En sus inicios la bicicleta era para viajar. Un medio para descubrir nuevos mundos. Fitur es las feria de turismo más grande de España y una de las mayores del mundo. Entre su oferta la bicicleta sale por casi cualquier stand, ya sea para ofrecer lugares paradisíacos que recorrer en nuestra montura, escalar montañas, descubrir nuevos territorios, participar en eventos o conocer hoteles que se preocupan especialmente por el ciclista. 

En Fitur para ciclistas nos hemos detenido en los diversos modelos de integración del ciclismo en el turismo. Pese a que no tiene un lugar propio y separado dentro de la Feria, es fácil encontrar destinos ciclistas en casi todos los stands de cada una de las regiones españolas y de los países, más de un centenar, que expusieron sus destinos.  Sobre todo a través de la promoción pública.

Los patronatos de Turismo autonómico y local han encontrado en el ciclismo un modelo para desestacionalizar las visitas de los turistas, sobre todo en Cataluña, Levante, Andalucía e Islas Baleares, o de promocionar la naturaleza y el turismo rural en Extremadura, Aragón, Asturias o Castilla-La Mancha. La Vuelta a España y los eventos cicloturistas también tuvieron su lugar en los stands españoles de Fitur.

El cicloturismo internacional llama a conocer sus países a través de la bicicleta. Desde largas pedaladas por el Danubio o los muros de Flandes a aventuras en Nepal, Marruecos, Argentina, México o Costa Rica.

Aquí tienen algunos de los ejemplos del Turismo Ciclista de Fitur 2018

Ciclamadrid

Si pide a un ciclista cual es su lugar ideal para unas vacaciones en bici, muy pocos dirán que la Comunidad de Madrid. La ciudad se tiene como un lugar incómodo para el ciclista y sus alrededores son poco conocidos más allá de la Sierra de Guadarrama por su vinculación con La Vuelta a España. Para romper con ese mito nació Clicamadrid.  El proyecto iniciado por la Comunidad de Madrid ya ha señalizado más de 1.200 kilómetros de carreteras y caminos por toda la región. El sentido es circular y permite rodear Madrid a golpe de pedal.

Para completarlo incorpora datos de empresas que organizan Tours, lugares donde alquilar bicicletas, hoteles con sensibilidad hacia los ciclistas o lugares gastronómicos para hacer una parada.

Cycling Friendly Mallorca

En el caso de Cycling Friendly su nacimiento no tiene nada que ver con la inversión pública, más bien al contrario. La web se creó para enseñar las rutas ciclistas de Mallorca, una de las islas con más turismo ciclista del mundo, y cubrir una necesidad que demandaban los turistas, sobre todo extranjeros, y que no estaba cubierta por la administración pública.


Lo que se inició con un puñado de rutas y altimetrías recoge ahora centenares de opciones para conocer Mallorca en bici y subir todos sus puertos de montaña. Además ha incorporado hoteles con el sello de calidad Cycling Friendly, es decir, adaptados a ciclistas, un apartado para alquilar bicicletas, otro para reservar coches, otro para conocer los bares en los que parar al avituallamiento, uno más con tiendas ciclistas… Incluso para organizar tu viaje desde la propia página web.

La Vuelta a España

El gran activo que ‘vende’ la organización de La Vuelta no es la competición pura, sino todo el negocio que genera a su alrededor. Y una gran porción está relacionada con el turismo. Por un lado las ciudades que acogen las salidas y metas de la ronda española buscan dar a conocer su destino a través de la televisión y la publicidad que aporta la presencia de la Vuelta allí. Esa visibilidad está destinada a un público que, ya sea ciclista o no, conoce los encantos de la zona a través de los medios y, tarde o temprano, acude a visitarla.


Pero La Vuelta también tiene un efecto inmediato sobre la economía turística local. Solo la caravana de la carrera y la presencia de 22 equipos y todos sus auxiliares ocupa en la zona más de medio millar de plazas hoteleras. Y después están los aficionados al ciclismo que se desplazan para ver en directo la competición.

Por eso el director de La Vuelta, Javier Guillén, hizo un paseo itinerante por casi todos los stands de Fitur. Desde Málaga y Andalucía para presentar los primeros días de competición a Murcia, Salamanca, Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco y Andorra.

 

Aragón y la Quebrantahuesos

El caso más paradigmático de cómo un evento cicloturista puede dar a conocer y poner en valor a una región. Fitur volvió a ver en el stand de Aragón la presentación de la Quebrantahuesos. Cada año esta marcha cicloturista lleva a Sabiñánigo y al Valle de Tena aragonés a más de 8.000 ciclistas a participar en su prueba más larga y 3.000 en La Treparriscos, la versión más corta. Además de unos 4.000 acompañantes. Y todo por un mínimo de dos noches.

El impacto que genera no se queda ahí, porque estos números los lleva manteniendo durante las ediciones de los últimos diez años. Incluso durante los meses previos la zona recibe a ciclistas para entrenar con vistas a la prueba que en 2018 se celebrará a finales del mes de junio. Su repercusión ha sido desde años tenida en cuenta por el Gobierno de Aragón, que la utiliza como uno de sus puntales en la Feria de Turismo.

No fue la única. La Gran Fondo Ézaro  estuvo presente en el stand de Galicia, La Andalucia Bike Race y La Indomable se presentaron en el pabellón de Andalucía , la Jamón Bike también estuvo en el de Aragón.

Israel y el Giro de Italia

Israel siempre ha sido un gran destino de turismo religioso y cultural pero en 2018 también ha apostado por el ciclismo para atraer a aficionados. El gran evento será el Giro de Italia, que a principios de mayo comienza por primera fuera de Europa y lo hace en Israel con tres etapas, la primera desde el mismo Jerusalen. La oficina de turismo por medio de los Tour Operadores locales ya han creado packs para el Giro.


Pero el Giro solo irá un año a Israel y el objetivo promocional es dar a conocer otros eventos anuales como la Gran Fondo del Mar Muerto. Una cicloturista que rodea al Mar Muerto y que se celebra cada año a finales del mes de marzo.

 

Pedaleando por Oaxaca (México)

Uno de los países más activos de Fitur siempre es México. Su stand es de los mayores de la Feria y en él se encuentran destinos ciclistas, sobre todo para MTB, aunque en los últimos años han apostado por las pruebas de GF para carretera en Monterrey y Cozumel.

Sin embargo la vegetación y los paisajes naturales mexicanos invitan a descubrirla en BTT y más si es una de las regiones más desconocidas y lejos de los circuitos habituales como Oaxaca. Situada en el suroeste del país y con salida al océano Pacífico tiene las dos versiones. La dureza y los trails de la Sierra Madre y la tranquilidad de las playas de Huatulco.

Pedaleando por Oaxaca (México)

Uno de los países más activos de Fitur siempre es México. Su stand es de los mayores de la Feria y en él se encuentran destinos ciclistas, sobre todo para MTB, aunque en los últimos años han apostado por las pruebas de GF para carretera en Monterrey y Cozumel.

Sin embargo la vegetación y los paisajes naturales mexicanos invitan a descubrirla en BTT y más si es una de las regiones más desconocidas y lejos de los circuitos habituales como Oaxaca. Situada en el suroeste del país y con salida al océano Pacífico tiene las dos versiones. La dureza y los trails de la Sierra Madre y la tranquilidad de las playas de Huatulco.

Nepal en bicicleta 

Si hay algo que le pueda gustar  a un ciclista es llegar a lo más alto y las montañas más elevadas están en Nepal. Por eso en Fitur siempre la curiosidad llama a las puertas del país del Everest. Está claro que a 8000 metros de altitud es imposible, pero está la ilusión de afrontar un reto similar al Catching Bread de Skoda.  En su página web oficial el Gobierno de Nepal tiene un apartado para ciclistas de MTB con algunos de los destinos.

Aunque siempre en estos lugares es más recomendable echarse en una manos de alguna agencia turística especializada. No es difícil encontrar retos como ascender hasta los 5.400 metros en las cercanias del Annapurna o al LupraPass de 4.200 u otros más tranquilos alrededor del valle de Pokhara.