Un error en la hidratación durante una aventura de varios días puede ser un verdadero problema. Puede convertir una ruta divertida en una lucha desagradable. Evita los errores de hidratación planificando bien y tomando las decisiones correctas de antemano. Echemos un vistazo a algunas cosas que siempre debes tener en cuenta.

Compartir:

Comienza a beber antes de sentir sed

¡Empieza pronto! Si es una etapa, quizás no sea tan importante. Pero cuando pasas muchas horas de sillín día tras día, incluso una leve deshidratación puede ser un problema. Eso es porque es difícil ponerse al día si la deshidratación se acumula durante días. Si siempre empiezas a beber en los primeros 30 minutos de la ruta, es probable que te sientas bien incluso en la mañana del día 5.

Hidrátate desde primera hora. © Marco BERTORELLO / AFP / Profimedia


Bebe una botella por hora

Una buena regla general es beber alrededor de una bidón 500 a 1000ml de líquido, por hora. En los días más frescos se puede beber agua simple si se tienen suficientes barritas o geles para reponer los electrolitos. En los días más calurosos, en los que se espera que sudes mucho, es mucho más importante llenar el bidón con una bebida de electrolitos.

Cada litro de sudor contiene aproximadamente 900 mg de sodio, 1 mg de magnesio, 300 mg de potasio y 15 mg de calcio. Busca una bebida que cubra esos electrolitos. Si quieres maximizar la velocidad de hidratación ve a las bebidas hipotónicas, esas tienen menos del 4% de azúcar y se absorben más rápido. También puedes hacer tu propia bebida de electrolitos isotónicos con esta receta.

¿Mejor bidones o mochila de hidratación?

La principal ventaja de usar bidones es que puedes saber fácilmente cuánto has bebido. El problema es que no puedes llevar suficientes  para una etapa larga. Funcionan mejor cuando tienes la oportunidad de rellenarlas en los avituallamientos de una carrera o durante las paradas planeadas durante tu aventura.

Las mochilas de hidratación te dan la opción de llevar una cantidad mucho mayor de fluidos. Esto puede ahorrar tiempo durante una carrera o permitirte planear una ruta de aventura sin paradas. El problema es que es fácil perder la cuenta de cuánto estás bebiendo ya que no sientes el peso cambiante de una botella en tu mano. Puedes solucionarlo simplemente poniendo una alarma en tu reloj y bebiendo un número determinado de sorbos 3 veces por hora.

 

Mochila de hidratación de Camelbak

En muchos escenarios, podría ser mejor utilizar ambos métodos. Tener agua en la mochila y bebidas electrolíticas en los bidones. De esta manera puedes elegir entre agua e isotónico para los días calurosos, en los que necesita maximizar la hidratación, y bebidas electrolíticas en los días más fríos. Esto nos lleva a qué tipo de comida deberías usar en la bicicleta y a cuántos gramos de carbohidratos debes comer. Ese será un tema para el próximo artículo.

Esta web utiliza cookies

Puedes encontrar más información sobre el procesamiento de tus datos personales a través de cookies y más información sobre tus derechos en ""Información sobre el procesamiento de datos personales a través de cookies y otras tecnologías web"". A continuación puedes aceptar tu consentimiento para el procesamiento de tus datos personales para estadísticas y análisis del comportamiento del usuario.