ŠKODA logo

Es esa época del año en la que los ciclistas de montaña nos reconectamos con la tierra. Es decir, con la  alta montaña. Aunque la temporada comenzó hace aproximadamente dos meses, seguimos suspirando por las altas cumbres de las montañas desde las que podríamos bajar volando a una velocidad increíble. Y hay dos eventos indispensables. Megavalanche y Mountain of Hell. ¿Cuál es para ti?

Siempre que llega esta época del año, todos los ciclistas aficionados empiezan a desear la verdadera Crème de la crème del descenso. Los dos colosos que se encuentran en la cúspide de todas las carreras, senderos y pendientes: Megavalanche y Mountain of Hell. Si eres un ciclista de MTB sólo por diversión, probar estas carreras es como desear luchar en la Segunda Guerra Mundial porque disfrutas de vez en cuando jugando al paintball con tus amigos. Decir que estos senderos son para riders muy experimentados es quedarse corto.

No hay duda de que ambas pruebas son una locura. Sin embargo, hay una pregunta que sigue sin respuesta. ¿Qué pista es más salvaje? Averigüémoslo desde la seguridad de nuestros hogares y no aplastando nuestros cráneos en la primera curva.

Terreno 

Ambas carreras incluyen bajar a toda velocidad por una pista de esquí nevada a velocidades más propias de una carrera motos que de una de bicis. Una velocidad de unos 80 km/h es la norma. Por supuesto, los ciclistas menos experimentados que no están allí por la victoria sino por la experiencia, descienden este primer sector muy lentamente o simplemente se sientan en la nieve y se deslizan hasta donde es más apropiado para las bicicletas.

Ambos senderos son una mezcla de nieve, barro, rocas afiladas, senderos individuales, sectores de descenso y caminos pavimentados. En Mountain of Hell, hay una breve sección en la que todos los corredores atraviesan la hermosa estación de Les Deux Alpes y, durante varios años, incluso pasaron por un pub, lo que hay que reconocer que fue un bonito detalle. Ahora, sin embargo, los corredores se limitan a pasar por las calles.

La diferencia más significativa entre las dos es la salida. La Mountain of Hell parte de un glaciar, lo que garantiza la pendiente nevada del principio. La salida de Megavalanche, aunque está más o menos a la misma altitud, se sabe que ha tenido algunos puntos sin nieve a lo largo de los años, lo que la hace mucho más peligrosa y menos divertida.

Recorrido

La distancia total de Megavalanche es de 28 kilómetros, y los mejores corredores la terminan en unos 35-40 minutos. Todo el descenso es de 2.580 m desde el Pic Blanc, que se eleva a 3.330 m. La parte de nieve es asombrosamente dura, ya que la bajada desde el inicio hasta la primera curva es tan pronunciada que incluso sentarse y deslizarse puede provocar lesiones. Uno podría pensar que, debido a esto, la primera curva será elegantemente suave. Pues no. Es un giro de casi 90 grados con una barrera de nieve en la que chocar.

Podrías pensar que eso es aterrador, pero eso es sólo porque no sabes lo que hay detrás de este muro: rocas, rocas afiladas e implacables. No es raro que se produzcan choques masivos con decenas de riders en esta curva, y que muchos acaben su carrera allí mismo. El resto de la pista está agradablemente equilibrada. Tiene sectores de bajada empinada, características de pista única, bajadas, subidas y sectores amplios y relativamente planos en los que se pueden producir carreras reales.

Por otro lado, la pista de la Mountain of Hell tiene 20 kilómetros de longitud, llenos de aventuras del tipo de acción aterradora sin parar. Comienza en el formidable glaciar de 3.400 metros de altura sobre Les Deux Alps. La parte nevada es más empinada, pero apenas hay curvas en ella. La velocidad es mayor y, por supuesto, hay choques y lesiones. Sin embargo, la pista es de lo más sencilla. Después de la primera sección, la pista es casi en su totalidad un single track, y apenas hay lugares en los que se pueda adelantar a alguien si no se sale de la pista. Hay que reconocer que los tramos de descenso son mucho más técnicos que los de Megavalanche, y muchos prefieren esta pista precisamente por esta razón.

Competición

La Megavalanche tiene un máximo de 2.000 corredores en las clasificatorias, de los cuales sólo 350 pasan al evento principal. Resulta inspirador ver a tanta gente en bicicleta haciendo todo lo posible por no crear una auténtica avalancha de gente arrastrando a otros tras una caída. Y, oh, señor, hay choques masivos.

Mountain of Hell sólo tiene 1.000 plazas libres para las clasificatorias, pero 700 pasarán a la final. Sí, tendrás que competir con 700 personas en una empinada ladera nevada, bajando a más de 80 km/h. Suena seguro, ¿verdad? Pero seamos sinceros, no estás ahí porque sea seguro. Estás allí porque es muy divertido y puedes hacer un buen vídeo en YouTube.

¿Cuál es mejor?

Eso depende de tus preferencias. Si prefieres los descensos técnicos de alta velocidad y las curvas cerradas que hielan la sangre, Mountain of Hell es la que más te va. Si estás allí por la carrera y no sólo por el paseo, intenta ser uno de los 20 primeros en la clasificatoria. De lo contrario, tus posibilidades de ganar son escasas. Como se ha mencionado anteriormente, la pista apenas tiene lugares para tomar posiciones y hay muchas opciones de que  te quedes atrapado detrás de un rider más lento y fundas tus frenos . Teniendo en cuenta que pagarás un precio elevado por esta experiencia (porque, de lo contrario, no podrás recorrer toda la pista, sino sólo una parte), no poder rodar a tu ritmo es un poco frustrante.

Megavalanche, por otro lado, es para los que prefieren la experiencia de una pista de enduro. Los descensos y los single tracks son complicados, aunque, francamente, mucho menos técnicos que los de Mountain of Hell. Hay una mezcla de subidas y bajadas y muchos más lugares en los que puedes adelantar a otros ciclistas. Además, la pista presenta algunas pendientes anchas muy tentadoras, en las que puedes bajar a una velocidad aterradora.

Al final, todo depende de lo que busques. Ambas son emocionantes, como mínimo, divertidas de conducir y tan seguras como una piscina infantil llena de cocodrilos. Así que si buscas una forma de desafiarte a ti mismo, vencer tu miedo a las alturas y a las altas velocidades, o simplemente eres un incorregible buscador de emociones, no importa cuál de las dos elijas, no te arrepentirás.

Echa un vistazo a la carrera completa en ambas pistas del increíble Kilian Bron y decidid por vosotros mismos si no es lo más increíble que habéis visto.