¿Has comenzado una nueva dieta ciclista en 2018 con la idea de adelgazar? Eso esta bien, ¿pero y si la aguja de la báscula no baja? Es importante darse cuenta de que hay muchas maneras de medir el éxito de un cambio de dieta, y el seguimiento del número de tu báscula de baño es probablemente el peor. Veamos cual es la realidad.

Compartir:

El peso total corporal no lo es todo

El cuerpo humano está formado por diferentes tipos de tejido: los músculos y los huesos son más pesados que la grasa corporal. Es por eso que cuando quemamos grasa y desarrollamos músculo al mismo tiempo, podemos ganar peso total. La bascula de baño normal podría estar diciéndonos que las cosas están empeorando cuando de hecho, nuestra composición corporal está mejorando y estamos en el camino correcto. Y ocurre lo contrario también. Las personas que se mueren de hambre pueden alegrarse de que su peso total esté bajando, pero están perdiendo masa muscular valiosa (y tal vez incluso engordando).

¿Cómo te queda la ropa?

Observar los cambios en la composición de tu cuerpo te permite ver lo que realmente le está pasando. Y es más fácil de lo que crees. Una cosa que no miente es tu ropa. Por ejemplo, si puedes usar cómodamente el cinturón una o dos ojales más apretado es una señal clara de que tienes menos grasa corporal alrededor de la cintura, no importa lo que diga la báscula. Si quieres ser más preciso, puedes medir la circunferencia de tus extremidades y torso con una cinta y observar los cambios a medida que continúas con tu nueva dieta. Y por último, si tienes acceso a una báscula de composición corporal de bioimpedancia especializada, también es una forma mucho mejor de hacer un seguimiento del progreso que báscula normal.

 

Mide tu composición corporal y sensaciones

Medir la composición corporal en lugar del peso total es sólo una de las muchas maneras útiles de hacer un seguimiento del progreso. El cuerpo humano es muy complejo y a menudo cambia de muchas maneras sutiles que no son visibles. Pero podemos sentir la mayoría de estos cambios, y pueden ser grandes motivadores, especialmente al principio de una nueva dieta.

¿Cómo te sientes después de las comidas?
¿Cómo cambian tus niveles de energía a lo largo del día?
¿Cómo ha cambiado tu sueño?
¿Cómo afecta la dieta a tu estado de ánimo y rendimiento?

Si aprendes a escuchar a tu cuerpo y a medir el progreso de estos signos, te será mucho más fácil seleccionar la dieta y estilo de vida correctos. Esta serie de artículos te dará lo básico.

Esta web utiliza cookies

Puedes encontrar más información sobre el procesamiento de tus datos personales a través de cookies y más información sobre tus derechos en ""Información sobre el procesamiento de datos personales a través de cookies y otras tecnologías web"". A continuación puedes aceptar tu consentimiento para el procesamiento de tus datos personales para estadísticas y análisis del comportamiento del usuario.