El tiempo está mejorando y ya están limpias las carreteras de hielo y sal. Es hora de guardar tu bicicleta de invierno, y quitarle el polvo la la bicicleta de verano. He aquí cómo mantener en buenas condiciones tu máquina.

Inflar las ruedas

Si no has colgado la bici en el techo durante el invierno debería haber mantenido los neumáticos lo suficientemente inflados como para evitar que la cámara de aire se pinchara o desinflara.  Incluso el más ligero de los cuadros pesa unos pocos kilogramos y podría debilitar una cámara, o peor aún, las paredes laterales de los neumáticos.

Aunque no te hayas dado cuenta, hasta una pequeña piedra se puede haber metido en el neumático, por lo que tienes dos opciones. En primer lugar, quitar el neumático y la cámara de aire y darles una buena inspección, eliminando cualquier piedara. ¿Segundo? Coloque neumáticos nuevos y cámara de aire e inflelos.

Centrado de ruedas

Los potros pueden parecer caros, pero en cuanto hagas dos o tres revisiones y centrados de ruedas se pagan por si solos. En este vídeo nuestro amigo Tony 10 Speed te muestra cómo centrar una rueda con muy pocos medios.

Lo más seguro es que un arreglo así tu tienda de bicicletas local lo haga por 15 euros pero en realidad sólo deberías usarlos para emergencias. Esto le privará de los placeres zen que sólo se descubren cuando una rueda bien centrada mejora el rendimiento.

 

Limpieza de cuadro y engrasado de cadena

Voy a asumir que dejaste la bici limpia  antes de guardarla para el invierno, así que todo lo que necesitas hacer es quitar un poco de polvo al cuadro.  Los componentes engrasados de la cadena motriz son otra cosa y necesitarán atención.

El vídeo de arriba le muestra el método tradicional de desengrase y luego volver a aplicar la lubricación, pero si tienes una maquina de limpieza, que sale por unos 150 euros, puede querer dar una limpieza – desengrasante . Esto facilita el proceso de limpieza y mejora la vida útil de sus componentes.

Llantas y frenos

Las bicicletas se suelen almacenar en cobertizos y garajes, y estos son los lugares donde nos gusta trabajar con maquinaria sucia y grasienta, y donde solemos guardar aceite y grasa. No importa cuán cuidadoso y ordenado pienses que eres, ¿puedes decir lo mismo sobre tu pareja, tus hijos o tus compañeros?

Tu capacidad para frenar la bici puede ser de vital importancia en determinados casos. Lave a fondo las llantas de las dos ruedas para asegurarse de que no haya grasa que pueda afectar al frenado. Asegúrese de que las pastillas de freno tienen suficiente desgaste y no tienen arena. Ahora ve y diviértete.