Ciclismo y café. Parar en una cafetería local en las etapas en grupo o disfrutar de un agradable descanso con cafeína en tu ruta en solitario es una parte maravillosa de la cultura ciclista. Las paradas en los cafés son divertidas, apoyan a los negocios locales, te dan un plus y te ofrecen la oportunidad de socializar. Pero hay inconvenientes si no las haces bien. Vamos a repasar algunos consejos sobre cómo integrarlos mejor en tu verano ciclista.

La parte social del ciclismo

Puedes divertirte mucho montando en bicicleta solo. Pero cuando el ciclismo brilla de verdad es cuando se comparte con otros. Compartir historias, quejarse de las dificultades y planear aventuras mientras se toma un café y una tostada es una parte importante. Y puede que incluso hagas nuevos amigos al tomar un café en tu cafetería local de ciclismo. Sin duda, ciclismo y café son una fórmula casi perfecta.

Cycling café
No hay nada como una pausa para el café con tus compañeros de grupetta. © Profimedia


Las paradas al café, perfectas para los nuevos

Las pausas para el café también son excelentes para los nuevos ciclistas. No sólo es una forma de entusiasmarlos e integrarlos en la comunidad ciclista. Las rutas que incluyen una pausa para el café pueden ayudar a los nuevos ciclistas a progresar de las rutas más cortas a las más largas. La cafeína les da la energía y el impulso de confianza necesarios para alcanzar el siguiente hito.

Las razones para incluir paradas para el café son claras. No es que muchos entusiastas del ciclismo necesiten ser convencidos. Pero no olvidemos que pueden influir en el resto de su recorrido.

Es complicado volver con la misma energía

Una larga pausa para el café indica a tu cuerpo que tu entrenamiento ha terminado y que la recuperación ha comenzado. Especialmente si tomas un postre dulce con tu café, tu cuerpo empezará a utilizar el azúcar para reponer el glucógeno en tus músculos. Esto hace que sea más difícil para tu cuerpo y tu mente continuar con el mismo esfuerzo cuando vuelvas a montar.

Demasiadas calorías te hacen más lento

Si no te alimentas bien sobre la bicicleta, puedes llegar a la parada del café con un gran déficit energético. Esto puede llevarte a optar por un café con mucho azúcar y crema y un gran trozo de pastel. Ingerir tantas calorías, sobre todo cuando muchas de ellas provienen de la grasa, es un gran esfuerzo para la digestión. Puede tener el efecto contrario y restarte energía en lugar de dártela. Esta es otra razón para que la parada de ciclismo y café sea más ligera si piensas seguir pedaleando después.

Cyclist café
Mira cuantas calorías consumes durante la parada del café, podrían hacerte el efecto contrario. © Profimedia


¿Qué tipo de café es más recomendable?

El café puede adoptar muchas formas y es importante elegir el adecuado para la ocasión.

Si estás montando en bicicleta y quieres algo que te dé un empujón rápido pero que no te frene, elige un espresso doble con azúcar.
Para salidas más largas y menos intensas, opta por un café con leche, que suele aportar más carbohidratos y calorías que un espresso. Además, te aporta un poco de proteína que te vendrá muy bien en los trayectos más largos.
Evita opciones como el moca de chocolate blanco, el latte de caramelo y cualquier cosa que añada helado al café. Tanta grasa y calorías no te vendrán bien a mitad de la ruta.

Consejos para tu próxima parada al café

Aparte de la elección del café, es bueno tener en cuenta lo siguiente para disfrutar de tu parada de café sin consecuencias negativas.

Procura que la parada no dure más de 30 minutos.
Haz la parte intensa del entrenamiento antes de la parada.
Utilízala como una forma de interrumpir los recorridos de resistencia más largos.
Elige cafés menos calóricos y evita los pasteles y tartas grandes a mitad de recorrido
Si quieres darte un capricho dulce, haz la parada para el café al final del recorrido.