ŠKODA logo

El Brexit ha hecho la vida más difícil para mucha gente a ambos lados de la nueva división, y eso incluye a los ciclistas profesionales del Reino Unido. El fin de la libre circulación entre el Reino Unido y Europa después del Brexit ha puesto a muchos ciclistas británicos con base en Europa o con largos calendarios de carreras europeas en una especie de limbo, especialmente con países como Bélgica que exigen que los ciclistas ganen al menos 80.000 euros al año para ser clasificados como deportistas profesionales y recibir un visado especial de atleta. Asi queda el brexit ciclista.

Según The Cyclists’ Alliance (TCA), un grupo de apoyo a las ciclistas, muchas corredoras están ahora preocupadas por cómo cumplir sus compromisos contractuales en Europa. En concreto, ” los ciclistas [del Reino Unido] pueden necesitar un visado, un permiso de trabajo u otra documentación si tienen previsto permanecer más de 90 días en un periodo de 180 días” en el continente, en función del país o países donde vayan a entrenar o competir, y según sus circunstancias individuales.

Mark Cavendish cycling
“El impacto y las soluciones del Brexit ciclista dependen de la situación personal de cada uno. © Profimedia

La web gov.uk ofrece toda la información necesaria sobre la documentación requerida para estancias prolongadas en cada país. Y la TCA ofrece información en línea sobre cómo la nacionalidad, el empleo y la residencia de una persona afecta a cómo debe proceder el ciclista; por ejemplo, podría suponer una diferencia si el ciclista es un autónomo o un empleado.

Parece complicado, y lo es. Un ciudadano de fuera de la UE que permanezca en el espacio Schengen más de 90 días sin permiso de residencia o visado de larga duración se encuentra en situación ilegal y podría ser objeto de una prohibición de reingreso en el espacio Schengen, lo que tendría graves consecuencias para la carrera del ciclista. Los ciclistas que permanezcan menos de 90 días deben comprobar si necesitan un visado y/o un permiso de trabajo. Dependerá del país al que viajen, del objetivo de su visita y de si reciben o no una remuneración, ya que muchos corredores aún no tienen asignación económica de sus equipos.

Anna Henderson
Brexit ha complicado la vida de Anna. © Profimedia

Para solucionar la situación de las estancias de larga duración en Europa, los ciclistas profesionales británicos han instado al Gobierno del Reino Unido a negociar con la UE un permiso sin visado que les permita entrenar y competir en Europa durante toda la temporada. Para ello, varios corredores han iniciado una petición dirigida al gobierno y al parlamento del Reino Unido.

La petición tiene en cuenta a todos los atletas británicos que viajan todo el año a Europa para entrenar y competir. En ella se afirma que “con muchos atletas autofinanciados y con la posibilidad de que cada país pida su propio visado por viaje, esto será imposible debido al coste si se establece este límite de 90 [días] en 180 días de viaje”.

La petición ha reunido hasta ahora más de 6.000 firmas. Se necesitan 10.000 firmas para que el gobierno responda a la petición. Con 100.000, el Parlamento la votará. Olly Moors, del equipo Ribble-Weldtite, es un ejemplo de ciclista colocado en una situación difícil por el Brexit. Ha vivido y corrido en Bélgica durante los últimos cinco años y actualmente está atrapado en el Reino Unido, informa Cycling Weekly.

Su novia Anna Henderson, del Jumbo-Visma, viajó a Bélgica para la Omloop Het Nieuwsblad y estará obligada a regresar al Reino Unido después de 90 días. El viaje de ida y vuelta no sólo es costoso, sino que se ha vuelto inseguro por la pandemia de Covid-19. “Así que básicamente los dos estamos en los 90 días y este hubiera sido mi quinto año viviendo en Bélgica y obviamente ahora que hay Brexit no puedo hacerlo”, dijo Moors a la publicación. “Debido a la regla de los 90 días, que ha jodido todo eso realmente”.