Pues si y no a la vez. Menuda respuesta. Espera que te la matizo. Depende de para quién y en qué circunstancias y te lo explico algo más adelante. El Gamoniteiro (acabado en u si lo dices en bable) se va a convertir en el nuevo mito de La Vuelta y seguramente rivalizará con el Angliru en ser considerado uno de los más duros. Ya pero el Angliru tiene la Cueña les Cabres (todo en bable) al 22% durante 500 metros. Si, y en Gamoniteiro 16 kilómetros… Ahora, vamos con los matices.

Lo primero es que he tenido la suerte (esto depende de quien lo lea) de subir ambos en varias ocasiones. Realmente los dos están a un paso ciclista y se pueden hacer el mismo día, aunque si quieres ir rápido o no has entrenado demasiado no sea muy recomendable. Les separa el Cordal, que es el puerto que une Pola de Lena con Riosa. Y ya sabeis. Desde Riosa se sube al Angliru y desde Pola de Lena es la versión más dura del Gamoniterio vía La Cobertoria.

Situados en el mapa, el primer matiz. La dureza tiene mucho que ver con la forma de subir un puerto. No es lo mismo compitiendo por ganar la Vuelta o no quedar fuera de control, que en versión cicloturista a ver si subo, o versión cicloturista avanzada a ver si subo y encima hago buen tiempo (del KOM de ambos nos olvidamos claro).

La Cueña les Cabres. Con el 22% de media en 500 metros, es la zona más dura del Angliru.
La Cueña les Cabres. Con el 22% de media en 500 metros, es la zona más dura del Angliru.

Aquí estamos comparando ambas subidas para un ciclista profesional en competición y que tiene todo el material a su disposición. ¿34×34? Pues llamadita al mecánico y listo para que en los 20% la cadencia suba por encima de 90. Para un cicloturista medio que quiera subir ambos con el único objetivo de llegar y sin forzar antes siempre le será más duro el Angliru, porque a partir del 12/14% la relación peso/potencia/gravedad es más acusada y habrá zonas en las que incluso dudará si echar pie a tierra o no. En Gamoniterio, si sabe regular y no se pasa de vueltas sufrirá, claro, pero podrá llegar a la cima.

Para el cicloturista que tiene horas de entrenamiento, vatios y quiere ir rápido (es un eufemismo) pues el asunto se complica un poco más. Aquí empieza a influir la distancia y el tiempo de esfuerzo. El Gamoniterio son 16 kilómetros al 10% y todo el tramo inicial de La Cobertoria ya es duro. Si intentas ir rápido y pasas el umbral el giro a la derecha hacia el Gamoniteiro propiamente dicho puede ser un infierno (y el último kilómetro con rampas al 16% ni te cuento). Seguramente tardarás mas tiempo en subirlo que Angliru, que se puede dividir claramente en dos partes y son 3 kilómetros menos. El inicio hasta Viapará es asumible y después hay un kilómetro llano de meter plato. Es cierto que los 5,5 kilómetros siguientes pueden ser los más duros de las tres grandes vueltas (los descansillos van al 10% vaya), pero el último kilómetro también es plano y en bajada.

Recorrido, desniveles, el Chava..

Ahora vamos con los profesionales porque para ellos practican otro deporte diferente y afrontan los puertos con cansancio acumulado de los días anteriores. Si comparamos Angliru 2020 con Gamoniteiro 2021 lo cierto es que llegan en un jornada similar, al final de La Vuelta y después de otra etapa de montaña, Cobertoria, San Lorenzo y Farrapona en 2020 y doble Collada Llomena y Lagos en 2021.

En cuanto al recorrido de la etapa de este jueves 2 de septiembre Pues a Gamoniteiro llegarán más castigados (por metros de desnivel, que luego depende si ese día van más rápidos o más lentos). Se sube antes San Lorenzo, Cobertoria por Proaza y Cordal por Riosa, en total 162 kilómetros y más de 4.000 metros de desnivel. Y el Angliru en 2020 ‘solo’ Mozqueta.

Y cuando se pongan a subirlo. Pues vamos primero a ver los datos globales. El Gamoniterio son 14,6 kilómetros al 9,8% (un kilómetro más más sin contamos la salida de Lena, pero va al 6% y baja el desivel medio) y se suben 1.400 metros y el Angliru 12,2 kilómetros al 10,2% de media y se superan 1.275 metros de desnivel. En números pueden ser similares, pero la media esconde los datos del interior. Los diseccionamos.

El Angliru es un puerto que se puede dividir en dos partes muy claras. En los 5 primeros kilómetros hasta Viapará nunca pasa del 10% y el sexto kilómetros es prácticamente plano. En 2020 Carapaz subió ese tramo en poco más 15 minutos. Pero a partir de ahí, en los siguientes seis kilómetros (incluyendo el último que es plano y en bajada) tardó 28 minutos, prácticamente el doble. El total de la subida se fue a 43 minutos (es el KOM, claro).

Gamoniterio todavía no tiene ninguna subida en competición oficial y solo algunas entrenando. Este tipo de puertos no los suelen utilizar los profesionales para sus series. Entre los diez primeros en Strava solo está el asturiano del Caja Rural Jonathan Lastra en el puesto séptimo y tardó una hora y casi tres minutos. Está claro que no lo hizo a tope y que ese tiempo se rebajará. La clave está en saber en cuanto. Por similitudes, Gamoniteiro se parece mucho a Portet (16 km al 8% y se superan 1.300 metros de desnivel). Carapaz, por poner el mismo ciclista, tardó este año 49 minutos, así que es previsible que tarden un tiempo similar.

Ahora ya está con asfalto nuevo. Pero el tramo final del Gamoniteiro va al 16%.
Ahora ya está con asfalto nuevo. Pero el tramo final del Gamoniteiro va al 16%.

La diferencia estará en la intensidad global. En el Gamoniteiro los profesionales pueden afrontar una subida a tope desde abajo, aunque saben que en los últimos kilómetros pueden pagar las consecuencias. En Angliru arrancar desde la base es casi un ‘suicidio’ deportivo por la dureza extrema que viene después. Por eso casi siempre se reduce la intensidad máxima al tramo posterior a Viapará (30 minutos), mientras que en su vecino de dos colinas pueden interpretar la carrera en 45/50 minutos.

Luego, ya saben, las consecuencias para la general, la batalla y lo decisivo que acabe siendo para el devenir de La Vuelta marcarán parte de su leyenda y el retorno a la carrera. El Angliru tuvo al Chava en sus inicios, los desarrollos que todavía no estaban adaptados, el triple plato y la competencia con el Mortirolo (más duro Angliru, a mi parecer). Después llegó el Zoncolan y acabó con la discusión. Con el Gamoniteiro, pues ninguno de los que disputan ahora La Vuelta tiene la fama y la repercusión del abulense. Quizás solo un Evenepoel resurgiendo o un Pogacar en su apogeo. Pero ojo, que la carretera dictará sentencia y nos dará las imágenes para el futuro.