Cuando el campeón del Giro de Italia y del mundo de contrarreloj de 2017, Tom Dumoulin, dijo en enero que suspendía su carrera deportiva, la conmoción se hizo sentir en todo el mundo del ciclismo. Pocos días antes, su equipo Jumbo-Visma había publicado una entrevista en la que el holandés de 30 años decía que tenía ganas de correr las clásicas de adoquines esta temporada. La posible causa, el estrés de los ciclistas profesionales

En un vídeo también publicado por su equipo, Dumoulin trató de explicarse. “He sentido durante bastante tiempo, meses, tal vez incluso un año en realidad, que es muy difícil para mí saber cómo encontrar mi camino como Tom Dumoulin el ciclista”, dijo. “Con la presión que conlleva, las expectativas de las diferentes partes. Realmente quiero hacerlo muy bien para mucha gente, pero eso me ha hecho olvidarme un poco de mí mismo en el último año.”

Este movimiento no es inédito. En 2019, el velocista alemán Marcel Kittel, ganador de 14 etapas del Tour de Francia, también se alejó debido al estrés del ciclista profesional: “Fue para mí un largo proceso de decisión en el que me planteé muchas cuestiones sobre cómo y hacia dónde quiero ir como persona y deportista y qué es lo realmente importante para mí. Me encanta el ciclismo y mi pasión por este bello deporte nunca desaparece, pero también sé lo que me exige y lo que necesito para tener éxito”.

Al principio iba a ser un paréntesis en su carrera, pero tres meses después Kittel anunció su retirada definitiva del deporte. Tenía 31 años.

Para los corredores amateurs y los devotos aficionados a este deporte puede resultar chocante que los corredores de éxito simplemente dejen de competir en la cima de sus carreras, alegando sentimientos que, en el mejor de los casos, no están muy claros y que las personas que no están en su lugar pueden no entender.

Marcel Kittel
Kittel nunca volvió al ciclismo. © Profimedia

 

Para entender quizás mejor las presiones y el estrés al que se ven sometidos los ciclistas de alto rendimiento, Cycling Weekly entrevistó recientemente a Théo Nonnez, de 21 años, ganador en 2016 del campeonato de Francia de ciclismo juvenil en ruta, que estaba en su tercer año con el equipo continental Groupama-FDJ cuando el 12 de abril de este año lo dejó.

“Había llegado a un punto en el que no podía hacerlo más”, dijo. “Me sentí mal por no haber respetado el contrato, pero habría sentido que [estaba] tomando a los chicos por idiotas al ir allí y fingir que todo estaba bien. Este deporte es muy duro cuando estás al 100%, así que cuando no lo estás, ni siquiera es una opción”.

Al anunciar su decisión, el Groupama-FDJ Continentale dijo que Nonnez dejaba el deporte “tras sufrir graves problemas de salud mental debido al estrés del ciclista profesional provocado por el entrenamiento”.

 

Pero la medida era ciertamente más complicada que eso. Nonnez dijo que había pensado mucho antes de decidir alejarse del deporte, y que no se arrepentía. Señaló que algunas personas podrían calificar su estado de agotamiento, pero ésta era una explicación demasiado simple. “Es más bien una suma de muchas cosas que me han llevado a este punto”.

Tal vez, al igual que Kittel y Dumoulin, fue un alivio para él expresar por fin lo que sentía.

“Había entrado en un círculo vicioso y no me atrevía a hablar de lo que sentía”, dijo. “Me doy cuenta de que hice lo correcto [al] salir de mi silencio porque no sé qué habría pasado si hubiera seguido callado”.

Nonnez dijo que la situación se había vuelto tan insoportable que estuvo a punto de sufrir un colapso. “Me puse a llorar en la bici”, dijo. “En ese momento, me dije: ‘Théo, tienes que parar todo esto, tiene que cambiar, hay algo que no funciona’. Entonces di un paso atrás y recibí un gran apoyo del personal médico del equipo, así como de mis familiares”.

Cuando informó al equipo de sus dificultades, le dijeron que se tomara unas semanas para pensarlo y que no corriera si eso era lo que le apetecía. “No puedo agradecer lo suficiente al equipo por ello”, dijo Nonnez.

Además del campeonato francés junior, Nonnez había acumulado algunas actuaciones notables durante su corta carrera, como el quinto puesto en la Ronde de l’Isard y un impresionante cuarto puesto en la Lieja-Bastogne-Lieja sub-23. Pero el éxito tuvo un precio que ya no pudo pagar, quizás como Marcel Kittel y Tom Dumoulin.