Luchar contra el estrés ciclista es, sin duda, un trabajo duro en estos días. Hay tanto estrés que saber cómo manejarlo se convierte casi en una habilidad de supervivencia. Esta serie le ayudará a entender lo que es el estrés y cómo vivir bien rodeado de él. Primero, aprendamos a pasar rápidamente del estrés a la calma, o al menos a un estado más manejable. No puede ayudar no solo con el ciclismo, sino en la vida diaria.

Compartir:

Qué es el estrés?

La mayoría de las personas piensan en su trabajo, en los exámenes finales, en hablar en público, en el saldo de su cuenta bancaria o en su lista de cosas por hacer cuando se menciona la palabra estrés. Estos son algunos de los factores estresantes más populares, pero hay muchos otros que probablemente ni siquiera conozca. Es importante entender que el estrés es sólo una respuesta de su cuerpo a algo que lo está desequilibrando. Entonces, ¿qué pasa dentro de tu cuerpo cuando estás estresado?

Pelear o huir

A lo largo de nuestra evolución, la respuesta fisiológica al estrés nos ayudó a sobrevivir, huir o salir de una mala situación. Y la reacción sigue funcionando de la misma manera hoy en día. Comienza con el aumento de las hormonas suprarrenales y el cortisol. Como resultado, su corazón comienza a latir más rápido para llevar más sangre al cerebro y a los músculos, usted comienza a respirar rápido y superficialmente, y su nivel de azúcar en la sangre se eleva para obtener una energía más fácilmente accesible – todo eso para prepararse para una “pelea o huida”. El problema es que esta reacción potencialmente salvadora tiene un precio. Su cuerpo tiene que regular la digestión, la libido y la función inmunológica.

Descanso y asimilación

Sabiendo cómo funciona la respuesta al estrés, es fácil ver que el estrés crónico puede ser muy dañino. Si usted pasa un mes, un año, o toda su vida con digestión suprimida y función inmune, esto va a tener consecuencias. Por eso es esencial equilibrar su “lucha o huida” con una buena cantidad de tiempo pasado en el modo “descanso y asimilación”. Para hacer eso, usted necesita deshacerse de tantos factores estresantes como pueda y volverse más resistente a aquellos que no puede. Empecemos con algo sencillo.

Respirar profundamente y…

La primera herramienta que usted necesita es una manera simple de reducir su cortisol y ayudarle a cambiar a un estado relajado cuando regrese del trabajo, por ejemplo. El estrés está asociado con una respiración superficial y rápida a través de la boca. Respirar profundamente unas cuantas veces por la nariz e incluyendo el diafragma le dará inmediatamente una señal a su cuerpo para que se relaje. Trate de hacer 5 de estas respiraciones cuando regrese a casa después de un día ocupado.

Cuando estás estresado, tu atención suele estar dirigida al exterior, reaccionas a lo que te rodea y al mundo exterior. Cambiar tu atención hacia adentro es una manera rápida de cambiar eso. Pruebe este ejercicio si la respiración diafragmática no es suficiente.

1. Ponte en una posición cómoda y cierra los ojos.
2. Comience a prestarle atención a su cuerpo. Enfóquese en sus pies y en cómo se sienten presionados contra el suelo.
3. Luego continúe hasta sus rodillas y a través del resto de su cuerpo revisando todas sus principales articulaciones y grupos musculares.
4. Después de eso, concéntrate en tu respiración. No intentes influenciarlo.
5. Obsérvese inhalar y exhalar 5 veces y abra los ojos.

Esta web utiliza cookies

Puedes encontrar más información sobre el procesamiento de tus datos personales a través de cookies y más información sobre tus derechos en ""Información sobre el procesamiento de datos personales a través de cookies y otras tecnologías web"". A continuación puedes aceptar tu consentimiento para el procesamiento de tus datos personales para estadísticas y análisis del comportamiento del usuario.