La periodización de la nutrición e ciclismo no se trata sólo de manipular cuántos carbohidratos y cuánta comida se come. También puede tratarse de entrenar a tu cuerpo para que maneje adecuadamente la comida que necesitas tomar durante una carrera. Ahí es donde entran los conceptos de entrenar el intestino y entrenar la nutrición de la carrera. Veamos por qué es importante y cómo hacerlo..

Compartir:

¿Por qué debes entrenar el intestino?

Los problemas gastrointestinales son muy comunes entre los atletas de resistencia. Es probable que estos problemas estén causados por el hecho de que el flujo sanguíneo hacia el intestino se reduce durante el ejercicio intenso y prolongado, y la deshidratación parece agravar este efecto. Afortunadamente, hay muchos estudios que muestran que el sistema gastrointestinal es muy adaptable. Esto sugiere que el entrenamiento del intestino puede hacer varias cosas útiles. Puede ayudar a reducir la hinchazón y la sensación de saciedad durante el ejercicio. Puede mejorar el vaciado gástrico y la capacidad de absorber carbohidratos. Algunos estudios incluso sugieren que puede mejorar el suministro de carbohidratos. Todas estas cosas combinadas podrían tener un gran impacto en el rendimiento del día de la carrera.

© Profimedia


¿Cómo entrenar el intestino?

Hay varias estrategias para entrenar el intestino. La más importante para las carreras es entrenar regularmente con una alta ingesta de carbohidratos. Esto le enseña al cuerpo a manejar muchos carbohidratos mientras está en la bicicleta. Una estrategia simple relacionada que también ha demostrado ser útil es aumentar la ingesta de carbohidratos en la dieta. Por lo general, esto es más efectivo en el período previo a una carrera. Otras estrategias pueden incluir el uso de grandes volúmenes de líquido para entrenar al estómago a manejar muchas cosas en su interior. Y entrenar inmediatamente después de una comida para acostumbrarse a correr con el estómago lleno.

Entrenamiento de la nutrición en carrera

El entrenamiento de la nutrición en carrera podría considerarse una de las estrategias de “entrenamiento del intestino”. En esencia, este tipo de entrenamiento debería simular la estrategia nutricional de un día de carrera lo más cerca posible. Por ejemplo, un corredor de maratón tiene que practicar beber de una taza mientras corre a ritmo de carrera. Para los ciclistas, esto significa poder beber de un bidón y consumir geles o alimentos sólidos mientras corren a ritmo de carrera. Este entrenamiento también puede incluir la ingesta de tabletas de sales, la comprobación de los límites de la ingesta de cafeína y otras prácticas que forman parte del plan de nutrición del día de la carrera de un ciclista

© DIRK WAEM / AFP / Profimedia


Entrenar la deshidratación

Una estrategia relativamente nueva que está estrechamente relacionada con el entrenamiento de la nutrición es el entrenamiento hipohidratado o, en otras palabras, el entrenamiento en un estado de hidratación subóptimo. Esta estrategia ha sido investigada recientemente en un entorno científico y está mostrando resultados prometedores. Un estudio comparó a corredores que realizaron una carrera de 45 minutos en estado estable seguida de una tarea de rendimiento de 5 kilómetros, ya sea en estado de hidratación normal o hipohidratado. Y descubrieron que el entrenamiento sin fluidos resultaba en menores reducciones de rendimiento. En promedio, los corredores eran un 5,8% más lentos cuando entrenaban con hidratación normal y sólo un 1,2% más lentos cuando entrenaban en estado de deshidratación. Este estudio sugiere que el hecho de estar familiarizado con un estado de hipohidratación en el entrenamiento puede mejorar el rendimiento en las carreras en las que la hipohidratación se produce con bastante frecuencia. Pero hay que decir que necesitamos más estudios antes de que este tipo de entrenamiento pueda ser totalmente recomendado para todo ciclista de competición.

Como puedes ver, la nutrición periodizada tiene muchas caras y si quieres sacar el máximo provecho de tu entrenamiento, necesitas periodizar tu dieta a lo largo de la temporada y cada semana de entrenamiento. Y si quieres rendir no sólo en los entrenamientos sino también en las carreras, entonces tienes que tomarte tu tiempo para entrenar el intestino también. Implementa gradualmente estas estrategias en tu entrenamiento y verás una gran diferencia en tus carreras!

Esta web utiliza cookies

Puedes encontrar más información sobre el procesamiento de tus datos personales a través de cookies y más información sobre tus derechos en ""Información sobre el procesamiento de datos personales a través de cookies y otras tecnologías web"". A continuación puedes aceptar tu consentimiento para el procesamiento de tus datos personales para estadísticas y análisis del comportamiento del usuario.