Hace trece años, la mayoría de los que la vimos sentimos una revelación. En aquella época, todavía cavábamos en el barro para hacer los primeros saltos, descubríamos nuevos parques para ciclistas y apenas reuníamos el valor suficiente para saltar por rampas de madera. Aún estábamos aprendiendo a rodar fuera de la carretera y soñábamos despiertos con la posibilidad de hacer nuestros propios circuitos en algún bosque.

Y, de repente, la película The Collective apareció en nuestras vidas. Fue algo poético y desafiante a la vez; respondía completamente a todos nuestros deseos de mountain bike. En solo un par de minutos, nuestras vidas cambiaron al mismo tiempo que nacían nuestros nuevos héroes. Sus nombres eran Thomas Vanderham, Tyler “Super T” Klassen, Darren Berrecloth, Andrew Shandro, Dave Watson y Ryan Leech. Desde ese momento, nada volvió a ser lo mismo.

Antes del 2004, solo se hablaba de hacer descensos hasta que, de pronto, el mundo del ciclismo se implicó totalmente en la emergente comunidad de freeriding. Fue un auténtico boom, todos querían copiar lo que hacían los atrevidos protagonistas de la película. El año siguiente al estreno visité Whistler, el centro donde se rodó, y posiblemente el mejor lugar del planeta para hacer bajadas. Fue alucinante y, aún hoy, sigue siendo una de las mejores experiencias que he vivido jamás.

Ver la película The Collective es como mirar las fotografías del colegio: afloran todos los recuerdos. Los temas de la banda sonora acabaron convirtiéndose en legendarios y la película pasó a ser algo divino. Y ahora puedes disfrutarla en calidad full HD. ¡Toma asiento y viaja al pasado!