¿Por qué estás a dieta? ¿Perder peso, ponerte en forma o ganar músculo? Todos estos son grandes objetivos, pero sólo si también obtienes una cosa básica: suficiente energía. Sólo cuando te sientes bien y con energía para hacer lo que amas, como montar en bicicleta, puedes llamarlo un éxito. Veamos cómo las dietas afectan los niveles de energía y cómo reconocer el progreso.

Compartir:

Necesitas un café para mantenerte despierto?

¿Cuánto odias el sonido de tu despertador? Tener dificultad para levantarse de la cama y sentirse exhausto por la mañana es una señal clara de que tus niveles de energía están bajos. Lo mismo pasa si necesitas un café para mantenerte despierto después del almuerzo o a media tarde. Aunque puede parecer que la causa es que no estas durmiendo lo suficiente o estás demasiado estresado, tu dieta también influye mucho.

Tu cuerpo necesita vitaminas y minerales

La cantidad de energía que tienes no es sólo una cuestión de calorías. Tu cuerpo necesita nutrientes para hacer un buen uso de las calorías que infieres. Por ejemplo, se necesita vitamina B1 y B2 para convertir el azúcar en ATP, energía que tus células pueden usar. Las vitaminas B6, B12 y C también te ayudan a producir neurotransmisores como la dopamina o la serotonina que sirven como estimulantes y te permiten concentrarse. Del mismo modo, también necesitas minerales como magnesio, zinc y calcio para producir las enzimas necesarias para metabolizar los alimentos en energía.

 

Demasiada azúcar causa bajadas de energía

Los alimentos modernos y procesados a menudo carecen de los nutrientes mencionados anteriormente. Y no sólo eso, estos alimentos también contienen mucho azúcar. Tener un nivel de azúcar en la sangre estable es la clave para evitar las bajadas de la tarde. Los alimentos ricos en azúcares, como los refrescos, postres, zumos o cereales para el desayuno, entran en tu torrente sanguíneo demasiado rápido y crean picos que causan que te sientas mareado o casi somnoliento por la tarde.

Lo estás haciendo bien si

No dependes del café, el té o las bebidas energéticas para pasar el día.

Te estás despertando bien descansado y de buen humor (idealmente sin despertador).

La idea de estar activo y tener movimiento suena bien, no agotador.

Estas mejoras podrían venir mucho antes de perder peso. Si empiezas a sentir más energía estable durante el día, lo estás haciendo bien. Ajusta tu dieta con esto en mente!

Esta web utiliza cookies

Puedes encontrar más información sobre el procesamiento de tus datos personales a través de cookies y más información sobre tus derechos en ""Información sobre el procesamiento de datos personales a través de cookies y otras tecnologías web"". A continuación puedes aceptar tu consentimiento para el procesamiento de tus datos personales para estadísticas y análisis del comportamiento del usuario.