ŠKODA logo

Cuando hay 22 equipos de ocho corredores cada uno, como en el Tour de Francia de este año, así como vehículos de equipo, vehículos de apoyo de los organizadores del Tour de Francia, ASO, así como motocicletas de prensa en la carretera, y los ciclistas pueden ir a varios kilómetros de distancia, especialmente en las etapas de montaña, un sistema de comunicación en perfecto funcionamiento es esencial para el éxito de la carrera. Los directores de equipo deben ser capaces de comunicarse con cada uno de sus corredores, de informarles de sus posiciones en la etapa, de la estrategia, que a menudo cambia durante una etapa, del papel de cada corredor en la realización de esa estrategia, de cualquier obstáculo o pasos peligrosos que puedan surgir y de la brecha de tiempo entre el líder del equipo y sus rivales. Además, los corredores deben ser capaces de avisar a su director sobre su condición física, si necesitan bebida y, sobre todo, si están heridos o si su bici se ha estropeado.

El proceso de establecer un sistema de comunicación impecable para cada equipo comienza varios días antes del inicio del Tour, cuando el jurado de la carrera consulta con cada equipo para establecer su propia y única radiofrecuencia de equipo para su sistema de radio a bordo. Esto asegura que otros equipos no puedan escuchar las comunicaciones del equipo y que no haya interferencias de radio accidentales.

Fortuneo – Samsic car with bicycles. Each team establishes its individual and unique team radio frequency.

 

Cuando comienza una etapa la mayoría de los corredores están equipados con un radio a bordo que pesa unos 200 gramos. Además, los coches de equipo, que a menudo están detrás de sus ciclistas, necesitan ser informados si uno de sus pilotos se ha caído y dónde y si se están alejando del pelotón en una escapada o marchan solos. La radio de la carrera da permiso a estos vehículos para romper el orden de la fila y acelerar para alcanzar al ciclista que necesita asistencia. No se permite que los coches se salgan del orden de la fila- que es determinado por la clasificación del equipo en la carrera – a menos que se les dé permiso para hacerlo. Este permiso se da generalmente si un ciclista está en una escapada con una ventaja de por lo menos 1 minuto sobre el pelotón o un ciclista necesita de asistencia médica. El apoyo al ciclista es menos problemático en las llanuras cuando el pelotón suele ir por carreteras de varios carriles. Sin embargo, se hace bastante difícil durante las etapas de montaña, cuando las carreteras son a menudo estrechas y sinuosas.

También hay un canal de radio que conecta sólo a los dos coches que sirven a cada equipo. Esto permite a los directores de equipo establecer quién ayudará a cada ciclista y si se debe detener e intercambiar el equipo específico del piloto, una decisión que normalmente depende de la posición del ciclista en el pelotón.

Cuando este sistema de comunicación funciona a la perfección, verás a un gregario dejar caerse del  pelotón para recoger botellas de agua y otros refrescos de un coche de equipo, a un ciclista con un neumático pinchado al que se le entrega una bicicleta nueva a los pocos segundos de desmontar y a un ciclista en una escapada al que se le entrega una botella de agua con 30 kilómetros restantes a meta.