ŠKODA logo

Cuando el velocista australiano Caleb Ewan abandonó el Giro de Italia durante la octava etapa por un dolor en la rodilla, fue inmediatamente criticado por el gran ciclista Eddy Merckx.

“Ese Caleb Ewan me molesta mucho”, dijo el cinco veces ganador del Giro y del Tour de Francia a Het Nieuwsblad. Su abandono “es una falta total de profesionalidad y una falta de respeto al Giro y al ciclismo. Se merece una sanción: quitarle todos los premios”.

Las críticas se convirtieron en un cúmulo familiar cuando el hijo de Merckx, Axel, también reprendió a Ewan, diciendo que “el hecho de abandonar sin pruebas reales de dolor en la rodilla, es una total falta de respeto hacia la organización.”

Caleb Ewan
Ewan en la etapa 8 del Giro 2021. © Profimedia

Quizá los Merckx no sabían que Ewan había anunciado antes del Giro que no terminaría la carrera y que su objetivo para la temporada era ganar una etapa en cada una de las Grandes Vueltas de este año. Había ganado dos etapas y llevaba la maglia ciclamino como líder de la clasificación por puntos cuando abandonó el Giro.

Ewan respondió a las críticas diciendo que estaba “más decepcionado que nadie” por haber tenido que dejar la carrera tan pronto, y añadió: “A la gente que piensa que he faltado al respeto a la carrera, siento que se sienta así. Si vieran el duro trabajo y la dedicación que he puesto en mi preparación para honrar esta carrera y rendir al máximo, estoy seguro de que no pensarían lo mismo”. ”

Pero quizás Eddy y Alex Merckx se sintieron molestos por el hecho de que Ewan decidiera abandonar la carrera en un punto de la etapa justo antes de su primer obstáculo real, una subida de categoría 2. Y tal vez (aunque ninguno de ellos lo especificó) pensaron que los velocistas de las Grandes Vueltas no sólo deben ser lo suficientemente rápidos para ganar los sprints, sino también lo suficientemente robustos y en forma para sobrevivir a las montañas y completar la carrera.

¿Es una creencia anticuada? Al fin y al cabo, hoy en día a muchos velocistas se les paga principalmente por ganar etapas del Gran Tour y sus equipos les permiten abandonar la carrera cuando mantenerse dentro del límite de tiempo resulta poco realista o demasiado exigente físicamente.

Un ejemplo de ello es el velocista italiano Mario Cipollini, que ganó 12 etapas en el Tour de Francia y tres en la Vuelta, pero nunca terminó ninguna de las dos carreras. Ciertamente, enfureció a muchos puristas del ciclismo al abandonar el Tour antes de llegar a las etapas de montaña y al publicar fotografías en las que aparecía descansando en una playa mientras sus compañeros de carrera subían con dificultad una montaña.

Sin embargo, curiosamente, en el Giro estaba lo suficientemente en forma como para no sólo ganar 42 etapas, sino completar la carrera al menos cuatro veces y ganar el título de la clasificación por puntos.

Pero quizás Merckx tampoco era consciente de lo alto que apuntaba Ewan este año, ya que además de ganar etapas en las tres Grandes Vueltas, también aspirará al título del maillot verde en el Tour de este año.

Caleb Ewan
El caso de Ewan suscitó muchas críticas. © Profimedia

“El Tour ofrece más opciones para los velocistas este año y eso es una oportunidad para mí”, dijo a Het Nieuwsblad. “Otros años no participaba en esa batalla verde y sólo aspiraba a las victorias de etapa”.

Si lucha por el maillot verde del ŠKODA y termina el Tour, sin duda añadirá dramatismo y desafío a su temporada y dará más brillo a su objetivo de conseguir etapas en las tres Grandes Vueltas.

Y, lo que es más importante para los aficionados, debería convertir la batalla de este año por el maillot verde del Tour en la más interesante y competitiva de los últimos años, ya que Ewan se enfrentará al ganador del año pasado, Sam Bennett, y al récord del maillot verde, Peter Sagan, que, por cierto, ganó el título de la clasificación por puntos del Giro este año.