en todos los casos. Sin embargo, adaptar tu rutina a tu ciclo, una técnica conocida como entrenamiento por fases, puede ser una gran manera de aprovechar tu fisiología, sentirte mejor y rendir al máximo.

FitrWoman es una magnífica aplicación que te ayuda a seguir tu ciclo menstrual y a obtener sugerencias nutricionales y de entrenamiento personalizadas, adaptadas a los cambiantes niveles hormonales a lo largo del mes. En general, cuando se sangra, suele coincidir con un descenso de los estrógenos, que hace que el cuerpo pase de quemar grasas a quemar carbohidratos. Esto sucede porque la sensibilidad a la insulina aumenta, ya que nuestro cuerpo busca glucógeno.

La mejor manera de mantenerse preparado para la carrera durante este periodo es aumentar la ingesta de alimentos de liberación lenta, como la avena y la pasta. Tu cuerpo los quemará como combustible, lo que te ayudará a mantener tus niveles de energía durante el ciclismo. Por lo tanto, si quieres disfrutar de los demás beneficios que puede ofrecerte el ciclismo durante tu periodo, no montes en vacío ni limites los carbohidratos durante este periodo.

¿Puede el ciclismo ayudar a aliviar los dolores menstruales?

Sí, si sufres de dolores menstruales, el ciclismo u otro tipo de ejercicio ligero puede ser una forma muy eficaz de aliviarlos. Cuando realizas un ejercicio aeróbico, el flujo de sangre desoxigenada a través del sistema venoso se produce más rápidamente.

Como resultado, te beneficias de un aumento de prostaglandinas y otras sustancias químicas que se ha demostrado que reducen las molestias en la región pélvica. La doctora y ex triatleta profesional, Dra. Tamsin Lewis, alias SportieDoc, recomienda que una suave, sin la presión de tener que rendir, es una forma estupenda de ayudar a combatir los síntomas leves del síndrome premenstrual.

¿Cómo puedes estar protegida mientras ruedas?

En lo que respecta a la protección del periodo, ahora hay más opciones que nunca. Sin embargo, como siempre decimos, se trata de probar diferentes opciones y encontrar lo que funciona para ti. Muchas ciclistas apuestan por la ropa interior para el periodo cuando se trata de comodidad, ya que se pueden llevar durante mucho tiempo y causan una mínima irritación. Modibodi es una marca popular que ofrece una excelente protección. Para muchas ciclistas de larga distancia y mochileras, las copas menstruales también se han convertido en el método de protección preferido.

Autumn ride
Recuerda que tu cuerpo necesita más de ti en este momento del mes, sobre todo si vas a quemar muchas calorías sobre la bicicleta. © Profimedia

Gracias a que son reutilizables, no tienes que preocuparte por su eliminación y son mejores para el medio ambiente. Además, son muy fáciles de usar y no ocupan un espacio precioso en los bolsillos del maillot. Sin embargo, si decides probar un nuevo tipo de producto menstrual para ir en bici, te aconsejamos que la primera vez te quedes cerca de casa. De este modo, si te das cuenta de que no es el adecuado para ti, no será un gran problema volver a casa y hacer el cambio necesario.

¿Y si realmente no me apetece?

Dicho esto, lo primero que hay que recordar es que es fundamental escuchar a tu cuerpo y permitirte descansar si es lo que necesitas. También hay que tener en cuenta que tu periodo cambiará de un mes a otro, así que no te desanimes si tienes que tomarte unos días de descanso. Sin embargo, si tienes síntomas intensos que persisten en el tiempo, debes hablar con tu médico. Los sangrados intensos y prolongados, el cansancio o las molestias importantes son posibles signos de las fluctuaciones de estrógenos y de la perimenopausia. Podrían acabar afectándote con anemia u otros problemas de salud si no se tratan.

Montar en bicicleta con la regla funciona de maravilla para algunas, pero no se ajusta al flujo de todas. Escucha a tu cuerpo, sigue aprendiendo y haz un seguimiento de las fases de tu periodo para acabar aprovechando el poder de tu ciclo único.