Nunca es una buena situación cuando tienes que empezar a preguntarte si continuar o retirarte de una cicloturista o carrera. Pero a veces es necesario. Aunque te sientas preparado antes del evento, hay muchos factores que escapan a tu control.

Es mejor pensar en retirarte de una cicloturista o carrera antes de estar en una situación difícil. Veamos las razones a favor y en contra.

A menudo celebramos a los que superan las terribles probabilidades y perseveran a pesar de la mala suerte y las pésimas condiciones. Aunque la perseverancia es importante en los entrenamientos y las carreras, deberías tener un límite saludable. Ponerse a uno mismo y a los demás en peligro no merece la pena. Así que vamos a hablar de cómo tomar buenas decisiones en esos días malos.

Amateur race
¿Cuándo es bueno retirarse de una ciclotuirsta © Profimedia


Planificación

La preparación es clave si quieres reducir la probabilidad de un mal escenario. Desarrollar una excelente forma física es una de las mejores maneras de prepararse porque aumenta tu capacidad para absorber la adversidad. Sin embargo, no puedes olvidar el aspecto mecánico del ciclismo.

Asegúrate de llevar suficiente equipo que pueda sacarte de apuros. Piensa en artículos como una multiherramienta, una bomba, una cámara de aire, un juego de pastillas de freno, un juego de calas, así como cables de freno y desviador. Dependiendo del tipo de carrera en la que participes, quizá quieras añadir un chubasquero, un gorro y unos guantes calientes.

Ensaya tus respuestas

Intenta pensar en todos los malos escenarios que pueden ocurrir o te han ocurrido en el pasado y repasa mentalmente lo que harías para paliarlos.

Por ejemplo, si te quedas sin agua en un día caluroso. ¿Podrás beber de un arroyo? ¿Llevarás un filtro de agua? ¿Podrás pedir agua a otros ciclistas? ¿Podrás empapar tu ropa para refrescarse y retrasar el proceso de deshidratación? Repasar estas cuestiones antes de la carrera puede ser muy valioso.

¿Merece la pena arriesgarse?

La mayoría de los ciclistas aficionados compiten por diversión y para alcanzar sus objetivos personales. Eso significa que los riesgos que asumen tienen que ser adecuados a la situación. Los profesionales que tienen que rendir para mantener sus contratos probablemente estarán dispuestos a arriesgar más. Pero los entusiastas del ciclismo deberíamos dar por terminado el día cuando continuar significaría acabar en una tienda de campaña médica.

Cycling race
Ensaya tus respuestas. © Profimedia

 

Razones para retirarse

Incluso con una buena preparación, entrenamiento y prioridades establecidas, puede que te encuentres en una situación en la que no estés seguro de si abandonar es lo correcto. Intenta hacerte las siguientes preguntas:

¿Estás en peligro o sólo te sientes incómodo? Si sufres una caída y muestras signos de conmoción cerebral o un hueso roto, estás en verdadero peligro. Si estás agotado hasta el punto de estar desorientado y descoordinado, estás en peligro. Por otro lado, rodar con algunos rasguños o empapado por una lluvia inesperada puede ser muy incómodo, pero no necesariamente peligroso.
¿Tienes el equipo adecuado para continuar con seguridad? Si el tiempo se está volviendo muy frío y no tienes la ropa adecuada y todavía queda mucho camino por recorrer, puedes estar poniendo en riesgo tu salud. Con el equipo adecuado puede ser sólo incómodo, no peligroso.
¿Eres capaz de seguir comiendo y bebiendo para continuar con seguridad? Si tienes náuseas hasta el punto de no poder consumir calorías o retener líquidos, podrías estar en peligro. Si no hay dolores bruscos, puedes considerar parar o reducir la velocidad de forma significativa para dar tiempo a tu digestión a recuperarse. Si eso no es una opción, o si sigues vomitando, es el momento de dejarlo y mantenerte a salvo.
¿Pondrás en peligro a los demás si continúas? Todas las carreras de renombre tendrán personal de emergencia listo para ayudarte si algo va mal. Pero si llegas a un punto en el que crees que podrías necesitar ayuda si continúas, tienes que parar. No le quites la ayuda a alguien que podría necesitarla por razones ajenas a su voluntad.

Hay muchas situaciones en las que abandonar una carrera es realmente la opción correcta. No tengas miedo de hacerlo cuando llegue el día. Pero hasta entonces, haz lo posible por prepararte y evitar esos días malos lo mejor que puedas.