Ibón Zugasti y Aleix Espargaró, dos de los ilustres veteranos del Orbea Factory Team, volvieron a unir sus caminos para participar en la Mediterranean Epic. El objetivo era reencontrarse, pedalear juntos sobre la Orbea Oiz edición especial Cape Epic 19, recuperar sensaciones de equipo y preparar los objetivos de esta temporada, que, por cierto, traen alguna sorpresa. El que se salió del mapa fue el embajador de Orbea Oliver Avilés, que terminó undécimo.

Por eso, pese a que la Mediterranean Épic de Oropesa del Mar era una competición individual, no como la Costa Blanca Bike Race, Zugasti y Espargaró decidieron rodar juntos para ir metiéndose en faena y trabajar como un equipo. La idea era sobre todo entenderse en carrera, ayudarse y ver como puede rodar el otro y que en facetas se pueden apoyar. Para Oliver, en cambio, que venía con el trabajo hecho de la CBBR, el objetivo era pelear por estar delante, y vaya si lo consiguió.

Etapa 1. Jueves 13 de febrero

Así que el jueves 13 de febrero Aleix Espargaró, Ibón Zugasti y Oliver Avilés se plantaron en la salida de la primera etapa de la Mediterraean Épic junto a más de 700 ciclistas. Lo que estaba más que claro es que el recorrido iba a ser técnico y con descenso peligrosos, ideal para la Orbea Oiz edición especial Cape Epic 19 con doble suspensión, delantera y central.

Por delante tenían 63 kilómetros y  1.350m en los que se enfrentaron a la subida del Desierto de las Palmas (habitual del ciclismo de carretera) y un montón de  sendas boscosas, caminos de arena y duras zonas de piedra. Las sensaciones nada más pasar la meta de Aleix, “50% bici, 50% trekking”, lo que dejaba a las claras la dureza técnica, eso si con 258 vatios de normalizada y casi tres horas de bici.
El gran éxito vino de la mano de Oliver, que terminó a solo tres minutos del líder y en el puesto 18, que le hacía estar metido en la pelea.

Etapa 2. Viernes 14 de febrero

La segunda etapa cambiaba el lugar de salida y se trasladaba a Castellón de la Plana. Delante estaba la Sierra del Borriol y un trazado aún más técnico que el día anterior que se complicaba con repechos de altos porcentajes. Los números decían que en los 56 kilómetros se iban a subir 1580 metros de desnivel.  No le vino mal a la pareja Zugasti y Espargaró, mejores sensaciones y más velocidad para mejorar 30 puestos con respecto a la primera etapa.
El que se salió fue Oliver Aviles, con su Top 10 que le sirvió para subir a decimotercer puesto de la general.

Etapa 3. Sábado 15 de febrero

La tercera etapa era la más larga y menos técnica de toda la carrera. La etapa maratón de 84 kilómetros y 1.300 metros de desnivel con salida y meta en Oropesa y que se adentraba en el entornodel Prat de Cabanes-Torreblanca. Este día Aleix sacó todo su potencial para acabar en una buena 59 posición con 3h15m de carrera y 299w NP . Zugasti en cambio pinchazo, rama en el cambio… y a sufrir. Para Oliver Avilés puesto 14.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Etapón en la tercera etapa, la mas larga y “rodadora” de toda la carrera y más rapido que nunca! Mega contento! – Posc. 59 / 3h15m / 84km / +1515mt / 153ppm / 299w NP

Una publicación compartida de Aleix 41 (@aleixespargaro) el

Etapa 4. Domingo 16 de febrero

El punto final de la Mediterranean Epic tenía 50 kilómetros y 1.480 metros de desnivel.  De inicio el paso de los 700m de altitud del Alt del Colomer a la localidad de Benicassim y después un trazado técnico para el final. Para Espargaró la carrera se acabó después de reventar la rueda en la bajada, Zugasti si pudo terminar para acumular 11 horas de bici. Y Oliver Avilés finalizó la etapa séptimo para un gran undécimo puesto final.