Habría sido bastante normal esperar que, tras una primera semana llena de caídas, sobresaltos y dramatismo, el Tour de Francia perdiera algo de emoción al entrar en la segunda semana. Pero no es así. Este es un Tour de Francia que sigue dando de sí.

Sí, el Tour siempre es emocionante, pero lo que hemos vivido en las siete primeras etapas no tiene precedentes. Y algo de eso afectó a lo que ocurrió en la segunda semana, como la mayor sorpresa de la carrera hasta ahora, el abandono del subcampeón del año pasado, Primož Roglič, del Jumbo-Visma. El esloveno de 31 años, uno de los principales favoritos antes de la carrera, se cayó dos veces durante las tres primeras etapas del Tour. Su caída en la 3ª etapa fue especialmente dañina y le dejó realmente tocado.

Roglič at stage 3
Roglič after stage 3. © Profimedia

 

Aunque Roglič consiguió aguantar en la contrarreloj individual de la etapa 4, cuando la carrera llegó a los Alpes, en la etapa 8, las lesiones se hicieron notar y terminó la etapa en el último lugar de la clasificación general, a más de 35 minutos de los líderes. Todavía débil y con una victoria en el Tour ya imposible, tomó la prudente e inevitable decisión de abandonar la carrera.

La etapa 8 también fue importante porque demostró que el Tour de Francia de 2021 solo lo puede ganar o perder Tadej Pogacar. Era la primera etapa de montaña de la carrera y el ganador del maillot amarillo del año pasado decidió hacer su exhibición

“Por la mañana no teníamos previsto que hoy atacase fuerte”, dijo después. “Me siento muy bien con este tiempo y, antes de las tres últimas subidas, les dije a mis compañeros que íbamos a intentar destrozar la carrera porque veía que todo el mundo estaba sufriendo”.

El tiempo era lluvioso y fresco, y tras un ritmo imponente de los compañeros de equipo del UAE Team Emirates, Davide Formolo, Rui Costa y Brandon McNulty, Pogačar se marchó en solitario en lo que supuso una larga fuga de montaña. Terminó cuarto en la etapa, a 49 segundos del ganador, Dylan Teuns del Bahrain Victorious. Pero acabó 4 minutos y más por delante de sus rivales más serios del maillot amarillo, como Richard Carapaz del Ineos Grenadiers (su compañero de equipo Geraint Thomas perdió aún más tiempo) y Rigoberto Urán del equipo EF Education-Nippo.

Hay que decir que el tan denostado equipo de Pogačar ha sido una de las sorpresas positivas del Tour. A diferencia del año pasado, cuando ganó la carrera prácticamente solo, este año ha estado generalmente rodeado de compañeros de equipo, incluso en las subidas más duras.

Tadej Pogačar
Pogacar dominando el Tour. © Profimedia

Por lo tanto, esto no será una sorpresa para nadie que esté viendo el Tour, pero -salvo lesión, accidente o enfermedad- la carrera por el maillot amarillo está prácticamente terminada. Tampoco arruinará la emoción de la carrera ya que, como hemos visto hasta ahora, el recorrido de este año es un escenario perfecto para el drama de todo tipo. Pero, sobre todo con un buen equipo de apoyo, Pogačar es de lejos el mejor corredor del Tour, tanto en montaña como en contrarreloj. Sólo un fallo catastrófico puede detener al esloveno de 22 años.

Unas palabras sobre otro gran corredor, Wout van Aert, del Jumbo-Visma. Un día después de terminar muy cerca de Mark Cavendish en el sprint de la 10ª etapa del martes, ganó la 11ª etapa, que incluía dos ascensos al legendario Mont Ventoux, en solitario en los últimos 11 km de la segunda ascensión.

“Es probablemente mi mejor victoria”, dijo después el tricampeón del mundo de ciclocross. “Demuestra que si crees en ello, todo es posible”.

Su equipo Jumbo-Visma ha tenido mucha mala suerte en este Tour, especialmente por las caídas, y el miércoles perdieron a otro corredor, el alemán Tony Martin. Pero el equipo se vio animado por la victoria de etapa de van Aert y por la actuación de otro joven corredor, el danés Jonas Vingegaard, de 24 años, que superó a Pogačar en el Mont Ventoux (aunque el esloveno le ganó la partida en la línea de meta) y ahora es tercero en la clasificación general, a 5min 32s de Pogačar. Urán es segundo en el ecuador del Tour, a 5 minutos y 18 segundos.

Pogačar admitió que “explotó” al intentar seguir a Vingegaard, lo que podría haber animado a sus rivales si no hubiera conseguido alcanzar al danés y no perder tiempo con los demás corredores de la CG. Y a todo ello une la victoria de este domingo de Sepp Kuss en Andorra.