En las últimas semanas la bicicleta y el ciclismo urbano se han destapado como una de las vías para disminuir los posibles contagios por coronavirus en las grandes ciudades. Es un transporte limpio, eficiente y que sobre todo evita las masificaciones de los transportes públicos, de ahí que hayan surgido iniciativas públicas para fomentar el uso de la bicicleta.

Compartir:

Una de las últimas en sumarse a la vía del ciclismo urbano ha sido la Comunidad de Madrid, que también es una de las más afectadas por el coronavirus. Y se une a la que ya lanzaron en Valencia. Los madrileños que se compren una bici tendrán una ayuda del 50% del precio hasta 500 euros y, además, ya ha anunciado que ampliará la red de carriles bici de la ciudad.

Lo Madrid solo es un ejemplo de un proyecto más amplio que se anunció hace una semana por parte del Gobierno central y que propone a la bicicleta como uno de los medios de transporte clave para no saturar el tráfico de las grandes ciudades. Desde AMBE, que será uno de los interlocutores con el Gobierno, ya se reclamaron algunas medidas como el tipo de IVA reducido (10%) para la bicicleta o el Bono directo para la compra de bicicletas como medio de transporte

Sin embargo todas estas iniciativas llegan cuando los usuarios ya han tomado conciencia de que el ciclismo urbano es útil en grandes ciudades. Los mejores ejemplos vienen de las tiendas y talleres mecánicos del sector, saturados estos días con las reparaciones de bicicletas olvidadas en el trastero y que ahora salen para combatir el miedo que a algunos produce viajar en transporte público.

El otro indicador viene de la venta de bicicletas. Desde hace un mes es prácticamente imposible encontrar en las webs de tiendas online y marcas los modelos más económicos, menos de 1000 euros, ya se de bicicletas de carretera, mtb, híbridas o urbanas. Asi lo ha certificado AMBE, que cifra en un aumento del 400% las ventas de las bicicletas más económicas (hasta 1.000 euros) desde que se inició la desescalada.

Las grandes ventajas del ciclismo urbano frente al transporte público en tiempos del coronavirus pasan por:

  • – Ayuda a salvaguardar el distanciamiento físico recomendado frente al Covid-19. En solitario y sin aglomeraciones.
  • – Es rápido, versátil y no genera largas esperas como el transporte público.
    – Ayuda a mantener un buen estado físico y saludable.
  • El boom no solo ha sido en España. En otros países sin tanta tradición ciclista y afectados por la crisis del coronavirus también se han disparado las ventas en las grandes urbes. Desde Estados Unido al Reino Unido y algunos países ya han ido incorporando medidas para fomentar el ciclismo urbano. Lo han hecho Francia, Italia y Alemania y la tendencia seguirá creciendo.

 

 

Esta web utiliza cookies

Puedes encontrar más información sobre el procesamiento de tus datos personales a través de cookies y más información sobre tus derechos en ""Información sobre el procesamiento de datos personales a través de cookies y otras tecnologías web"". A continuación puedes aceptar tu consentimiento para el procesamiento de tus datos personales para estadísticas y análisis del comportamiento del usuario.