Cuando sales en bici siempre puede ocurrir cualquier inconveniente mecánico. Las bicicletas se averían y a veces no llevas encima todo lo necesario para arreglarla. Ya sabes, a una bicicleta de solo seis kilos no puedes ponerle un lastre en forma de herramientas (cerramos ironía), así que a veces hay que salir del paso echando mano de la imaginación y plantear una reparación mecánica ciclista de urgencia.

Compartir:

Empecemos por lo más básico. Al menos hay que llevar encima un pequeño bombín, una cámara y unos desmontables como kit esencial. Nadie está exento de pinchar una rueda (aunque se lleve el moderno tubeless) y con solo 150 gramos más de peso resuelves un problema habitual. Ojo. Descarta los cartuchos de CO2, a poco que te equivoques una vez no tienes margen de error y te quedarás tirado. El bombín infla más lento. Pero lo hace siempre.

CUBIERTA Y CÁMARA

Si ya has rizado el rizo y ni siquiera llevas una cámara, un par de parches instantáneos te puede sacar el atolladero de un pinchazo inesperado. Si no siempre te queda la opción de hacer un nudo a la cámara por la zona que está pinchada.

Lo que nadie suele llevar es una cubierta de repuesto. Ocupa espacio y son pocas las ocasiones en las se ‘raja’ una cubierta. Pero puede suceder. En este caso lo más sencillo, cómodo y rápido es llevar un trozo largo de cubierta vieja. Con ponerlo entre la cámara y el agujero de la cubierta servirá al menos para salir del paso y volver a casa.

CAMBIO TRASERO Y PATILLA

Una de las averías que más teme un ciclista en la rotura de la patilla del cambio. Es una pieza que todo aficionado debe tener en casa de recambio, ya que cada cuadro de cada modelo de bicicleta tiene una diferente. Es decir, que aunque tengas la suerte de partirla cerca de una tienda tendrá que darse la casualidad de que es de la misma marca que tu bicicleta.

En este caso la solución es más complicada y depende de que hayas echado un tronchacadenas (algo que muy pocos saben utilizar). Lo emplearás para abrir la cadena y volverla a cerrar, pero olvidándote del cambio trasero y dejando la bici con una sola velocidad. Si no llevas te tocará echar mano de un multiherramientas para desmontar totalmente el cambio y sacar la cadena.

Esta misma operación puedes hacerla para cualquier avería del cambio trasero. Desde una rotura del muelle a que se parta el cable interno… Dejarla en single speed te permitirá volver a casa.

UN PAR DE BRIDAS…

No es lo más seguro, pero un par de bridas, o más, te pueden salvar en la carretera de casi cualquier avería de la bicicleta, siempre y cuando esta suponga que se han separado dos partes. Ya sea un freno partido, un pedal, la barilla del sillín o la maneta del cambio.

Por experiencia propia en una QH los mecánicos de Mavic consiguieron solucionarme una rotura de la tija del sillín con cuatro radios y unas cuantas bridas. Es cierto que no podía sentarme con total seguridad, pero al menos no lo tuve que llevar en el bolsillo del maillot.

Esta web utiliza cookies

Puedes encontrar más información sobre el procesamiento de tus datos personales a través de cookies y más información sobre tus derechos en ""Información sobre el procesamiento de datos personales a través de cookies y otras tecnologías web"". A continuación puedes aceptar tu consentimiento para el procesamiento de tus datos personales para estadísticas y análisis del comportamiento del usuario.