Es cierto que desde hace varios años las prueba cicloturistas han adquirido un matiz más competitivo. El ciclista aficionado se las toma como un reto y suele centrarse en mejorar su rendimiento. Pero, aún así, sigue habiendo paisajes impresionantes de las cicloturistas que no se olvidan, aunque vayas en agonía. Aquí tienes alguno.

Compartir:

PORTALET EN LA QH


Es cierto que la QH se toma como una competición y que muchos participantes buscan rebajar el tiempo de años anteriores o mejorar una marca. Pero, en el fragor del esfuerzo, es imposible no contemplar la belleza del Pirineo francés durante los últimos ocho kilómetros de ascensión. El Portalet es el juez de la QH, pero también su paraje más bello.

SELLA EN MARATONA DLS DOLOMITAS


En la Maratona dls Dolomitas conviene siempre tomarse un respiro al inicio de la prueba. Su intensidad es tal que en los primeros 55 kilómetros se suben cuatro puertos de montaña y se superan casi 2000 metros de desnivel. Pordoi tiene tornantis e historia, pero el paso por el Sella, con todo el macizo, es impresionante. Si no vas con prisas es obligatorio parar en la cima y hacer una foto (si no después te queda Val Gardena, que tampoco tiene nada que envidiar)

GALIBIER EN MARMOTTE ALPES


Para llegar a la cima del Galibier en Marmotte Alpes hay que remar mucho. Y después de allí todavía queda mucho trecho por subir en Alpe d Huez. Así que, pese a que es una marcha ciclodeportiva y hay tiempo total, un descanso en el avituallamiento de la cima para ver el paisaje (si es que esta el día despejado) ayuda a sobrellevar un evento de más de 5.000 metros de altitud.

TOURMALET MARMOTTE PIRINEOS


La Marmotte Pirineos es una de las marchas más duras de Europa. Salen más de 5.000 metros de desnivel y se suben cinco puertos. El rey de la zona es el Toumarlet, que se asciende hasta en dos ocasiones, en la primera por la cara de Luz St Sauver, en la segunda por La Mongie. En cualquiera de ellas al llegar a la cima el paisaje es espectacular.

LAGO DE COMO GIRO DE LOMBARDIA


Desde hace dos años el Giro de Lombardia tiene su versión cicloturista. Pese a que la carrera profesional tiene diferentes trazados, han elegido la formula más paisajistica, la que se inicia y finaliza en el Lago de Como. Desde allí se afrontan las subidas a la Madonna del Ghisallo y al Muro di Sormano, pero la sensación de entrar en el lago no tiene igual.

 

CIMA DEL PICO DE LAS NIEVES.
CRONOESCALADA GRAN CANARIA


Gran Canaria es una desconocida para el gran público cicloturista, pero tiene una de las ascensiones más duras de Europa, la cronoescalada al Pico de las Nieves. Se hace en diciembre y se sube desde la playa hasta los 2.000 metros de altitud en poco más de 20 kilómetros. Desde la cima, las vistas son espectaculares y en los días claros incluso se llega a ver el Teide de la vecina Tenerife.

 

LAS COLINAS DE LA TOSCANA. STRADE BIANCHE


Si por algo es famosa La Toscana es por sus colinas, sus paisajes y la estampa de sus ciudades. Todo eso lo ha aprovechado la Strade Bianche para hacer una cicloturista en los alrededores de Siena, que además incluye tramos de tierra, para hacer más épico y vintage el recorrido. Los 140 kilómetros de la versión más larga discurren por pequeñas cotas, pero el final, en la Piazza del Campo, no deja indiferente a nadie.

Esta web utiliza cookies

Puedes encontrar más información sobre el procesamiento de tus datos personales a través de cookies y más información sobre tus derechos en ""Información sobre el procesamiento de datos personales a través de cookies y otras tecnologías web"". A continuación puedes aceptar tu consentimiento para el procesamiento de tus datos personales para estadísticas y análisis del comportamiento del usuario.