¿Alguna vez te has preguntado, como yo lo he hecho, qué tienen los corredores profesionales de carretera en sus bicis que tú no tienes (además de un corredor profesional, quiero decir)? Las carreras profesionales se maneja dinero – dinero de premios, dinero de los fabricantes cuyas bicicletas y piezas variadas se utilizan en carreras de alto nivel y, por supuesto, de los patrocinadores. Así que los equipos invertirán para que las bicis tengan un rendimiento tan optimizado como los ciclistas. O, dicho de otra manera, se necesita dinero para hacer dinero.

Compartir:

Pero muchas de las cosas en una bici profesional no tienen nada que ver con el rendimiento. Por ejemplo, el nombre del corredor que posee la bicicleta suele aparecer en una pegatina pegada al tubo superior del cuadro y, cada vez más, en las ruedas. Esto es importante porque aunque las ruedas son idénticas, los diferentes corredores prefieren diferentes presiones de los neumáticos.

Y están las los dorsale, fijados ya sea al freno trasero con un adaptador especial o a la tija del sillín. Además de ayudar a identificar a un corredor en el pelotón (junto con los números del maillot), esto ayuda a los mecánicos del equipo con la disposición de las bicicletas de repuesto en la parte superior del coche del equipo.

Pero, por supuesto, hay importantes diferencias de diseño entre una bicicleta de carretera genérica comprada en una tienda y una bicicleta del Tour de Francia. La diferencia más común es probablemente la longitud e inclinacion de la potencia que prefieren los ciclistas profesionales porque les permite llegar muy bajo en la parte delantera. Esto mejora la aerodinámica y les permite estirarse.

Hace décadas, los corredores tenían los cuadros de acero hechos a medida para adaptarse a ellos, pero hoy en día, la mayoría de ellos tienen que usar un tamaño de cuadromarco de carbono de serie. Como resultado, montarán un cuadro de menor tamaño y luego adaptarán el alcance con una potencia muy larga, de hasta 140 mm e incluso 150 mm.

El corredor profesional de carretera también utiliza neumáticos tubulares que se pegan a la llanta – a menudo a una rueda de carbono, que es la configuración más ligera porque la construcción de la llanta es más simple. Otra razón por la que los profesionales utilizan neumáticos tubulares es que pueden seguir rodando con un pinchazo, a velocidad reducida, hasta que se pueda cambiar la rueda afectada. Como sabemos, eso no es posible con un neumático con cámara de aire, que incluso puede explotar peligrosamente cuando se pincha.

Egan Bernal mira su bicicleta durante un homenaje celebrado en su ciudad natal, Zipaquirá, en Cundinamarca, Colombia, el 7 de agosto de 2019. © Mauricio Duenas Castaneda / EPA / Profimedia

 

Las bicicletas profesionales también tienen casetes inmaculados porque las bicicletas se limpian totalmente después de cada entrenamiento y carrera, para evitar que la suciedad y el polvo se acumulen en las preciosas piezas móviles. Y las cadenas se cambian con frecuencia para que no haya peligro de que se rompan durante una etapa o una carrera.

A los profesionales también les gusta poner medidores de potencia en sus bicicletas para que su entrenamiento sea correcto e incluso para analizar una etapa en términos de energía utilizada y otras mediciones. Esto permite a un corredor apuntar a la salida de energía esencial durante una contrarreloj o seguir el trabajo realizado en una escapada. Por último, casi todas las bicis profesionales de hoy en día se han vuelto eléctricas – en términos de cambios, en cualquier caso. Una vez superado el escepticismo inicial sobre la practicidad de los cambios electrónicos, casi todos los profesionales se subieron al carro.

Los beneficios incluyen menos mantenimiento, cambios más precisos y rápidos, menor desgaste de la cadena y la facilidad de permitir múltiples ubicaciones para los cambios, haciendo que el cambio sea tan simple como pulsar un botón. Los cambios electrónicos tampoco empeoran con el tiempo o en malas condiciones como pueden hacerlo los cables. Por ejemplo, si tus manos están vibrando cuando conduces sobre una superficie como los adoquines, es mucho más difícil cambiar de marcha con una palanca mecánica que simplemente pulsando un botón de cambio de marchas electrónico.

Esta web utiliza cookies

Puedes encontrar más información sobre el procesamiento de tus datos personales a través de cookies y más información sobre tus derechos en ""Información sobre el procesamiento de datos personales a través de cookies y otras tecnologías web"". A continuación puedes aceptar tu consentimiento para el procesamiento de tus datos personales para estadísticas y análisis del comportamiento del usuario.