Primoz Roglic ganó con solvencia la Vuelta 19, con apuros la de 2020 y en este 2021 se presenta como el máximo favorito para llevarse una edición que se le ajusta a la perfección a sus características. Hay pocas etapas de fondo de alta montaña, muchas llegadas explosivas y tiene una contrarreloj el último día en Santiago de Compostela para recuperar tiempo con los escaladores, porque los hombres de montaña Bernal, Carapaz, Landa, Carthy, Más y Supermán López son sus grandes rivales.  

Primoz Roglic ya ha acreditado con creces que es uno de los corredores más sólidos y completos del pelotón. Capaz de ganar La Vuelta dos veces, subir al podio del Giro y quedarse a unos segundos de vencer un Tour que parecía suyo. También de dominar carreras de una semana, Paris-Niza o Itzulia, incluso ganar Lieja-Bastogne-Lieja y acabar entre los primeros en Flecha Valona. De todos los aspirantes es el mejor contrarrelojista con mucha diferencia (oro olímpico en Tokio) y un notable escalador capaz de rematar en los últimos kilómetros y ‘rebañar’ bonificaciones. No olvidemos que la edición de 2020 se decantó por los segundos que da la organización en meta.

Además le ‘favorece’, eso siempre es un eufemismo, el recorrido de esta Vuelta. La crono final para reducir posibles errores, muchas llegadas en alto pero sin demasiados puertos antes para romper la carrera y sobre todo sin grandes etapas de fondo de alta montaña (salvo la del Gamoniteiro y la de Velefique), en las que ha demostrado cierta debilidad (un puñado de segundos con Pogacar en el Tour 2020 y alguno más con Carapaz en La Vuelta 2020 y el Giro 2019).

Carapaz y Roglic en La Vuelta 2020. Foto La Vuelta
Carapaz y Roglic en La Vuelta 2020. Foto La Vuelta

También viene con un Jumbo Visma más que solvente, Kruijswijk ya convertido en gregario, Kuss que iba a ser líder y se encontró con la caída de Roglic en el Tour, más Gesink como jefe de todo y Oomen, Hofstede, Bouwman y Van Hooydonck. Porque el gran rival del esloveno va a ser el Team Ineos, que después de perder protagonismo en el Tour está ‘obligado’ a volver a brillar en La Vuelta.

Bernal, Carapaz y todo el Ineos

La nómina de los británicos del Ineos es de tanta calidad que es complejo saber quien de todos será el líder en la salida de Burgos. Por galones y compromiso parece que Egan Bernal. Ganó el Giro y descansó en el Tour para llegar fresco a La Vuelta. Pero ya no parece el escalador de 2019 que era capaz de romper la carrera en cualquier momento, sino que tiene días de debilidad, como la última semana de la corsa rosa.

Carapaz y Roglic en La Vuelta 2020. Foto La Vuelta
Carapaz y Roglic en La Vuelta 2020. Foto La Vuelta

Al quite estará Carapaz, que no ha tenido descanso. Tour, Juegos Olímpicos y ahora La Vuelta. Su rendimiento es una incógnita. Aún así puede ser un peón perfecto para dinamitar la carrera y al Jumbo Visma. Todavía está Adam Yates, que ya parece reducido a gregario. Sivakov, que hace dos temporadas parecía que se iba a comer el mundo. Y claro, el debut de Pidcock, oro olímpico en BTT y la afición expectante a ver si evoluciona a Van Aert, Van der Poel o a ambos a la vez.

Para ayudarles a desarbolar al Jumbo Visma tienen a Puccio, Van Baarle y Narvaez. Sin duda el equipo más sólido de La Vuelta y que posiblemente se tenga que ver obligado a jugar al ataque.

Landa, Más y Superman López

Favorito en el Giro y ausente en el Tour, Mikel Landa vuelve a aparecer en las quinielas de una gran vuelta por etapas. El vasco lleva sin aparecer por la Vuelta desde 2015 (cuando fue gregario de Aru y ganó la etapa de Andorra) pero esta vez lo hace con la confianza de haber ganado La Vuelta a Burgos (y siendo regular) y con un potente Bahrein para escoltarle.

El alavés nunca ha escondido que su virtud es la montaña y que es consciente que va a perder tiempo en la crono. Así que en esta Vuelta, abanicos de etapas llanas aparte, está obligado a moverse en Velefique, Villuercas, Gamoniteiro y Lagos para conseguir rédito antes de la crono final. A su lado tiene a escaladores perfectos para hacer daño. Caruso (segundo del Giro), Haig, Poels, Padun e incluso Gino Mader.

Movistar acude a esta Vuelta con una dupla para la montaña. Enric Mas y Superman López. El primero confirmó en el Tour que puede estar un paso por detrás de los grandes favoritos, aunque en la ronda española todo se mueve de otra manera. El mallorquín es sólido, pero siempre le falta el rush final para llegar entre los mejores. El colombiano acusó en Francia las caídas, pero si está en forma es uno de los mejores escaladores del pelotón. Eso sí, le falta altísima montaña.

A la nómina de favoritos se puede unir Vlasov, cuarto del pasado Giro. Ya estuvo entre los primeros el año pasado en La Vuelta, pero ha anunciado que deja Astana al final de temporada y eso no suele ser positivo cuando todo un equipo debe trabajar para ti. En un estatus similar de favoritismo está Hugh Carthy. Acabó en el podio en 2020 en La Vuelta, pero naufragó en el Giro 2021. El inglés acabó en Italia justo por detrás de Romain Bardet, que se llevó la etapa del Picón Blanco de La Vuelta a Burgos pero explotó el último día en Lagunas de Neila.

Cambios en el maillot verde ŠKODA

Lo explicó Kiko García, director técnico de La Vuelta, en rueda de prensa, para esta edición la clasificación de la regularidad premiará a los velocistas de igual manera que lo hace en el Tour de Francia. Hasta 2020 el maillot verde solía ser para un corredor de los que luchaban por la general (en 2020 fue para Roglic), ya que todas las etapas concedían el mismo número de puntos, para este 2021 eso cambia.

Foto: La Vuelta
Foto: La Vuelta

El maillot verde ŠKODA lo vestirá en Santiago de Compostela, casi con toda seguridad, un sprinter.  Los sprints intermedios, como en el Tour, otorgarán ahora 20 puntos al primer corredor (y 17, 15, 13 y 10 para los siguientes contendientes). Y en las etapas llanas se darán más puntos (50 para el vencedor), frente a las etapas de media montaña (30 puntos) y a las de alta montaña y contrarreloj individuales (20 puntos en ambos casos).

Además esta Vuelta 2021 tiene más previsibles llegadas al sprint que nunca, hasta ocho, aunque luego ya saben que las cosas se complican por el viento, las escapadas y la falta de acuerdo en el pelotón. De la lista de velocistas se ha caído a última hora Caleb Ewan, lo que deja a Arnaud Demare como velocista con más opciones. Estará Jakobsen, que vuelve a una grande después de su caída en Polonia hace un año y Jasper Philipsen, ahora con el Alpecin Fenix trabajando para él. También Michael Matthews, que siempre está entre los mejores en la regularidad.