El desierto de Tabernas se convirtió en el escenario de cientos de películas del Oeste porque era una localización real. En su interior pasaban cosas que representaban la realidad, pero el escenario para darle verosimilitud era imprescindible. Había que grabar al sheriff a caballo perdiéndose en las colinas y para eso era perfecto Almería. Después, la tecnología lo cambió todo. La Titan Desert 2020, en cambio, ha escogido un escenario que representa algo que pasó, el Campamento Mini Hollywood, pero todo lo que sucede dentro y encima de la bicicleta es muy real, aunque no sea en el Sahara y Marruecos. 

Compartir:

Para esta tercera etapa el biker venía de dormir en haima, igual que en el desierto marroquí, de despertarse a las 06.00 de la mañana, igual que en el desierto, desayunar con toda la familia Titan Desert, igual que en el desierto y prepararse para ver las 08.00 salir a los primeros y después esperar a su turno. Ya saben, grupos de 50 máximos. Protocolo Covid, que es lo único que ha cambiado con respecto al desierto marroquí.

A partir de ahí esperaba una etapa de 93 kilómetros y 1.600 metros de desnivel que la organización había calificado de nivel 3 sobre cinco, pero que se acabó haciendo dura para todos. Quizás la gran ventaja del Desierto de Tabernas es que a primera hora la temperatura es agradable (14/16 grados) y que hoy, al mantenerse toda la jornada nublada, no se pasaron los 20 grados. Perfecto para ir en bici y no tener que estar pendiente del consumo de agua.

Pero ahí se acaban las comodidades. La etapa hacía un bucle y en su mayor parte discurría por los terrenos kársticos de Sorbas. Zonas de yesos y tierras blancas que no son las peores para rodar, pero que tienen partes que son piedra lisa. De inicio viento ligeramente desfavorable y repechos hasta llegar a la Via Verde de Lucaiena. Esa zona la aprovecharon Márquez y Santurde para hacer su escapada y pasar por delante del grupo de los favoritos por el puesto de control 1.

El asunto se complicaba antes de llegar a Sorbas con el ascenso a La Cantona. Dos kilómetros al 10% con rampas del hasta el 15% que aprovecharon Betalú y Mantecón para irse del grupo de los favoritos y atrapar y soltar a la escapada. Desde allí quedaban todavía dos subidas a la salida de Sorbas y terreno plano por pistas, entre olivos y con viento a favor de vuelta a Tabernas, con el Velefique vigilando para mañana. Por allí Mantecón cogió la responsabilidad de abrir hueco y asegurarse la segunda plaza del podio y Betalú le acabó ganando el sprint en Mini Hollywood y sumando su segunda victoria.

Parece que entre ambos se jugarán el triunfo en esta Titán Desert porque por detrás solo Oller pudo llegar a menos de tres minutos. El grupo más amplio, con 17 ciclistas, entre ellos Marzá y Lamiel (Škoda We Love Cycling) acabó a más de 6 minutos. Tomi Misser (Škoda) finalizó con Claudia Galicia, que se apuntó la tercera etapa consecutiva y ya tiene más de cuarto de hora de ventaja sobre Roura y Gabriel. Michaela Sekulova, la primera de las chicas del Škoda We Love Cycling finalizó séptima.

VIDA EN EL CAMPAMENTO

Al llegar al Campamento lo primero es la cerveza Estrella de Levante y tirar todos los residuos de geles y barritas a la papelera. Y es que la Titan obliga a cada participante a poner su número de dorsal en todos los productos que lleva en el bolsillo para identificar si tira algo al suelo y sancionarle. Después la ducha para quitarse todo el polvo de los yesos de Sorbas y comenzar a recuperar energías en el comedor. Queda revisar y limpiar la bicicleta, que para evitar averías se tiene que hacer todos los días. Dos opciones, o cada uno por su cuenta en el camión e Wurth o utilizando alguno de los mecánicos acreditados en la Titan. También lavar la ropa, porque en el equipaje no caben prendas para todos los días de la Titan Desert y las prendas sudadas suelen generar rozadoras. Bueno, y buscar tendedero improvisado.

Comida, bici y claro, descanso. Hay que estirar, pasar por el masajista o por la sesión de presoterapia de Normatec. Más que nada porque para el jueves queda la etapa reina de la Titan Desert 2020. 106 kilómetros y 2.600 metros de desnivel por la sierra de Filabres con la ascensión al Alto de Velefique, habitual de La Vuelta a España. A algunos les servirá para jugarse la general, pero a la mayoría para demostrarse que después de tres días de esfuerzos pueden afrontar una jornada tan dura y quedarse a un solo día de ser finisher (que no es ‘barato’).

Esta web utiliza cookies

Puedes encontrar más información sobre el procesamiento de tus datos personales a través de cookies y más información sobre tus derechos en ""Información sobre el procesamiento de datos personales a través de cookies y otras tecnologías web"". A continuación puedes aceptar tu consentimiento para el procesamiento de tus datos personales para estadísticas y análisis del comportamiento del usuario.