Algunos ciclistas se enorgullecen de su impecable sentido de la orientación y de no depender del GPS ni de las rutas de Strava. Pero, ¿pueden dos influencers del ciclismo, amantes del GPS y de Strava, Cameron Jeffers y Keira McVitty, encontrar el camino de vuelta a un punto de partida después de que les vendaran los ojos y les alejaran 100 millas de él? Echa un vistazo a nuestro nuevo vídeo sobre una carrera ciclista de orientación y descúbrelo.

Keira McVitty es una aficionada al ciclismo que nos ayudó a realizar una serie de entrevistas únicas en el Tour de Francia del año pasado con titanes del deporte de la talla de Andy Schleck. Cameron Jeffers, influencer del ciclismo y ávido blogger, es ya una especie de elemento básico en We Love Cycling, colaborando en múltiples proyectos con nosotros y ayudándonos a crear contenidos increíbles, como la subida a un pico icónico del Tour y el ciclismo invernal en Mallorca. Juntos, se enfrentaron a un duro reto: subirse a sus bicicletas y encontrar el camino de vuelta al lugar donde comenzó la prueba, encontrándose en un lugar misterioso a bastantes kilómetros de distancia.

Una mañana nublada, se reunieron en la pintoresca plaza del mercado de St. Neots, una pequeña ciudad del sur de Inglaterra. Después de recibir información, Cameron y Keira se subieron al asiento trasero del ŠKODA OCTAVIA, donde se les vendaron los ojos y se les condujo en un radio acordado de 100 millas (161 km).

Como Keira le comentó en broma a Cameron antes de subir al coche, ella es probablemente “la peor en las direcciones de todos los que podrías haber elegido”, así que los ánimos estaban altos pero también bastante nerviosos. Cuando por fin llegaron a su misterioso lugar de entrega, apareció la primera (y quizá única) señal de suerte en su viaje: un aviso en un poste de electricidad que indicaba la ubicación general en la que se encontraban. ¿Pero será suficiente para seguir el camino correcto en esta carrera ciclista de orientación? Para garantizar la seguridad de todos los participantes, el ŠKODA OCTAVIA siguió a los dos ciclistas todo el tiempo como vehículo de apoyo, avituallamiento y asistencia.

En total, el reto duró más de siete horas. Entonces, ¿lo lograron o tuvieron que admitir su derrota? Encuentra todas las respuestas en nuestro vídeo.