La acreditación del Tour de Francia es un bien preciado. La organización del Tour premia a sus invitados, patrocinadores, ganadores de sorteos y trabajadores. Igual que los equipos participantes. Cada etapa tiene sus zonas VIP, tanto en la línea de salida como los camiones Izoard, Tourmalet y Club Tour, que permiten ver la carrera con todas las comodidades y sin las inclemencias del tiempo.

Compartir:

Pero vamos por partes. Cada etapa del Tour de Francia tiene vida propia. La organización diseña una infraestructura tan amplia que permiten dar cobertura a miles de personas. No solo de desplazamiento, sino de alimentación y servicios. Y todo para ver en directo y de la mejor forma posible un deporte que se disputa al aire libre (llueva, haga frío o un calor insoportable).

Las zonas VIP ya están situadas en la zona de salida. Alli el mítico Village Depart, es, como su nombre dice en francés, el pueblo de salida. Un recinto cerrado que se monta cada día y en el que los patrocinadores del Tour ofrecen sus productos. El acceso es reservado y por allí suelen pasar todos los corredores camino del control de firmas. Es el lugar ideal si quieres hacerte una foto con Froome o Quintana.

Pero no solo eso. También puedes comer y beber lo que quieras. De frutas y café matutino a las especialidades locales cada vez que se acerca la hora del almuerzo (que es cuando suele salir la etapa del día).

LOS CAMIONES VIP DEL TOUR

Dependiendo de cada etapa los camiones VIP del Tour están repartidos por diferentes lugares del recorrido. En la etapa 17, la de 65 kilómetros con inicio en Luchon y meta del Col du Portet, estaban a ocho kilómetros de coronar el último puerto.

Allí, además de una vistas privilegiadas de la carrera (con incluso dos terrazas) tenías a tu disposición hasta cuatro televisiones en la zona interior (con aire acondicionado y resguardado de la lluvia)  y tres pantallas gigantes exteriores, para ver a la vez el paso de los ciclistas y lo que estaba sucediendo en cualquier otro lugar.

Dentro, barra libre de bebidas y de comida, con delicatessen dulces y saladas, frutas, zumos y algunas de las especialidades locales de la zona. Además, un lugar para recargar el móvil (que siempre se queda sin batería en el peor momento) y conexión wifi, que en alta montaña es complicado encontrar la ‘onda’. Y como no, los maillots del Tour, fotos míticas de ediciones anteriores y la bicicleta Mavic oficial.

Y si además te gusta rodar en bici siempre puedes utilizar la Zona VIP del Tour como tu centro de operaciones. Allí puedes guardar la bicicleta de forma segura y subir los puertos míticos solo unas horas antes de que lleguen los ciclistas. Además si llegas ‘tocado’ tienes el avituallamiento servido y los servicio de ‘navette’ del Tour para bajar los puertos.

LAS VISTAS DESDE LA ZONA VIP















Esta web utiliza cookies

Puedes encontrar más información sobre el procesamiento de tus datos personales a través de cookies y más información sobre tus derechos en ""Información sobre el procesamiento de datos personales a través de cookies y otras tecnologías web"". A continuación puedes aceptar tu consentimiento para el procesamiento de tus datos personales para estadísticas y análisis del comportamiento del usuario.