Los Campeonatos del Mundo 2021 de Flandes comenzaron a rodar el domingo con una impresionante contrarreloj individual que se convirtió en un emocionante mano a mano entre los dos favoritos, el italiano Filippo Ganna y el anfitrión Wout van Aert..

Con el tercer favorito, el también belga Remco Evenepoel, esperando en la línea de meta con el mejor tiempo, Van Aert y Ganna fueron los dos últimos corredores en el recorrido llano de 43,3 km, con el italiano persiguiendo literalmente al belga y sus cronos intermedios. En el segundo parcial, Ganna iba detrás de Van Aert por menos de un segundo.

El italiano de 25 años está considerado como el mejor corredor de contrarreloj del mundo y defendía el título que ganó en los Mundiales del año pasado. Gestionó la carrera a la perfección y superó a Van Aert por apenas 5,37 segundos, rompiendo el corazón de los belgas, con Evenepoel en tercera posición, a 43,34 segundos.

Filippo Ganna
Filippo Ganna, Wout van Aert y Remco Evenepoel en el podio © Profimedia

 

Van Aert

Los que siguen regularmente We Love Cycling saben que somos grandes admiradores de Van Aert, de 27 años, y que lo consideramos el mejor ciclista del mundo. No sólo es un escalador maravilloso y uno de los mejores contrarrelojistas del circuito, sino que también se ha convertido en un velocista de primera categoría.
¿Quién puede olvidar su victoria en el sprint masivo en los Campos Elíseos en la última etapa del Tour de Francia de este año, superando al ganador del maillot verde, Mark Cavendish, por varias bicicletas? Creo que fue aún más impresionante su actuación en el Tour de Gran Bretaña, hace sólo dos semanas, cuando ganó el sprint masivo final para conseguir su cuarta victoria de etapa y llevarse también la general.

Wout es un verdadero fenómeno, pero no está contento. “Ya no es divertido ser segundo”, dijo Van Aert después de la crono. “Me siento un poco decepcionado, no realmente por mi rendimiento porque en realidad estoy bastante contento con cómo ha ido todo. No he cometido ningún error, mi contrarreloj ha sido estable, creo. Simplemente me ha ganado un corredor más fuerte, un especialista en esta disciplina”.

Tiene razón. Este segundo puesto ya lo consiguió en 2020 tanto en la contrarreloj (por detrás de Ganna, por supuesto) como en la carrera en ruta (por detrás del francés Julian Alaphilippe). Desde entonces, también ha sido segundo por detrás de Mathieu van der Poel en los Mundiales de Ciclocross y segundo por detrás de Richard Carapaz en la carrera en ruta de los Juegos Olímpicos de Tokio. Eso no significa que nunca gane. Al contrario, además del Tour de Gran Bretaña de este año, ha ganado un montón de carreras, incluyendo tres campeonatos del mundo de ciclocross, la Milán-San Remo de 2020 y la Amstel Gold Race de 2021, por nombrar sólo algunas. Pero supongo que quiere ganar todas las carreras en las que participa.

Wout Van Aert
Wout Van Aert en la meta de la prueba de contrarreloj masculina de élite, 43,3 km de Knokke-Heist a Brujas, en los Campeonatos del Mundo de Ciclismo en Carretera Flandes 2021. © Profimedia

El problema es que lo que hace especial a Van Aert -que sobresale en una variedad de disciplinas ciclistas- también lo hace vulnerable a los especialistas de la disciplina como Ganna. Se le ha sugerido a Van Aert que podría ganar el Tour de Francia si se lo propone. Pero él siempre ha dicho que tendría que perder peso para poder competir en todas las etapas de montaña y que preferiría seguir compitiendo como hasta ahora.

Volverá a ser uno de los favoritos en el Campeonato del Mundo de Ciclismo en Ruta del próximo domingo, donde se enfrentará a su compañero de equipo en el Jumbo-Visma, Primož Roglič, recién salido de ganar su tercera Vuelta a España, y al otro esloveno, el dos veces ganador del Tour de Francia Tadej Pogačar. Será difícil. No sería una sorpresa que Van Aert volviera a ser segundo.

Pero si esa carrera se reduce a una llegada al sprint y Van Aert está en el grupo, me sorprendería que no se proclamara por fin campeón del mundo de ciclismo en ruta. Se lo merece, aunque sólo sea por cómo ha cambiado el ciclismo profesional de élite.