¿Qué desarrollo hace falta para subir el Angliru? ¿Qué es lo que montan los profesionales para una etapa tan dura? ¿Habrá mucha diferencia con el desarrollo elegido en la etapa de La Farrapona? Pues si, yo también me he hecho muchas veces esa pregunta. Así que para resolverla hice lo más sencillo, preguntar al pelotón de La Vuelta 2020 y que nos respondiera en este vídeo.

Compartir:

La idea inicial era comparar el desarrollo que pueden llevar los profesionales en un día de montaña, pero con un final extremo y de rampas de hasta el 20% como el del Angliru, con otro día muy duro y con muchos metros desnivel acumulado, pero sin rampas exageradas, como el del Tourmalet. Una parte de los encuestados, Carlos Verona, Juanpe López, Mikel Nieve o Gonzalo Serrano nos resolvieron esta duda, dos días después, y con el Tourmalet cancelado, Omar Fraile, Luis Angel Maté, Óscar Cabedo o Héctor Saez compararon día del Angliru con la etapa anterior, la que acaba en La Farrapona con San Lorenzo y Cobertoria de por medio.

Las diferencias entre ambas etapas, pese a ser muy duras las dos, son notables. Para empezar, el sábado 31 de octubre es la etapa más exigente de La Vuelta y en la que se acumulan más metros de desnivel, 4.864, que sumados a los 170 kilómetros obligarán a los ciclistas a rodar durante casi cinco horas. Se suben 5 puertos, de salida el Alto de La Campa (3ª) que servirá para hacer la escapada. Después tres primeras, La Colladona, 7 kilómetros al 6,5%, La Cobertoria desde su vertiente de Pola de Lena, con casi 10 kilómetros al 9% de media, San Lorenzo por la cara de Teverga, con otros 10 kilómetros de ascensión (los últimos 5 siempre por encima del 10%) y final en La Farrapona con 16 kilómetros al 6,8%, pero que tiene los cuatro últimos a más del 10% de media.

Al día siguiente, domingo 1 de noviembre, y con el cansancio acumulado de la jornada anterior, se llega al Angliru. Será una jornada mucho más corta, 107 kilómetros, lo que supone menos horas de esfuerzo. Pese a que se suben 3.000 metros de desnivel, casi la mitad de ellos están concentrados en el Angliru. Para este día la mayoría elegirá el mínimo desarrollo posible, sobre todo para poder tener algo de cadencia en el Infierno. Así se llama a la parte más dura del coloso asturiano, con 6 kilómetros a una media del 15,5% y tramos de más de 300 metros por encima del 20%. Aquí la bicicleta se queda literalmente parada y solo un desarrollo cómodo te permite avanzar.

La elección de qué desarrollo montar no solo va en función de las preferencias de cada ciclista, sino del margen que les deja cada uno de sus proveedores. No es lo mismo trabajar con Shimano, el grupo que lleva la mayoría del pelotón, que hacerlo con Campagnolo  o con Sram (Team Movistar y Trek Segafredo). Los últimos son los más innovadores y dejan opciones casi hasta donde quiera llegar la imaginación del ciclista. Lo que nos han dejado claro es que ya se acabó la época de dar chepazos e ir atrancado, ahora está de moda mantener la máxima cadencia posible.

Hablan los ciclistas

Héctor Saez (Caja Rural – Seguros RGA. De Rosa – Shimano) nos dijo que jugaría con el 36×32 para ambos días. Óscar Cabedo (Burgos – Bh – Shimano) reconoció que para las etapas normales juegan con el 39×30, pero que para una jornada extrema también meterá el 36×32. Igual que Carlos Barbero (Team NTT – BMC – Shimano) también confiará en el 36×32. Fernando Barceló (Team Cofidis – De Rosa – Shimano) que al final no podrá estar ningún día se veía con el 39×32 para el Tourmalet, pero un plato más pequeño (36 o 34) para el Angliru.

Carlos Verona (Team Movistar – Canyon – Sram) que ya conocía el Tourmalet se veía con un 39×30 y para el coloso asturiano un 37×33. Juanpe López (Trek -Sram), que debuta en una grande, todavía no lo tenía demasiado claro, pero seguramente usaría un 39×33 para el día de la Farrapona y un 35×33 para el Angliru. Fran Ventoso (CCC – Giant. Shimano), con más de una decena de años como profesional no lo dudó ni un instante, lo máximo posible, 34×32.  Omar Fraile (Team Astana – Wilier – Shimano) que ya ha ganado en rampas duras como las de Mende, llevará un 39×32 para la etapa del sábado y un 36×32 para el domingo. Gonzalo Serrano (Caja Rural – Seguros RGA. De Rosa – Shimano) también se queda con el 36×32 para los dos días.

Un escalador puro como Mikel Nieve (Mitchelton Scott – Shimano) y que tendrá opciones de jugar por la victoria de etapa jugaba con el 38×30 para un día como Tourmalet o Farrapona y 34×30 para el Angliru. Luis Ángel Maté (Team Cofidis – De Rosa – Shimano)  cerró la encuesta apostando por los máximos que había montado, 34×32 o 36×32.

Esta web utiliza cookies

Puedes encontrar más información sobre el procesamiento de tus datos personales a través de cookies y más información sobre tus derechos en ""Información sobre el procesamiento de datos personales a través de cookies y otras tecnologías web"". A continuación puedes aceptar tu consentimiento para el procesamiento de tus datos personales para estadísticas y análisis del comportamiento del usuario.