Este artículo trata sobre los neumáticos de bicicleta. Es muy común que los ciclistas de BTT sólo entiendan los neumáticos usados en bicicletas de montaña, mientras que los ciclistas de carretera son muy versados sólo en los que se montan en bicicletas de carretera. Pero al final, todo son neumáticos de goma. Así que vamos a resumirlo para que en el caso de que un colega que no tiene ni idea de las bicicletas te pida ayuda le puedas responder como un ciclista experto que eres.

Compartir:

Este artículo no sólo se refiere a bicicletas de carretera y BTT. También las bicicletas para niños, las BMX, las bicicletas de trekking y cualquiera que pueda estar equipada con neumáticos. En general, podemos distinguir los neumáticos en función de su tamaño, que se expresa en milímetros o pulgadas. Los tamaños estándar van de 10 a 29 pulgadas. Una rueda tiene un diámetro determinado, y es fundamental respetarla a la hora de comprar un neumático nuevo. Por otra parte, siempre puede optar por un ancho de neumático diferente, pero asegúrese de que un neumático más ancho cabe en la horquilla de su bicicleta o en la parte trasera del cuadro…

El problema de un padre con su hijo ruidoso

Todo comenzó en 1888 gracias a un veterinario escocés llamado John Boyd Dunlop, que no soportaba el sonido estridente del triciclo de su pequeño hijo cuando rodaba en piedras y los surcos que el triciclo dejaba en su césped. Así que tomó un pedazo de manguera de goma, la sujetó a las ruedas y la infló con aire. La resistencia a la rodadura de las ruedas disminuyó, haciéndolas mucho más rápidas. Además, el molesto sonajero se detuvo y el jardín ya no parecía un campo arado. Ese año, en diciembre, Dunlop tuvo su invento patentado, y un tiempo después se instaló una válvula en el tubo. Sus tubos neumáticos pronto sustituyeron a los aros de goma maciza usados en ese momento, y no pasó mucho tiempo antes de que sus neumáticos triunfaran en el mundo de las carreras. En 1890, la revista Sport and Play publicó un artículo argumentando que Dunlop no fue el primero en inventar tales neumáticos, afirmando que otro escocés llamado Robert William Thomson había tenido una idea similar. Las noticias resultaron ser ciertas, lo que hizo que Dunlop perdiera los derechos exclusivos, haciendo que la invención fuera libre para ser ampliamente utilizada. La idea fue retomada por los hermanos Michelin, que actualizaron el neumático con vulcanización a vapor. Esto les permitió fabricar neumáticos de banda como los conocemos hoy en día.

J.B. Dunlop (1920)

Rodando en la carretera

El invento del neumático ocurrió hace más de cien años, y desde entonces han evolucionado un poco. Gracias al desarrollo en este campo, los ciclistas de carretera tienen ahora tres opciones para elegir: el neumático clásico con cámara de aire, el tubular y el sistema tubeless. Otros aspectos a tener en cuenta son el ancho del neumático, el compuesto de goma del neumático, el talón, la calidad del material utilizado o el dibujo de la banda de rodadura.

Neumáticos de cubierta

Los ciclistas de carretera suelen usar el clásico neumático con cámara interior. Este sistema se conoce como cubierta. Es fácil saber su funcionamiento. Tu pones el neumático en la llanta e inflas la cámara. El neumático se fija a la rueda por el borde de la goma. Puedes elegir dos opciones que determinan lo fácil o difícil que es quitar el neumático de la llanta y cómo los puedes guardar.  Los neumáticos con alambre son la alternativa más antigua y barata. En este caso, el talón es un alambre circular que impide que el neumático se salga de la llanta. La opción de alambre ahorrará costes, pero el neumático será más pesado y no se doblará, ya que el alambre mantiene su forma circular. Por eso, los neumáticos con talón de Kevlar son una opción más cómoda. No sólo es más ligero, sino que también se puede plegar en un pequeño bulto que es fácil de transportar. Sin embargo, puede ser un poco más difícil montar el neumático, y el precio es más alto, que son los dos aspectos negativos de esta alternativa.

Neumáticos de Tubeless

Un neumático tubeless es una alternativa más avanzada que, como su nombre indica, no tiene una cámara en el interior. La llanta y el neumático están diseñados para ser herméticos sin necesidad de cámara. La ventaja de esta opción es que no hay rozamiento indeseado entre el neumático y la llanta. Gracias a ello, los neumáticos tubeless tienen una menor resistencia a la rodadura que los neumáticos de carreras ultraligeros con cámara de aire. Además, los neumáticos tubeless se pueden montar a una presión más baja, de modo que las posibilidades de pinchazo disminuyen estadísticamente. Además, si llevas un líquido especial para aplicar al neumático pinchado y sellar instantáneamente el orificio, obtienes una opción muy fiable. Dicho esto, las desventajas vienen por la instalación un tanto laboriosa y lenta y por el hecho de que para utilizar el sistema tubeless necesitan una llanta y un neumático especiales.

Neumáticos de Tubular

Todavía hay muchos ciclistas de carretera chapados a la antigua que todavía llevan tubular, una cámara cosida a un neumático, que luego se pega a una llanta especial. Los tubulares siguen siendo populares hoy en día debido a sus curvatura y su baja resistencia a la rodadura. Sin embargo, la verdad es que los neumáticos modernos han alcanzado a los tubulares tradicionales en estos aspectos, haciendo que estos argumentos sean mucho menos importantes. Por otro lado, un beneficio innegable del tubular es su comportamiento en caso de pinchazo. Incluso si el aire se escapa rápidamente, es posible seguir rodando ya que el neumático está pegado a la llanta y no se desliza. Esto permite a los ciclistas profesionales esperar hasta que llegue el coche de asistencia o rodar hasta un lugar donde puedan arreglar la avería. Como no hay necesidad de paredes laterales para mantener la presión, el neumático es de bajo peso, lo que también habla a favor de los tubulares.

Por otro lado, el montaje del tubular es un poco difícil. Debe estar pegado a la llanta y lo hace mucho más laborioso que montar un neumático clásico. Además, un tubular es más difícil de arreglar. En caso de pinchazos menores, el neumático se puede arreglar con un sellador; en todos los demás casos, la única solución es comprar un nuevo tubular. Por último, pero no por ello menos importante, un proceso de fabricación complejo conlleva unos costes que hace que sean más caros.

Tamaño y anchura

El diámetro que más se usa es 622 milímetros o 700c. Es una unidad extra que deriva de las antiguas medidas francesas. Pero aunque sorprenda, todavía se sigue usando en el mundo del ciclismo.

Por otro lado, la anchura del neumático es mucho más variable. Los hay más anchos y más estrechos y en ambos casos tienen puntos a favor, solo tienes que elegir en cada caso el que puedas necesitar.

Un neumático estrecho es útil para altas velocidades y tiene menos resistencia al viento. Además su poco peso hace que sea más fácil acelerar. Te vendrá bien cuando quieres atacar en un pelotón o intentar atraparlo.

Cuando se rueda a una velocidad constante, las ventajas de los neumáticos más anchos se hacen evidentes. Son considerablemente más cómodos, seguros y ahorran cansancio al ciclista. Incluso a los profesionales les gustan los neumáticos más anchos. El neumático más comúnmente utilizado es el de 23 mm de anchura, pero ahora muchos ciclistas, incluidos los profesionales de carreras, utilizan neumáticos de 24 o 25 mm de anchura.

¿Adherencia o durabilidad?

El comportamiento de un neumático también se ve influenciado por el compuesto del que está hecho. Los compuestos blandos tienen una mejor adherencia, por lo que ruedan mejor a la carretera. Desafortunadamente, se desgastan rápidamente y tendrás que cambiarlos con más frecuencia. Hoy en día, los neumáticos de carretera están hechos de varios compuestos para lograr una adherencia decente, un buen agarre en las curvas y una larga durabilidad.

Cada neumático tiene un valor específico de TPI (Hilos por pulgada), que indica la densidad de los hilos en la carcasa del neumático. Cuanto mayor sea la densidad, mayor será la calidad del neumático.

¡Fuera de la carretera!

La mayor parte de lo que acabas de leer también se aplica a la bicicleta de montaña, excepto por el hecho de que buscar tubulares en bicicletas de montaña sería un esfuerzo en vano. Debido a su fragilidad, los tubulares se agujereaban y dejaron de fabricarse. En el pasado, los ciclistas de montaña habían usado ruedas de 26 pulgadas de diámetro, pero éstas han sido reemplazadas en gran parte por ruedas más grandes, de 27.5″ o 29″. Como se ha visto, las ruedas con diámetros más grandes son mucho más rápidas, con menor resistencia a la rodadura, pero aún así fáciles de controlar.

Las ruedas más pequeñas de 27,5 pulgadas se utilizan sobre todo en las disciplinas de descenso, como el downhill o  el freeride. Las ruedas de 29″ dominan las disciplinas de carreras que requieren pedaleo, como el cross-country, los maratones y las carreras por etapas. Por cierto, este año fue el primero en que se utilizaron ruedas de 29″ en downhill y su estreno fue bastante prometedor. Como parece, el tamaño importa después de todo.

European Cross-Country Mountain Bike Championships in Moscow

 

Todo sobre la banda de rodadura

Un aspecto importante de los neumáticos MTB es la dureza del compuesto y el dibujo de la banda de rodadura. La razón es que la bicicleta de montaña es mucho más universal, y los neumáticos se montan en una amplia gama de superficies, mientras que los ciclistas de carretera en su mayoría ruedan en carreteras. Una regla general dice que cuanto más escarpada sea la superficie, mejor será tener un neumático ancho con un dibujo de banda de rodadura más profundo.

Recientemente, han surgido más de 27.5+ neumáticos parecidos a globos. Son más cómodos, con mejor amortiguación y mayor nivel de adherencia, combinados con un buen rodamiento. Los compuestos más blandos se adhieren bien a una roca seca pero se desgastan rápidamente. Mientras que andar en bicicleta en ciudad requiere un neumático liso con una resistencia mínima y montar un neumático de este tipo con suciedad o raíces fangosas cuando está lloviendo no es una buena idea. Cuando ruedes en condiciones de barro es recomendable utilizar neumáticos con dibujos profundos de la banda de rodadura que se limpien mientras la rueda gira.

Si has llegado a la conclusión de que no hay un neumático perfecto para todo tipo de usos para la bicicleta de montaña, tienes toda la razón. Mientras que lo normal es utilizar un solo dibujo de la banda de rodadura en las condiciones habituales, los ciclistas especialistas en situaciones extremas, como los de downhill o los que se dedican a competir, suelen llevar  varios neumáticos en sus coches y los cambian de acuerdo con las condiciones. Diferentes neumáticos para diferentes personas, así que después de todo, cada uno deben saber lo que más les conviene.

Esta web utiliza cookies

Puedes encontrar más información sobre el procesamiento de tus datos personales a través de cookies y más información sobre tus derechos en ""Información sobre el procesamiento de datos personales a través de cookies y otras tecnologías web"". A continuación puedes aceptar tu consentimiento para el procesamiento de tus datos personales para estadísticas y análisis del comportamiento del usuario.