El mercado de segunda mano ciclista ha crecido en los últimos años con la llegada de las plataformas online. Ahora mismo es sencillo vender y comprar una bici online, pero, ¿cómo hacerlo de forma segura? La barrera siempre es la desconfianza, del vendedor hasta de cobra y del comprador porque no sabe lo que va a recibir. Por eso han surgido algunas iniciativas para dar seguridad a las dos partes de la transacción.

Hace años, cuando querias renovar la bicicleta ibas a una tienda y negociabas con el vendedor si podía quedarse con tu bici vieja para venderla de segunda mano. O apalabrabas con algún compañero de grupeta que estaba empezando la venta. Había alguno que publicaba el anuncio en un periódico, pero era raro encontrarlo.

La llegada de internet empezó a cambiar el mercado. Primero a través de los foros, que se convirtieron en un mercado de compra-venta. El gran problema era la incertidumbre de comprador y vendedor ante lo desconocido, sobre todo si el envío era por mensajería. Uno no sabía a ciencia cierta cómo le iba a llegar la bici o el material y si iba a cumplir con lo que había visto en fotos, y el otro dudaba si le exigían que el pago se hiciese a la recepción del producto. A veces se solucionaba quedando in ‘situ, pero era otro problema si ambos vivían a más de 200 kilómetros de distancia.

La llegada de las plataformas online de compraventa comenzó a agilizar esos pasos. El comprador y el vendedor se valoraban por sus ventas de bicicletas o material ciclista online, pero todavía faltaba algo para dar seguridad a ambos. Un intermediario que se encargara de que comprar o vender tu bici online fuese seguro, por eso han surgido empresas, webs y plataformas que se encargan de eso, de dar seguridad a ambas partes de la venta y de reducirles la incertidumbre.

Plataformas de venta online ciclista

Por un lado están las empresas que dan seguridad a los pagos y los envios, como Beseif. Ellos se encargan de dejar en depósito el pago hasta que el comprador testea el producto y le permite devolverlo sin costes si no le gusta, mientras que al vendedor le asegura el cobro y le da gratis los costes de envío.

También están los que se encargan de testear el material y certificar que la bicicleta, las ruedas o cualquier otro material ciclista que está a la venta en su plataforma cumple con las condiciones pactadas y se encuentra en buen estado de uso. Un ejemplo es Tuvalum, que además garantías de devolución y de transporte gratuito.

Y en este mercado también trabajan las tiendas de bicicletas físicas en su apartado de venta online. Ellos se encargan de probar las bicicletas, arreglarlas si tienen algún problema y ponerlas a la venta de segunda mano con la certificación de que han sido revisadas y testadas por un servicio mecánico de garantías.

Incluso ya hay páginas webs que gestionan toda la venta de segunda mano de las tiendas y que permiten a los usuarios depositarlas en una tienda física para que se venda de forma online, es el caso de Portalbici. Aquí la seguridad vienen por la certificación de la revisión de la tienda física.