Antes de los escándalos de dopaje el Tour de Francia era visto como una de las competiciones deportivas más gloriosas del mundo. Ahora, con el ciclismo más limpio, está volviendo a ser considerado un deporte más glamouroso. Sin embargo, muchos aficionados todavía recuerdan aquel ciclismo del pasado en el que las gestas y los héroes era indudables. Aquí tiene una serie de fotografías que nos trae el recuerdo de aquel tiempo. 

 

Octave Lapize empuja la bicicleta en la cima del Tourmalet en 1910. Fue la primera vez que el Tour coronó esa mítica cima. Ese año Lapize ganó el Tour.

 

El Tour no salió de Francia en sus primeras décadas. En 1951 los organizadores introdujeron el Puy de Dome y el Mount Ventoux. Esta fue la primera subida al Gigante de la Provenza. En la foto míticos como  Hugo Koblet, Gino Bartali, Lucien Lazaridès y Raphael Géminiani.
Aunque no era un escalador, Jacques Anquetil también dominaba la montaña, pero eso venció cinco Tours de Francia (1963)

 

Hippolyte Aucouturier ganó el segundo Tour de Francia en 1904, pero fue descalificado más tarde porque había comprado a la mayoría de los 87 ciclistas que participaron en la carrera. Henri Desgrange, fundador del Tour, llegó a preocuparse de que aquella polémica le arruinase la competición. 
Raymond Poulidor era un tipo duro. En 1968 todo lo iba bien hasta que chocó contra una moto de prensa. Se levanto y volvió a montarse en la bici para acabar la carrera. Al día siguiente comprobó que sus lesiones eran demasiado graves y tuvo que abandonar. 
Eddy Merckx en 1969, cuando ganó el primero de sus cinco Tour de Francia.

 

Los granjeros franceses aprovecharon la popularidad del Tour de Francia para hacer una huelga en 1974. 
Philippe Thys (a la derecha) marcó un nuevo record de tres victorias en 1920. Desgrange dijo más tarde que si la guerra no hubiese robado a Thys sus mejores años seguramente habría ganado más de tres Tours. 
Gino Bartali en la cima del Tourmalet. La II Guerra Mundial arrebato a Gino el piadoso sus mejores años como ciclista, pero lo sustituyó por una hazaña más épica. Salvó la vida de más de 800 judíos.