No hay nada que te hiele más la sangre que darte cuenta que tu bici no está atada a la barandilla donde la dejaste. Muchos de nosotros recurrimos a gadgets para rastrear nuestra bici, pero ¿en cuales vale la pena gastarse el dinero?

Etiquetas de radiofrecuencia RFID

Si lo que buscas es un dispositivo discreto y fácil de usar, prueba IMMOBITAG. Tienen un buen precio, son pequeñas y fáciles de instalar en casi cualquier hueco del cuadro de tu bici. Incluso las pegatinas de advertencia puede que disuadan a los ladrones de bicis, especialmente aquellos ya conocidos por la policía.

La policía recoge frecuentemente bicis robadas que han ido cambiando de manos en el mercado negro por todo el mundo. Si la policía encuentra tu bici, INMMOBITAG espera que escaneen tu bici en búsqueda de etiquetas RFID para comprobar si tu ID única está en su base de datos.

Entonces la policía te llama para recoger tu bici. Dicho esto, las pegatinas de advertencia pueden alertar a los ladrones de bicis, indicándoles exactamente lo que están buscando. Un golpe certero con un destornillador puede quitar un IMMOBITAG sin que nadie se dé cuenta.

Dispositivos GPS a la vista

El Boomerang es un sistema GPS montado entre el portabidones y el cuadro. Puedes descargar una aplicación, y te dirá exactamente dónde está tu bici. Incluso te notifica en caso de que tu bici se mueva inesperadamente, de modo que puedas estar al tanto de sus movimientos. Sólo ver el Boomerang puede disuadir a los ladrones.

Desafortunadamente, todos los gadgets de seguridad son tan fuertes como su componente más débil. El Boomerang puede ser retirado con una llave dinamométrica. Aunque es raro que un ladrón lleve encima las puntas adecuadas, estas son fáciles de robar en las zonas donde tu bici es más probable que esté atada, zonas comerciales.

Dispositivos GPS invisibles

Si no quieres que los ladrones sepan que tu bici puede ser rastreada, prueba el Sherlock. Cabe dentro del manillar y parece el típico tapón de la cinta.

Un ladrón podría intentar quitar la cinta del manillar para encontrar el Sherlock, pero este necesita una llave hecha a medida para retirarse, algo que no se encuentra fácilmente en zonas comerciales urbanas. El Sherlock te alerta también en caso de que tu bici se mueva inesperadamente, y la ubica con una precisión de 5 metros.

A lo mejor lo único que tienes que hacer es atar tu bici de manera segura 

La mejor medida para disuadir ladrones es una bici bien atada. Los candados de alta gama son la mejor opción, pues los ladrones no quieren pasar mucho tiempo cortando el duro metal por si el propietario vuelve pronto.

Los dispositivos de rastreo funcionan cuando los ladrones se vuelven vagos, ten en cuenta que son tu última línea de defensa en la guerra contra el robo de bicis.