La primera semana del Tour de Francia 2019 esta siendo muy buena para el país anfitrión, con Julian Alaphilippe, de 27 años, del Deceuninck-Quick Step, convirtiéndose en el primer francés en vestir el maillot amarillo del líder de la carrera desde 2014.

Compartir:

Su audaz escapada en una corta subida cerca del final de la tercera etapa hizo que los comentaristas de la televisión francesa se entusiasmaran y les hizo pensar que este podría ser el año en el que un ciclista francés podría vestirse de amarillo en los Campos Elíseos al final de la carrera, el 28 de julio. Un recordatorio: ningún francés ha ganado el Tour desde Bernard Hinault, en 1985 – hace 34 años.

Tras la horrible caída de Chris Froome, que le impidió competir, la carrera de este año está inusualmente abierta, a pesar de que el ganador del año pasado, Geraint Thomas, del Team Ineos de Froome, debe ser considerado un pequeño favorito para repetir la hazaña. El segundo puesto de su equipo en la contrarreloj por equipo ha suscitado dudas sobre si dominará la carrera. Aunque los segundos de ventaja de la Planche delles Belles Filles le ha dado más autoridad.

Can Geraint Thomas defend the title? © Profimedia, Polaris

 

La contrarreloj por equipos fue una de las muchas sorpresas que ha producido la primera semana del Tour. El equipo holandés Jumbo-Visma venció a Ineos por 20 segundos, lo que es mucho para una etapa de 27,6 kilómetros. Por lo tanto, Jumbo-Visma consiguió su segunda sorprendente victoria de etapa, después de que Mike Teunissen ganara el sprint de la primera etapa a Peter Sagan.

Si un ciclista francés puede poner fin a la larga sequía de victorias del país de origen, es probable que sea Thibaut Pinot, del equipo Groupama-FDJ. Ha tenido una excelente primavera, ganando el Tour de Ain y el Tour du Haut Var. Se saltó el Giro de Italia y ya terminó tercero en el Tour 2014. En la etapa de los Vosgos ya demostró su fuerza al final.

Peter Sagan is already wearing green. © Profimedia, AFP

 

Si Pinot ganase seria una novedad para una carrera que durante la mayor parte de este siglo ha sido demasiado predecible. Entre Lance Armstrong y el Team Sky han ganado 12 de las 18 ediciones anteriores, todas de la misma manera, por lo que el Tour a menudo parecía un desfile militar muy largo y agotador, más que una competición. La carrera de este año ha empezado con sorpresas, y si tenemos suerte nos seguirá sorprendiendo hasta el final.

Sin embargo, sobre la base de la quinta etapa del miércoles, no habrá ningún ganador sorprendente de la camiseta verde. La facilidad con la que el eslovaco Peter Sagan superó a sus rivales en el sprint hasta la meta sugiere que el ciclista del Bora-Hansgrohe está en su habitual y excelente forma y, salvo lesión o accidente, es probable que se convierta en el primer ciclista en ganar siete títulos de clasificación por puntos en el Tour de Francia. A menos, por supuesto, que la carrera tenga otra sorpresa para nosotros.

Esta web utiliza cookies

Puedes encontrar más información sobre el procesamiento de tus datos personales a través de cookies y más información sobre tus derechos en ""Información sobre el procesamiento de datos personales a través de cookies y otras tecnologías web"". A continuación puedes aceptar tu consentimiento para el procesamiento de tus datos personales para estadísticas y análisis del comportamiento del usuario.