Hay dos tipos de personas en este mundo – las que aceptan los cambios y las que no. Y en pocas áreas hay tanta división de opiniones como en el turismo.

Compartir:

Dicho esto, el turismo en bicicleta está en auge, y con él una gran cantidad de beneficios. Escuchamos hablar mucho de las bondades del ciclismo en las grandes ciudades: Las bicicletas londinenses del Banco Santander se han asimilado con facilidad y rapidez y en Barcelona el paisaje mismo de la ciudad está siendo transformado por los viajeros de dos ruedas.

En las comunidades pequeñas, sin embargo, los efectos del turismo en bicicleta son menos conocidos, pero están causando un gran impacto. Hay un boom en el sector de viajes ciclistas. Para quien no esté familiarizado con ellos. Son independientes u organizados para rutas, aventuras, eventos, carreras por etapas, carreras de un día o tour para ver una atracción local y conocer las montañas de Utah o los caminos del vino de California.

Desde los ciclistas de larga distancia hasta los que buscan placer a corta distancia, los turistas en bicicleta suelen ser viajeros con recursos confundidos con los viajeros de bajo presupuesto. Gastan  en la comunidad sin aumentar la contaminación, mantienen las atracciones vivas y contribuyen al crecimiento y la prosperidad. En resumen, lo que toman es mínimo y lo que dan es extenso.

Twin Bridges Bike Campsite

Un bello ejemplo ilustrado por la revista Bicycle Times Magazine es el de Bill White, de Twin Bridges, Montana, quien notó la tendencia ciclista en la zona y desarrolló un punto de parada nocturna para los ciclistas. Como resultado del espíritu empresarial de White, la ciudad experimentó una enorme afluencia de ciclistas y al final de la primera temporada, más de 300 ciclistas aprovecharon las facilidades de Twin Bridges, dejando más que suficiente dinero de donación para pagar los 9.000 dólares del edificio de refugio.

Esto, por supuesto, es ilustrativo de los beneficios más amplios del turismo en bicicleta en las pequeñas comunidades, porque no sólo existe una oportunidad para el crecimiento de negocios cuanta más gente pasa por la zona, sino que la infraestructura desarrollada para los turistas en bicicleta a veces puede ser utilizada también por las comunidades locales.

En 2012, un estudio de Travel Oregon mostró que el turismo en bicicleta generó $400 millones en beneficios económicos para el estado, creando un auge en el empleo, la venta al por menor, los servicios de alimentación y el alojamiento. En Alemania, el 10% de todos los ingresos del turismo se generan por el turismo en bicicleta, y un estudio realizado en 2007 por Sustainable Tourism CRC demostró que los viajeros en bicicleta representan el 9% de todas las visitas al extranjero, tanto en Dinamarca como en Irlanda.

Lo maravilloso es que estos beneficios se están viendo en todo el mundo. La Asociación de Ciclismo de Aventura citó varios estudios que muestran el impacto positivo del turismo de ciclismo en las pequeñas comunidades. Por ejemplo, afirmaron que “un estudio de 2014 realizado por la Cátedra Transat de Turismo de la UQAM en la provincia de Quebec demuestra que los cicloturistas gastan una media de 214 dólares diarios, un 6% más que otros tipos de turistas mientras hacen ciclismo en la red ‘La Route Verte’.  En Europa, por su parte, un estudio de impacto económico realizado en 2012 y financiado por el Parlamento Europeo muestra un impacto de 44.000 millones de euros (48.000 millones de dólares) causados por los 2.300 millones de viajes en bicicleta en Europa.

People enjoying a spring evening in the Parc La Fontaine, Quebec.

 

Lejos de las cifras, los beneficios tangibles de todo este turismo de dos ruedas es una comunidad más sana, un impulso a los negocios locales y un incentivo para mejorar la infraestructura, que beneficia tanto a los residentes como a los turistas. Puede resultar en una disminución de la congestión donde el turismo en bicicleta reemplaza al turismo tradicional, y a largo plazo puede crear puestos de trabajo y mejorar el mercado para que las áreas locales perpetúen los beneficios.

A diferencia de otros turistas, los cicloturistas no sólo utilizarán restaurantes, sino también tiendas para abastecerse en ruta, y también existe la ventaja inconmensurable de sentirse bien, ya que existe una buena voluntad generada por la camaradería de los ciclistas que tiene un efecto positivo en las comunidades a las que llega, y de manera crucial para los individuos que viven en ellas.

Esta web utiliza cookies

Puedes encontrar más información sobre el procesamiento de tus datos personales a través de cookies y más información sobre tus derechos en ""Información sobre el procesamiento de datos personales a través de cookies y otras tecnologías web"". A continuación puedes aceptar tu consentimiento para el procesamiento de tus datos personales para estadísticas y análisis del comportamiento del usuario.