A todas luces, el ciclismo femenino se encuentra en una fase crítica de su desarrollo como deporte. Tras años de lucha por los salarios mínimos, la igualdad de derechos y la cobertura televisiva, este deporte se está abriendo paso entre un público más amplio y está llamado a seguir acumulando impulso. De hecho, a principios de este mes, las estadísticas de la televisión holandesa 1 indicaban que la audiencia televisiva en los Países Bajos de la carrera femenina Omloop Het Niewsblad era casi el doble que la masculina: 330.000 espectadores frente a 170.000. Está claro que el ciclismo femenino cuenta con un gran número de seguidores pese a la brecha salarial.

El apoyo de la comunidad sigue creciendo

Dicho esto, este momento también es importante para hacer que los órganos de gobierno rindan cuentas y se aseguren de que los que están en el poder cumplan las promesas que hicieron en materia de igualdad de género y representación. Como vimos hace unas semanas, cuando un aficionado inició una campaña de GoFundMe para reforzar la bolsa de premios de las mujeres en la Strade Bianche, todavía hay grandes lagunas que deben llenarse. Mediante la creación de una campaña de crowdfunding, el ciclista holandés Cem Tanyeri pidió a los aficionados que desempeñaran un papel activo a la hora de llamar la atención sobre la diferencia en el dinero de los premios, y así lo hicieron. Más de mil personas hicieron donaciones, y sus contribuciones completaron la bolsa de premios para las cinco primeras clasificadas en más de 26.000 euros.

La brecha salarial en el ciclismo se mantiene

El éxito de la campaña “Igualdad de premios para el pelotón femenino” dice que el estado del ciclismo profesional no debe tomarse a la ligera. La gente ama el ciclismo femenino y quiere que sus heroínas sean compensadas. Tras la victoria de la campaña de Tanyeri, los críticos estaban bien posicionados para llamar la atención sobre otras carencias en la cuantía de los premios. Por ejemplo, el director general de la Flanders Classics, Thomas Van Den Spiegel, ha respondido a las críticas sobre la falta de igualdad de premios en la Omloop Het Nieuwsblad, en la que Anna van der Breggen ganó 930 euros en comparación con el ganador masculino, que se llevó 16.000 euros.

Anna van der Breggen
Anna Van der Breggen ganó una cantidad de dinero considerablemente inferior a la de sus homólogos masculinos. © Profimedia

Destacó el hecho de que la carrera ha invertido una importante cantidad de dinero en trasladar el evento a la categoría 1.Pro y en proporcionar la transmisión en directo. Continuó explicando los objetivos de la iniciativa de cuatro años de Flanders Classics a “Cerrar la brecha”, que pretende, entre otras cosas, superar la brecha salarial en el ciclismo y lograr la igualdad de premios para 2023. Es mucho terreno que cubrir en dos años, pero esperemos que pueda mantenerse fiel a su palabra.

Pasos en la dirección correcta 

Por otro lado, algunas fuerzas poderosas del mundo del ciclismo están dando un paso adelante y haciendo que las cosas sucedan. Mientras miramos hacia la readaptación del ciclismo a un mundo post-pandémico, es importante llamar la atención sobre estos esfuerzos y hacer un balance de hacia dónde se dirigen las cosas. He aquí algunas organizaciones e iniciativas que han demostrado que ahora es el momento de pasar a la acción:

Igualar los salarios mínimos

A principios de este mes, el Team Bike Exchange se unió al Trek-Segafredo para aumentar el salario de su equipo de mujeres al mismo nivel que el salario mínimo de los hombres. Esto es el doble de la cantidad requerida por la UCI y muestra una verdadera dedicación en busca de la igualdad.

Women racing
Nuevos equipos han anunciado un aumento del salario mínimo. © Profimedia


Mas carreras femeninas

Asimismo, el CIC – Mont Ventoux Dénivelé Challenges anunció que a partir de 2022 se celebrará una carrera profesional femenina junto a la masculina. No cabe duda de que se sintieron alentados por las cifras de audiencia del Omloop Het Niewsblad.

Reintegrar el dinero a la comunidad

En un acto de solidaridad con la comunidad en general, Trek-Segafredo ha anunciado que donará su parte del dinero del premio financiado por el crowdfunding en la Strade Bianche para apoyar varios proyectos de ciclismo femenino que ayuden a cultivar el deporte.

Aumenta la inversión en mujeres deportistas

La agencia Corso Sports ha anunciado recientemente un nuevo proyecto que tiene como objetivo hacer crecer las carreras de las mujeres atletas dentro y fuera de la bicicleta, al tiempo que apoya la igualdad general en el deporte. Las  ciclistas, como Emma Norsgaard, Coryn Rivera, Hannah y Alice Barnes y Franziska Koch, ya han sido figuran en sus filas.

Coryn Rivera
Coryn Rivera (L) es parte del nuevo proyecto. © Profimedia


Estrategia a largo plazo

El Consejo de Ciclistas de la Alianza Ciclista ha establecido cuatro pasos (Observar – Contratar- Comprometerse – Hablar) que ofrecen a todas las partes interesadas un plan para contribuir a un futuro mejor para el ciclismo femenino profesional. Al proporcionar una dirección concreta, iniciativas como ésta desempeñan un papel esencial para garantizar que la acción y la responsabilidad no pierdan impulso con el tiempo.

Conclusiones 

Hay muchos motivos para estar entusiasmados. Muchas personas y organizaciones dedicadas están luchando por superar la brecha salarial en el ciclismo y por conseguir un futuro más brillante y equitativo para el ciclismo femenino. Con voces más fuertes que denuncian la discriminación, más patrocinadores y medios de comunicación que defienden lo que es correcto, y más carreras que dan un paso adelante en las carreras profesionales de mujeres, estamos cada vez más cerca de conseguir el objetivo de la igualdad de oportunidades en el ciclismo. Esperemos que en lo que queda de temporada haya más anuncios de ciclismo femenino que merezcan ser celebrados.