La forma en que viajamos al trabajo en las grandes ciudades ha cambiado en los últimos años. Usamos menos coches, más transporte público y más bicicletas. ¿Cómo influyen los sistemas de bicicletas de alquiler compartidas en esta tendencia? Echemos un vistazo a lo que realmente importa para la gente que está tratando de decidir si subirse a una bicicleta o tomar el coche.

Compartir:

El uso de las bicis de alquiler compartidas sube en EEUU

Los sistemas de bicicletas compartidas ya son populares en ciudades de Europa y Asia. En 2010, sólo 4 ciudades en los EE.UU. tenían sistemas de bicicletas compartidas, pero este número aumentó a 50 en 2016.

“En general, andar en bicicleta es bueno y saludable, y significa menos contaminación y tráfico, pero puede ser costoso y la gente se preocupa por el robo de sus bicicletas y cosas así”, dice Dafeng Xu, profesor asistente de la Escuela Evans de Políticas Públicas y Gobernanza de la Universidad de Washington. “Compartir la bicicleta resuelve algunos de estos problemas porque la gente no necesita preocuparse por el costo y el robo”.

En ciudades donde se han introducido sistemas de bicicletas compartidas los desplazamientos en bicicleta aumentaron un 20%, según el nuevo estudio de Xu. “Este estudio muestra que los sistemas de bicicletas compartidas pueden llevar a la población a desplazarse en bicicleta”, defiende Dafeng Xu.

Miles de bicicletas compartidas en Nanjing,  China’s JiangsuProvince. © Profimedia


En las ciudads con bicis compartidas hay más desplazamientos en bici

Los investigadores analizaron 9 años de estadísticas demográficas y de viajes al trabajo junto con datos de compañías de bicicletas compartidas de 38 ciudades americanas para poder estimar el uso de bicicletas compartidas en los viajes al trabajo. Encontraron que de 2008 a 2016, tanto en las ciudades donde se comparten bicicletas como en las que no se comparten, la tasa de desplazamientos en bicicleta aumentó, mientras que los desplazamientos en coche disminuyeron. Pero en las ciudades donde se comparte la bicicleta, el aumento de los desplazamientos en bicicleta y el uso del transporte público fue mucho mayor. Aquí están los números:

En 2008, en las ciudades donde se comparte la bicicleta, el 66% de las personas que se desplazan diariamente al trabajo utilizan el automóvil, el 1% la bicicleta y el 22% el transporte público. En las ciudades donde no se comparte la bicicleta, el 88% de los viajeros utilizaron coches, menos del 1% bicicletas y el 4% transporte público.

En 2016, las ciudades que compartían la bicicleta tenían un 59% de viajeros que usaban coches, un 1,7% de bicicletas y un 26% de transporte público. En las ciudades donde no se comparte la bicicleta, el 83 % de los viajeros utilizan el coche, el 1 % la bicicleta y el 6 % el transporte público.

Las bicicletas de alquiler aumentan los traslados en bici. © Profimedia


Cuanto mayor es el sistema de alquiler, más desplazamientos

En general, las ciudades con mayores sistemas de intercambio de bicicletas también experimentaron aumentos más pronunciados en los desplazamientos en bicicleta. “Esto no es sorprendente. Un gran sistema de bicicletas compartidas significa una mayor densidad de bicicletas públicas y por lo tanto es más accesible para los viajeros”, dice Xu. “En contraste, tristemente, el sistema de Seattle luchó por atraer a los viajeros y finalmente fue condenado después de tres años de funcionamiento debido en parte a su tamaño relativamente pequeño”.

Compartir bici influye más que los carriles bici

Las tendencias de más viajeros en bicicleta en las ciudades que comparten la bicicleta se mantuvieron incluso cuando se controlaba la expansión de los carriles bici protegidos de una ciudad. En general, el número de ciclistas que se desplazan diariamente al trabajo podría crecer”, dice Xu, “si las comunidades y las empresas de bicicletas compartidas hacen cambios que puedan aumentar el atractivo de los desplazamientos en bicicleta: añadir carriles para bicicletas en las calles de la ciudad, ampliar los programas a las comunidades periféricas o aumentar el tiempo de alquiler permitido”. Muchas de las bicis compartidas, por ejemplo, están paradas sólo hasta media hora antes de que el usuario tenga que pagar por un nuevo viaje”.

Esta web utiliza cookies

Puedes encontrar más información sobre el procesamiento de tus datos personales a través de cookies y más información sobre tus derechos en ""Información sobre el procesamiento de datos personales a través de cookies y otras tecnologías web"". A continuación puedes aceptar tu consentimiento para el procesamiento de tus datos personales para estadísticas y análisis del comportamiento del usuario.