ŠKODA logo

Restaurar la vieja bici inglesa de 3 marcha de su abuelo le abrió los ojos sobre la libertad de salir en bici a Sean Duncan, un profesional de los medios digitales. Un año después, este chico de 25 años se llevó una flamante Dawes Galaxy de 2016 de viaje por las famosas destilerías de whisky de Islay.

La grandeza de salir al aire libre

Inspirado por los vídeos de supervivencia al aire libre que había visto en internet, Duncan asistió a un curso de habilidades de supervivencia impartido por la empresa Woodlore, en Ray Mears. Duncan empezó a planear viajes condicionados a cargar todo lo que necesitaba, incluidas la comida y la tienda de campaña, y admitió estar obsesionado con los detalles sobre cómo llevar encima los bártulos de camping.

La bicicleta

Duncan se había esforzado siempre en encontrar una manera fácil de llegar al destino por su propio pie. Pero habiendo desmontado y montado de nuevo una bici, se dio cuenta de que con un mínimo mantenimiento esta podría llevarle lejos.

img_20160909_203817

La Dawes Galaxy fue levemente modificada. Duncan usó el sillín Brooks B17 de la bici de 3 marchas de su abuelo, le puso un portabultos para sus dos alforjas Ortlieb City y así podía cargar la comida,  su tienda de campaña y quizá algunos recuerdos de sus visitas a las destilerías…

El whisky y sus recompensas

Hay muchas recompensas al hacer un viaje por destilerías de whisky, el más obvio es el mismo whisky. Islay es hogar de muchas destilerías famosas, incluyendo Lagavulin, la preferidad de Ron Swanson.

img_20160904_145207

Con las destilerías Ardbeg, Bowmore y Laphroaig todas a una pedalada de distancia, Duncan tuvo tiempo de sobra para dar un par de tragos de “recuperador”.

¿Qué mejor sitio para probar uno de los mejores whiskies del mundo que en su hábitat natural? Sentir el color y el clima de Islay desde una bici se ha añadido oficialmente a la lista de cosas por hacer del equipo de WeLoveCycling. ¿Puede haber una recompensa mejor?

img_20160904_145030

Fotos por cortesía de Sean Duncan