Llega el verano y no hay cicloturista que no tenga planeadas unas vacaciones en bici. Cada uno elige su destino preferido pero en la época de buen tiempo la mayoría opta por ir a la alta montaña, la misma que no se puede visitar en la época invernal. El momento clave llega cuando te pones a hacer la maleta y te preguntas ¿y qué me llevo?

Compartir:

La primera recomendación depende del medio de transporte que vayas a utilizar. Si vas a ir en coche o furgoneta puedes ser más generoso con las maletas, pero si vas en avión tienes que reducir al máximo y pensar en lo esencial. No solo por los costes de transportar varias maletas, sino por la incomodidad de arrastrarlas por el aeropuerto. Por eso te vamos a hacer un planning de lo mínimo aconsejable y otro con un ‘pack completo’.

La segunda, claro está, depende del destino elegido. Pero si, como la mayoría, es alta montaña, siempre debes tener en cuenta algo, la temperatura y las condiciones meteorológicas cuando pasas de 1.500 metros pueden cambiar en cualquier momento y si ya son puertos por encima de los 2.000 o 2.500 metros, más todavía. Así que en esas ocasiones más vale prevenir que tener que pasarte horas esperando a que vayan a recogerte.

COMO MÍNIMO…

Está claro que maillots, culottes y camiseta interior de verano suficientes vas a echar en la maleta, y también un par de manguitos. Pero si tu destino es Alpes, Dolomitas o Pirineos lo más fácil es que con la equipación de verano acabes pasando frío en alguna de las bajadas. Así que a todo eso debes sumar, un chaleco fino, un chubasquero, unas perneras, un cuello tubular y unos guantes largos de invierno. Y aún así, si el día es malo acabarás teniendo problemas en los primeros kilómetros de la bajada. Para complementar siempre puedes llevar un bote de crema calentadora y aplicartelo si el día es frío y no llevas más ropa.

Tampoco hay que olvidarse nunca de ‘vestir’ a la bicicleta. Un guardabarros del modelo ‘sencillo bike’ es cómodo, fácil de utilizar y te quitará las primeras gotas y evitará que te mojes si la carretera tiene agua. Las luces son útiles en dias de niebla (no es nada raro en puertos de montaña en verano), ocupan poco espacio y mejorarán tu visibilidad y seguridad. En desarrollos, pues si dispones de compact (50×34) y puedes poner un 30/32 atrás nunca lo echarás de menos.

Para las ruedas existen ahora mismo un montón de opciones. Si solo puedes transportar un par y tienes frenos de zapata y cubiertas lo ideal es pista de frenado de aluminio y poco perfil. Asegurarás la frenada con agua y en días de mucho calor no correrás el riesgo de recalentar las ruedas de carbono. Si ya has optado por el freno de disco tienes una amplia gama en la que elegir.

Además de las cámaras de recambio, el bombin, los desmontables y al menos una llave multiherramientas (ojo si no facturas maleta, que se puede quedar en el control del aeropuerto), siempre es más que aconsejable llevar una cubierta (no en todos los lugares hay tiendas de bicis) y también algunas de tus barritas y geles favoritos y pastillas isotónicas para el agua. La crema solar protectora es obligatoria si vas a pasar muchas horas sobre la bici, igual que una buena vaselina para el culotte, que siempre te va a ahorrar problemas de rozadoras.

Lo principal para que no te pille nada por sorpresa es preveer las rutas con antelación y si no llevas coche de apoyo mirar que infraestructura existe en la cima de los puertos. Un bar puede ser clave en un día de lluvia o una jornada con síntomas de pájara.

CON MALETA GRANDE…

Si dispones de más espacio en tu equipaje hay prendas versátiles muy útiles para los peores días de frío. Una camiseta interior de manga larga en un día frío puede ser esencial para bajar un puerto, sobre todo si tienes la opción de cambiarte en la cima y dejar la camiseta húmeda. Las chaquetas de invierno finas e impermeables son de lo más versátil. Las puedes portar en la espalda durante la subida y en un día de agua o temperaturas por debajo de 10 grados te solventarán la papeleta en las bajadas. Si a eso le unes unas perneras impermeables… no habrá puerto que se te resista.

Para las manos un par de guantes de invierno, para poder cambiartelos en caso de lluvia, y para los pies unos calcetines impermeables y otros de invierno, ademas de un cubrezapatillas.

La bicicleta siempre tiene algunas piezas que no son sencillas de encontrar cuando estás fuera de casa y que corren el riesgo de romperse y arruinarte las vacaciones. Una patilla de cambio es barata, fácil de llevar y de cambiar, pero no de comprar en cualquier lugar porque el modelo depende del cuadro de tu bici. Un cable de freno y otro de cambio tampoco ocupan demasiado espacio, al igual que un trozo de cubierta y un cargador de bateria si llevas cambio electrónico.

Esta web utiliza cookies

Puedes encontrar más información sobre el procesamiento de tus datos personales a través de cookies y más información sobre tus derechos en ""Información sobre el procesamiento de datos personales a través de cookies y otras tecnologías web"". A continuación puedes aceptar tu consentimiento para el procesamiento de tus datos personales para estadísticas y análisis del comportamiento del usuario.