La relación peso-potencia es un término ciclista común porque es un medidor del rendimiento, especialmente para aquellos que suben puertos con pendientes pronunciadas y puertos largos de montaña. ¿Sabes cómo se calcula y qué significa el número resultante? Aprenderás a averiguar tu propia relación potencia-peso en la primera parte de esta serie.

Compartir:

El ciclismo es un deporte en el que la cantidad de energía que puedes generar con tus piernas influye mucho en la velocidad que alcanzarás. Pero la fuerza absoluta no es un término único. Si tomamos dos ciclistas, uno puede generar 250 vatios (W) de potencia y el otro sólo 240W, ¿quién ganaría una carrera hasta la cima de Alpe d’Huez? Debería ser el tipo de los 250W, ¿no? No si pesa 100 kg y el otro sólo 65 kg. Eso es porque llevar mucho peso cuesta arriba es difícil, incluso en una bici. Los ciclistas más grandes suelen tener más músculo y potencia, pero también tienen que arrastrar más peso cuesta arriba. Por eso la relación potencia-peso (PWR) es útil para estimar el rendimiento de los ciclistas en condiciones reales.

Romain Bardet during the Tour de France 2016. © Profimedia, AFP


Una formula simple para calcular el ratio peso/potencia

La relación potencia-peso se suele expresar en vatios por kilogramo. Por lo tanto, todo lo que necesitas hacer es dividir tu máxima potencia de salida en vatios por tu masa corporal en kilogramos.

PWR = potencia máxima (W) / peso corporal (kg)

Por ejemplo, un ciclista de 80 kg con una potencia máxima de 280W tiene una relación potencia/peso de 3,5 vatios por kilo, o 3,5W/kg, a veces también expresada como 3,5W.kg-1.

El ratio peso/potencia en el tiempo

Es importante recordar que la relación potencia-peso no es un número estático. Siempre corresponde a un tiempo específico. Por ejemplo, si nuestro ciclista puede sostener esos 280W durante 60 minutos, entonces su PWR de 3,5W/kg corresponde a esos 60 minutos. Durante 30 minutos, su PWR podría ser de 4W/kg y tal vez incluso de 4,5W/kg durante 15 minutos.

Prueba tu fuerza

Como puedes ver, necesitas dos números para calcular tu propio PWR – peso y potencia de salida. La parte del peso es fácil, puedes usar cualquier báscula de baño y los resultados probablemente serán lo suficientemente precisos. El segundo número requiere una medición de la potencia de salida. Para obtener ese número, necesitarás una bicicleta con un medidor de potencia fiable. Puedes obtener un medidor de potencia para ambos pedales, uno o ambas bielas, en la araña del plato o en el buje trasero. Si no te apetece hacer esa inversión, intenta buscar un gimnasio o una tienda de bicicletas que tenga un WattBike que puedas usar.

Para medir la máxima potencia sostenible, calienta durante unos 10 minutos y luego descansa unos minutos. Después pedalea tan fuerte como puedas durante 20 minutos y registra tu potencia media de salida en vatios. Esta es tu salida de potencia máxima sostenible de 20 minutos. A partir de eso, puedes estimar tu potencia máxima de 1 hora, que será aproximadamente un 5-10 % más baja. Si logras mantener 295W durante 20 minutos, entonces tu máximo de 1 hora podría estar cerca de 280W.

En el próximo artículo, veremos más de cerca por qué los ciclistas se obsesionan tanto con su relación potencia-peso y en qué escenarios es más importante que la potencia absoluta.

Esta web utiliza cookies

Puedes encontrar más información sobre el procesamiento de tus datos personales a través de cookies y más información sobre tus derechos en ""Información sobre el procesamiento de datos personales a través de cookies y otras tecnologías web"". A continuación puedes aceptar tu consentimiento para el procesamiento de tus datos personales para estadísticas y análisis del comportamiento del usuario.