La Vuelta 2017 se decidirá en la montaña. Como en ediciones anteriores la organización ha previsto un recorrido salpicado de llegadas en alto, pero siempre hay terreno para las sorpresas y en 21 días de competición los ciclistas tienen algunas jornadas,a priori, marcadas como las etapas clave de La Vuelta 2017.

Compartir:

Etapa 8. Hellín – Xorret de Catí

No es la primera llegada llegada en alto, ya que días antes hay un final en la ermita de Santa Lucía en Alcossebre, pero la subida a Xorret de Catí siempre ha dejado diferencias entre los favoritos. Sus 4,5 kilómetros tienen la suficiente dureza para que haya diferencias entre los favoritos. El desnivel no baja en ningún momento del 10% y tiene picos de hasta el 18%. Allí se ha visto incluso a ciclistas echar pie a tierra, como le ocurrió a Rein Taaramae.

Los tres kilómetros de descenso hasta la línea de meta son solo una anécdota. El que corone en cabeza tendrá todas las opciones de llevarse el triunfo y arañar segundos sobre el resto de favoritos.  La etapa se disputará el sábado 26 de agosto.

Etapa 9. Orihuela – Cumbre del Sol

Sin solución de continuidad La Vuelta se enfrenta al día siguiente a otra ascensión corta y de porcentajes imposibles. Esta vez la Cumbre del Sol sí será la línea de meta de la novena etapa, que empezará el domingo 27 de agosto en Orihuela. El recorrido, totalmente llano por la costa de Alicante, solo tiene la subida al Puig Llorença, que es la misma ascensión en versión recortada, como dificultad montañosa.

Todo se decidirá en la Cumbre del Sol, situada en Benitatxell. El 2015 debutó en La Vuelta con el triunfo de Tom Dumoulin sobre escaladores puros como Froome, Valverde, Quintana Purito, Mikel Landa o Aru. Es de similar dureza a Xorret del Catí. En total cuatro kilómetros de subida al 9% de media pero con paredes de hasta el 21% que permitirán ver las debilidades de algunos de los favoritos.

.

Etapa 11. Lorca – Observatorio de Calar Alto

Con más de 4.000 metros de desnivel acumulado es la primera etapa de montaña de La Vuelta 2017. El miércoles 30 de agosto la ronda española se adentra en las montañas de Almería para volver a visitar a sus dos cimas más míticas, Velefique y Calar Alto. Será el encadenado final de una etapa de 187 kilómetros que sale de Lorca y que tiene la dureza concentrada en los 44 kilómetros finales.
La larga ascensión a Velefique, 13 kilómetros al 8,6%  con rampas del 15% , será ideal para el desgaste de los más débiles antes de afrontar la subida final a Calar Alto, de 15,5 kilómetros de longitud, con una media del 5,9% y un descansillo a mitad de puerto. Históricamente la cumbre almeriense siempre ha dado pistas sobre el ganador final en Madrid. Lo que está claro es que los que no consigan llegar entre los favoritos tendrán mucho terreno perdido.

Etapa 15. Alcalá La Real – Sierra Nevada

La etapa más peligrosa de La Vuelta. Corta, solo 129 kilómetros, pero muy dura con 3.130 metros de desnivel acumulados, casi todos en sus últimos 60 kilómetros. Además es la última de la segunda semana y el cansancio hará mella entre los favoritos. Por su longitud puede ser nerviosa desde el inicio y en la primera ascensión a Hazallanas, con ocho kilómetros finales con desniveles por encima del 10% y rampas hasta del 21, ya se puede romper la carrera.
Después queda un rapidísimo descenso de 25 kilómetros hasta Monachil para afrontar la larga ascensión a la cota 2.500 de Sierra Nevada, de casi 30 kilómetros. Los primeros ocho son conocidos como El Purche, un puerto duro, con 8,5 kilómetros al 8% de media y paredes del 12%. Ligero descenso de un kilómetro y después quedan los 20 kilómetros de subida a la Hoya de la Mora, más constantes, al 5,6% de media, pero que se harán eternos después del cansancio acumulado.

Etapa 17. Villadiego – Los Machucos

La contrarreloj individual del día anterior cambiará la clasificación y dejará a las claras el terreno que los escaladores deben recuperar para ganar La Vuelta 2017. Además hará que a todos les duelan las piernas para afrontar esta jornada de 180 kilómetros, más de 3.000 metros de desnivel y un final explosivo y durísimo en Los Machucos.
Como paso previo la etapa sube por los puertos cántabros de Lunada y Las Alisas. Serán la antesala al debut de Los Machucos en La Vuelta. Los números dicen que es una subida de 7,2 kilómetros al 8,7% de media. Dureza que además esconde durante la ascensión hasta tres descansillos, que hace que sea un puerto con escalones y paredes escondidas del 15%. En su cima el líder tendrá muy cerca el maillot rojo.

Etapa 20. Corvera de Asturias – Alto del Angliru

Por si algo quedaba por decidir el Angliru será el juez final de La Vuelta 2017. A un día para el paseo de Madrid, el sábado 9 de septiembre las rampas imposibles del coloso asturiano dirán quien acaba vestido de rojo. La etapa vuelve a ser corta, de solo 117 kilómetros, pero con dos subidas duras antes de llegar al Angliru. La Cobertoria y El Cordal ayudarán a superar los 3.000 metros de altitud y dejarán un terreno propicio para las escapadas y el trabajo contra el líder, ya que no hay terreno de descanso entre ellos.


Y después del paso por Riosa y de los dos kilómetros iniciales hasta el descansillo de Viapará llega la pared de La Vuelta. Los cinco kilómetros finales del Angliru no dejan margen de error y siempre han sido decisivos. Paredes por encima del 13% y la conocida como Cueña de les Cabres, 500 metros al 22% que harán sufrir a todos los ciclistas y dejarán vista para sentencia La Vuelta 2017.


Esta web utiliza cookies

Puedes encontrar más información sobre el procesamiento de tus datos personales a través de cookies y más información sobre tus derechos en ""Información sobre el procesamiento de datos personales a través de cookies y otras tecnologías web"". A continuación puedes aceptar tu consentimiento para el procesamiento de tus datos personales para estadísticas y análisis del comportamiento del usuario.