F5… Actualizar… Esperar… Repetir. ¿Que es el Dotwatching?

Este es el proceso por el que pasan los dotwatchers a un nivel casi obsesivo, refrescando, comprobando y repitiendo a medida que los ciclistas recorren una ruta.

Es sencillo, un sistema gloriosamente simple: desde los gps en la bicileta hasta las pantallas de todo el mundo, siguiendo una carrera ciclista a través de un punto 2D, cualquier carrera, de principio a fin. Esto es dotwatching, un pasatiempo que, para los no iniciados, puede parecer aburrido e incluso sin sentido. Elimina toda la diversión y la emoción de una carrera ciclista habitual que ves por televisión, en la que eres capaz de ver cada kilómetro que recorren los corredores, tus sentidos vivos con las vistas de la carretera; los aficionados, los corredores, el paisaje.

 

Para los observadores de puntos, la emoción de ver algo parecido a Google Maps durante horas y días es diferente de ver una etapa del Tour de Francia o de la París-Roubaix. En cambio, es como asumir el papel de detective, utilizando la imaginación para rellenar los espacios en blanco como un Sherlock Holmes del ciclismo. Si el ciclismo televisado es una superproducción de acción, el dotwatching es una novela de John le Carré.

¿Qué es el dotwatching y porqué la gente lo disfruta?

Como ya hemos dicho, el dotwatching puede parecer intrínsecamente aburrido. Observar literalmente un punto a lo largo de unos días o unos meses puede resultar muy monótono. Pero el dotwatching te engancha y te hace preguntarte: “¿Cómo les irá?”.

El dotwatching, como ya habrás adivinado, es una forma de seguir a los corredores durante una prueba de larga distancia, como la Transcontinental (TCR) o la Great Divide. Cada corredor lleva un transponder que transmite su posición en directo a un satélite y la devuelve a cualquiera que esté interesado en seguirlo.

 

En un artículo para Apidura, Peter (sin apellido), un ávido observador de puntos, describió de forma elocuente por qué muchos se quedan prendados de los puntos en una pantalla. Explicó: Es como una gran novela: se construye lenta y significativamente, exigiendo una inversión imaginativa”.

“También evoca un sentido de seguimiento del ciclismo que hemos perdido en gran medida. L’Auto y La Gazetta escribían en sus periódicos las carreras del día anterior, mucho antes de que apareciera la televisión: tenían que hacer un relato de lo que debía ser un día de carreras muy confuso”.

Es esa sensación de imaginación y falta de información la que a menudo crea tensión. ¿Es una parada de 15 minutos para comer, un pinchazo o algo peor? Ahí es donde resulta útil jugar a ser Sherlock, utilizando los mapas para descifrar exactamente dónde se encuentra el ciclista en su ruta libre, normalmente planificada, lo que significa que puede seguir cualquier ruta que le apetezca si pasa por los puntos de control.

¿Parada en una cafetería? Probablemente para comer y tomar un café. ¿Parado durante 20 minutos en un bosque? Bueno, eso podría ser una mala señal, o un pinchazo, o una pausa de confort. Esta narración que usted pinta sólo puede responderse a través de las redes sociales o los informes de carrera de los ciclistas. Pero, al igual que los periódicos de hace varias generaciones, todo esto tardará en salir a la luz, añadiendo tensión e intriga.

Las mejores historias de dotwatching

A través del sitio web dotwatcher.cc se pueden seguir muchas carreras, encontrar nombres conocidos y seguirlos en su ultracamino. Una de las que más titulares acaparó durante 2021 fue el Alt Tour de Lachlan Morton. Intentó vencer al pelotón del Tour de Francia hasta llegar a París, recorriendo cada una de las etapas y los traslados, a veces largos, mientras asumía el monumental reto sin apoyo.

Y lo que lo hizo aún más agradable para nosotros, los observadores de puntos, entre los que me incluyo, fue que pudimos seguir a Lachlan por toda Francia, a la vez que podíamos ver lo lejos que estaba del pelotón cada minuto de cada día. Este viaje encapsula perfectamente los mundos contrastes del ciclismo y de la visualización del mismo.

Por un lado, teníamos el brillo y el glamour del Tour, cada etapa cubierta en directo por la televisión desde el kilómetro cero, con podcasts diarios, artículos de prensa y actualizaciones de Instagram que nos daban contenido de la carrera cada segundo del día. No solo eso, sino que tenías a este gran grupo de corredores llevando el carnaval del Tour de Francia por todo el país, llevando momentos deportivos para recordar a muchos.

Por otro lado, tenías a Lachlan, montando en bicicleta en sandalias, comprando sus baguettes en la panadería local con un ejército de fans que observaban pacientemente su punto rosa moviéndose por Francia. No cabe duda de que hay un lugar en este mundo para los dos tipos de ciclismo, pero sólo uno de ellos evoca real y verdaderamente esa sensación de aventura que sentimos cuando somos niños, montando en bicicleta por primera vez y descubriendo lo que hay a la vuelta de la esquina.

Dotwatchers

El dotwatching tiene algo de ironía, ya que se utiliza la tecnología para vivir a través de un atleta que compite en la más pura de las disciplinas ciclistas, rememorando aquellas primeras carreras del Tour de Francia, pero eso es casi parte del encanto. El dotwatcher puede estar sentado en un escritorio, siguiendo a los ciclistas a través de una página web, pero empatiza con ellos probablemente más que viendo una etapa del Giro o la Vuelta.

Conoce la sensación de olvidar la comida y correr a una tienda en busca de una barrita Mars más que la de ir en un grupo de 100 personas a 50 kilómetros por hora. Esta empatía, estos sentimientos hacen que la gente vuelva y esto es lo que crea un sentimiento de comunidad tan fuerte.

Como explica Simon, del mencionado artículo de Apidura: “La comunidad de dotwatching de TCR es una gran familia feliz. Hay una serie de “anclas” regulares que mantienen unidos a los observadores. A veces la observación es tensa y en momentos así la familia es muy solidaria”.

Si nunca ha hecho dotwatching, merece la pena. Transpórtate a un mundo de hace un siglo, y una vez que te enganches, le darás a actualizar una y otra vez.