¿Estás planeando unas vacaciones distintas en bicicleta? Inspírate con Adam, Peter y “Panky” de la República Checa, que planearon sus vacaciones ciclistas en Uganda durante tres semanas y regresaron totalmente sorprendidos.

¿Por qué Uganda?

Adam: Originalmente fue una idea de Panky. Un día, simplemente me preguntó si quería unirme a él para un viaje en bicicleta a Uganda. Y yo dije que sí. Este fue el comienzo. Una vez tomada la decisión empezamos a recopilar toda la información disponible. Lo primero fue informarnos sobre todos los temas de seguridad. Mientras lo hacíamos  conocimos a nuestro amigo Peter “No Control”, que también se interesó y se unió al equipo.

¿Durante cuanto tiempo prepararon el viaje?

Nos llevó al menos seis meses. Al principio estuvimos discutiendo todas las circunstancias posibles. Teníamos dos opciones principales en mente: alquilar un coche y trasladarnos de un sitio a otro de esta manera o organizar la aventura como un verdadero viaje en bicicleta con el transporte de todos los paquetes y bolsas en las bicicletas. Al final nos decidimos por la segunda opción. Poco tiempo después nos dimos cuenta de lo grande que sería el desafío de escoger sólo lo más importante, ya que naturalmente necesitábamos comida, herramientas, cámaras, sacos de dormir, tienda de campaña, ropa… Demasiadas cosas. Después de dos días en Uganda, cambiamos de opinión y alquilamos una camioneta. Era una Toyota Hiace Super Custom muy antigua con 546.872 km realizados. Mientras conducías no podías soltar el volante ni por un segundo, porque una vez que lo hacías, el coche acababa en una zanja de inmediato. Por otro lado, el coche resultó ser indestructible.

 

¿Qué más incluyeron en el equipaje?

Escogimos todo lo que tenía sentido llevar con nosotros. Medicinas, botiquín de primeros auxilios, piezas de repuesto, repelente de insectos, tres botellas con bebidas alcohólicas, cámara digital, comida seca, chaquetas ultraligeras impermeables, cargadores, cargador solar, bancos de energía, kilómetros de cables…. Después de llegar a Uganda nos dimos cuenta de que la mitad del equipo era fácil de comprar en tiendas locales.

¿Cuál fue la primera impresión?

Calor y humedad. Alrededor de las 4 de la madrugada bajamos del avión en Entebbe y lo primero que me vino a la mente fue que no había manera de andar en bicicleta en estas condiciones. Me sentí como en una sauna tratando de respirar a través de un trapo mojado  sobre mi boca. Por suerte el tiempo ha cambiado y todo ha salido bien.

¿Cuál era el planning?

Teníamos la intención de entregar cinco bicicletas para los niños de la escuela Jan Nepomucky fundada y construida por la fundación checa Charitas. Después de entregar las bicicletas a los niños, nos fuimos de viaje.

¿Cuáles fueron los mayores inconvenientes?

Ninguno, excepto que en Uganda nadie vendía cerveza fría. E incluso si la cerveza estaba guardada en la nevera, la nevera no estaba enchufada

¿Cómo consiguieron evitar accidentes?

El problema más grande que encontramos fue cuando destrocé la zapatilla de la bici después de una caída. La solución, sujetar la parte interior de la zapatilla con un abridor de cerveza. La solución funcionó y aguantó de una sola pieza tres días antes de nuestro vuelo de regreso a casa. Aparte de romper la cadena, no encontramos ningún otro problema.

¿Se encontraron con animales peligrosos?

Nos enseñaron como tratar a animales peligrosos, arañas y serpientes que viven salvajes en Uganda, pero no vimos ninguna a pesar de que pasamos una noche en la selva.

¿Qué bicis utilizaron?

Utilizamos una MTB de Enduro fabricadas por Giant y Trek y fueron una elección más que correcta.

¿Se relacionaron con otros ciclistas?

Fuimos como una atracción  para los locales, ya que no hay ciclistas de montaña en Uganda, sólo nosotros. Todos los caminos que recorrimos sólo los utilizan para caminar. El único que tenía una bicicleta era Will, el dueño del campamento cerca del volcán Monte Elgon. Tenía una buena GT Force y lleva diez años con ella. Algunos se reían al vernos en las bicicletas y nos llamaban “muzungo” que significa blanco. Los niños siempre se pegaban a nosotros y corrían a nuestro lado durante cientos de metros.

¿Cómo era vuestro día a día?

Desayunamos piña, plátanos y café. Para la comida comprábamos algo en alguna tienda y una cerveza y la cena era cerveza, café y cerveza. La mayor parte del tiempo comíamos arroz, Matoke – puré de plátanos o Posho – puré de maíz, pan Chapatu y sopas de carne locales. También nos gustó Tilape – trozos de cordero a la parrilla en un palo. Aparte de eso, disfrutamos de una gran cantidad de deliciosas frutas de cualquier tipo. En mitad de todo eso pedaleábamos o planeábamos la ruta del día siguiente.

El tráfico. ¿era peligroso?

En las grandes ciudades como Ninjas o Kampala siempre hay un atasco. Conducen por el lado izquierdo de la carretera y la mayoría de las carreteras están llenas de polvo. Quizá el gran problema eran los robos, pero no pasó nada.

¿Recomendaría Uganda como destino ciclista de vacaciones?

Cualquiera que disfrute de los países con largos caminos para la BTT y paisajes fascinantes quedaría totalmente asombrado. Nos enamoramos de Uganda al instante el primer día.