¿Cómo comprar una bicicleta de segunda mano? Hay páginas web como eBay, Facebook Selling, o los anuncios clasificados que te ofrecen protección en caso de que algo salga mal con tu compra. Los vendedores están obligados a ofrecer identificación, detalles financieros y una dirección para garantizar que estos servicios puedan ofrecer alguna respuesta a sus clientes.

¿Pero y si ves la bici perfecta de tus sueños en el anuncio de un periódico local? Los siguientes consejos te será útiles.

Pregunta a un amigo

Si vas a comprar en persona, te gustaría que tu amigo mecánico te ayudase, o algún de tu club ciclista (con conocimientos mecánicos claro), otro punto de vista te ayudará a no tirar tu dinero con la primera bicicleta que veas.

Duchess of Cambridge might just be the friend you need!


Preguntas razonables

Yo quiero vender dos bicicletas y ninguna de sus ruedas están completamente bien hinchadas porque no suelen utilizarlas de forma regular. Sería perfectamente razonable  que el comprador me pidiese que las hinchara por si se me había olvidado de hacerlo.

Estaría feliz si un comprador me pide que le mueva el sillín. Cuanto más cara es la bici que quieres comprar, más se tiene que acomodar el vendedor a los requerimientos del cliente. Si estuviera vendiendo mi bicicleta de carretera me sorprendería que un comprador no me pidiera revisar cualquier distancia de la bici o el tubo de dirección.

La prueba de la caída

Levantar la bicicleta unos centímetros del suelo y dejarla caer es la prueba más rápida de saber si tiene algo roto.

Si no lo has hecho nunca, prueba con una bicicleta tuya que sabes que no tiene problemas o con una recién revisada en tu tienda. Eso te ayudará a reconocer cualquier ruido raro y detectar una potencial rotura cuando vayas a comprarla.

Arañazo o rotura?

Un rasguño en un cuadro o un poco de óxido no es un problema cuando el cuadro es de acero. Los arañazos superficiales en la pintura si son finos cuando el cuadro es de carbono no son un problema, pero si hay grietas o ondulaciones en un cuadro de carbono, cuidado.

Cualquier grieta visible, por pequeña o insignificante que parezca supone que el cuadro no tienen ningún valor y que en esa bicicleta no se puede montar, incluso si se la dan gratis. Revise siempre el cuadro en la zona del desviador delantero, esa zona siempre está sometida a mucha tensión.

Incluso las grietas visibles más pequeñas significan que el cuadro no tiene ningún valor y la bicicleta no debe ser utilizada – incluso si se la ofrecen de forma gratuita. Revise alrededor del desviador delantero, ya que esta parte del bastidor está sometida a mucha tensión. Cualquier acumulación de polvo muestra que el marco está corroído y es demasiado arriesgado rodar con él.

Saber cuando regatear

Asegúrese de conocer el coste de cualquier trabajo de reparación que pueda ser necesario realizar. Si lo único malo de la bicicleta es que la rueda delantera necesita una cubierta nueva, sólo tiene que regatear 20 euros del precio de venta. Si el grupo está oxidado, el coste en mano de obra será significativo.

 

Por último, recuerda que estás comprando una bicicleta de segunda mano para ahorrar algo de dinero. Haga una buena compra y evite acumular costos más adelante en la línea – si no doblará la felicidad y tendrá que montar una bici nueva.