Ganar un Tour de Francia es un logro de la vida para cualquier líder de equipo y también para sus gregarios. ¿Cómo ganó un Tour Jan Ullrich empezando como gregario? Fue una combinación de talento excepcional, trabajo duro y estar en el lugar correcto en el momento adecuado.

Las rivalidades no son raras en el Tour, Bartali y Coppi o Hinault y LeMond son ejemplos perfectos de dos grandes ciclistas compitiendo por el título. Es mucho menos común que se forme una rivalidad así dentro de un equipo. Los equipos modernos del Tour de Francia suelen tener roles predefinidos para cada uno de sus corredores, y el equipo Telekom en el Tour de 1997 no fue una excepción. El líder del equipo y campeón defensor de 1996, Bjarne Riis, era el que aspiraba a ganar la clasificación general. Los demás corredores del equipo le apoyaban en este esfuerzo. Y el principal de ellos era Jan Ullrich, un supergregario, el corredor más importante para ayudar a Riis a ganar su segundo título.

Bjarne Riis
Richard Virenque (R), Bjarne Riis (C) y Jan Ullrich (R) en el Tour del 97. © Profimedia

En las entrevistas previas a la carrera, Ullrich se mostró muy fiel: “Bjarne es nuestro capitán. Todo gira en torno a él. Le llevaremos a otro título”. Pero no pudo evitar añadir: “Si le pasara algo a Bjarne las cosas podrían cambiar”. Ullrich era 10 años más joven que Riis y mostraba un gran talento. Era claramente un futuro aspirante al oro del Tour de Francia. Incluso el director del Team Telekom, Walter Godefroot, tuvo dificultades para decidir quién debía ir al Tour de 1997 como líder del equipo.

Sin embargo, el equipo Telekom no era el único que contaba con grandes aspirantes. El francés Richard Virenque, del Festina-Lotus, Marco Pantani, del Mercatone Uno italiano, o Abraham Olano, que corría para el equipo español Banesto, pudieron llevarse el título del Tour a casa. Y ninguno de ellos tuvo que lidiar con un rival dentro de su propio equipo.

La tensión dentro del equipo fue evidente desde la primera etapa. Un accidente de grupo a 11 km de la meta dividió al pelotón. Ullrich se mantuvo en el grupo de cabeza, pero Riis se quedó en el segundo grupo a un minuto de distancia. Todo el equipo Telekom esperó al defensor del título para ayudarle a terminar la carrera con fuerza. Ullrich fue la única excepción. El director del equipo le dio luz verde para permanecer en el grupo de cabeza. Riis no estaba contento con esta decisión.

1997 Tour
El líder o el gregario © Profimedia

 

Ambos corredores mantuvieron una buena relación durante varios días hasta los Pirineos. Ahí fue donde las cosas empezaron a cambiar. En la novena etapa, Virenque tomó el mando y atacó en la última subida a Val Louron-Azet, después de todo un día de movimientos. Ullrich pudo responder, Riis se quedó atrás. Ullrich iba tan bien ese día que parecía que podía contraatacar fácilmente y dejar de rueda a Virenque. Pero no se le dio el permiso, no todavía. A pesar de un déficit de 30 segundos en la meta, Riis seguía afirmando que era el líder. Pero empezaba a parecer que los hechos hablaban más que las palabras.

La etapa 10 culminó con una subida de 32 km a Arcalís. A falta de unos 8 km, Riis empezó a desfallecer y se soltó. Su espíritu de equipo fue más fuerte que su ego y mandó a su compañero de equipo a seguir con estas palabras: “Si te sientes fuerte, ataca”.

Jan Ullrich esperó la confirmación del director del equipo. Cuando Godefroot respondió con un “Ahora eres el líder”, Ullrich inició una persecución. Alcanzó a Pantani y a Virenque y pronto dejó atrás a ambos excelentes escaladores. Ullrich terminó con un minuto de ventaja sobre todos. Riis estaba desolado tras perder 3 minutos y 30 segundos.

Jan Ullrich 1997
Ullrich liderando el pelotón en la última subida de la etapa 15. © Profimedia

 

Ullrich comentó: “Estoy absolutamente agotado pero absolutamente feliz”. Riis admitió la derrota: “Jan estaba en gran forma hoy y estaba claro que tenía que atacar. Es importante para nosotros mantener el maillot amarillo. El Tour sólo se puede ganar con la ayuda de tu equipo”.

Ese día nació una nueva estrella. “Voilá le Patron”, decía un titular de L’Équipe. Aquí está el patrón. Merckx e Indurain estaban de acuerdo: “Está decidido”. Hinault afirmaba: “Ha llegado una nueva era del ciclismo. Ullrich dominará durante siete u ocho años”. Sólo Virenque no tenía tantas ganas de aplaudir.

La 12ª etapa fue una contrarreloj con repechos en la que Ullrich siguió destacando. Dobló a Virenque, que salió antes que él, y aumentó su ventaja a 5 minutos y 42 segundos. Alemania estaba en plena ciclo-manía celebrando a su nuevo gigante del Tour de Francia, como le llamó el periódico Bild. Este joven ciclista logró lo que los políticos no pudieron en los siete años transcurridos desde la reunificación de Alemania. Su carrera conectó el este y el oeste.

Lo único que se interponía entre él y el título del Tour eran los Alpes. Marco Pantani ganó la siguiente etapa que culminó con la mítica subida al Alpe d’Huez. Impulsado por la multitud, fue capaz de dejar atrás a Riis, Virenque e incluso a Ullrich. Y la racha de mala suerte continuó en la siguiente etapa.

1997 Tour
Stage 14 – Fernando Escartin (L), Richard Virenque (C) y Jan Ullrich (R) con el maillot amarillo. © Profimedia

 

Ullrich se cayó al principio de la etapa 14 y el grupo de cabeza se alejó de él. Todo el equipo Telekom, incluido Riis, ahora en el papel de gregario, trabajó duro para devolver a Ullrich al frente de la carrera. Alcanzaron al único líder de la etapa, Virenque, a falta de unos 21 km. Ullrich y Virenque se ‘pegaron’ hasta el final, y el francés acabó llevándose la victoria de etapa. La superestrella alemana comentó más tarde: “¡Lo que Bjarne ha hecho hoy por mí ha sido fantástico! No puedo agradecerle lo suficiente. Ha demostrado realmente su carácter”.

Ullrich era líder con seis minutos y medio de ventaja y parecía que lo único que podía vencerle era su propio cuerpo. Y eso fue exactamente lo que empezó a suceder. Ullrich estaba luchando contra un resfriado y un agotamiento creciente en los últimos días. Reforzado por una visita sorpresa de su madre y su novia después de la etapa 17, siguió luchando. Y funcionó. Incluso consiguió ampliar su ventaja en la última contrarreloj y volver a vencer a Virenque. El margen de victoria de Ullrich, de 9 minutos y 9 segundos, es el más alto desde 1984, cuando Fignon ganó por 10 minutos. También se convirtió en el campeón más joven después de la guerra.

“Terminé segundo en el Tour de Francia del año pasado y ni siquiera mi cartero sabía quién era. Ahora las mujeres se me echan encima”, dijo Ullrich tras regresar a su país.