¿Has pensado alguna vez en la hipotética posibilidad de ganar el Tour de Francia si lo intentaras de verdad? Saltémonos las contemplaciones sobre el entrenamiento, el apoyo financiero y un poco de suerte, ya que queremos centrarnos por completo en el potencial escondido dentro del cuerpo humano. Robert J. Wood de Topendsports.com examinó el tamaño del cuerpo y la edad de los ganadores del Tour del pasado y esto es lo que descubrió. ¿Encajarías en ese perfil?

Más delgados, a pesar de medir igual

Como habrás notado, los ciclistas profesionales tienden a ser extraordinariamente delgados y fáciles de distinguir por sus brazos delgados y sus muslos considerablemente largos. Los fémures proporcionalmente más largos les dan una ventaja adicional al empujar los pedales. Además, los escaladores suelen ser más pequeños y ligeros que los velocistas y contrarrelojistas del pelotón. Dado que las etapas de montaña son decisivas en la clasificación general del Tour, los favoritos deben tener proporciones en algún punto intermedio entre un escalador y un velocista. ¿Han cambiado los cuerpos de los participantes del Tour a lo largo de la historia? Hagamos un breve viaje al pasado de la carrera.

1980 Tour de France
¿Cambiaron los cuerpos de los profesionales a lo largo de la historia del Tour de Francia? © Profimedia


Pérdida de grasa corporal

A pesar de los recursos limitados, las medidas básicas de los ciclistas del Tour de Francia, como la altura y el peso, están disponibles para los ganadores desde los años 40. Usando estas dos cifras, Robert J. Wood calculó el promedio de su IMC y analizó su tamaño corporal. La altura media de los participantes se ha mantenido casi igual, pero su peso ha disminuido sustancialmente. De acuerdo con el Índice de Masa Corporal calculado, los ganadores están más delgados que nunca. Según los datos disponibles, ha habido una caída de 5 kg en el peso de los ciclistas desde 1990 sin un impacto notable en su altura media.

A veces, el peso en sí mismo no es indicativo de las posibilidades de ganar el título, como podemos demostrar en el ciclista de peso mosca Luis Ocaña que dominó la carrera en 1973 con tan sólo 52 kg o Miguel Indurain con unos 80 kg. Sin embargo, los datos medios de la lista de ganadores muestran que el peso total está disminuyendo mientras que la altura se mantiene casi igual. Eso significa que los corredores tienen cada vez menos grasa en su cuerpo en contraste con el pasado.

Luis Ocana
Luis Ocaña en 1973. © Profimedia


¿Existe una altura óptima?

Si su altura es inferior a 180 cm, tenemos malas noticias para usted. A pesar de las excepciones, la altura media de los participantes de TdF ha estado entre 180 y 182 cm desde 1990. El gigante del pelotón fue Marcel Sieberg con sus fenomenales 198 cm que participó en el Tour de 2007 y 2008, mientras que el corredor más bajo fue Samuel Dumoulin con 159 cm que corrió el Tour de Francia 12 veces entre 2003 y 2016. Los datos recogidos desde 1947 muestran que la estatura de los corredores está aumentando – con varios ganadores de títulos notablemente más altos en la última década – a excepción del colombiano Egan Bernal que sólo mide 175 cm. Sin embargo, ganadores legendarios como Chris Froome, Andy Schleck o Miguel Induráin, podrían pasar por alto el pelotón con su altura de 186 cm.

Marcel Sieberg
Encuentra a Sieberg en la foto. © Profimedia


Los ciclistas van envejeciendo unos años

El ganador más joven fue Henri Cornet, que ganó en 1904 con sólo 20 años de edad, mientras que el mayor fue Firmin Lambot con 36 años y ganó en 1922. A pesar de que vimos a Tadej Pogačar ganar el último Tour a la edad de apenas 22 años, la edad media de un poseedor del título en la última década se ha establecido en 28 años. La edad de los ganadores está en relación directa con la edad media de los participantes, que aumentó lentamente de 28 a los actuales 30 años. Este aumento se debe a los avances de la medicina y la nutrición, así como a las recompensas cada vez más satisfactorias que motivan a los ciclistas a seguir compitiendo a una edad más elevada. La edad media de los ganadores está aumentando ligeramente, lo que indica que los ciclistas más experimentados tienen más probabilidades de triunfar, aunque hay notables excepciones como la de Egan Bernal, que se convirtió en el ganador más joven del Tour de Francia desde la Segunda Guerra Mundial.