En muchos sentidos, la Vuelta a España es algo así como un anticlímax, después del Giro de Italia y, especialmente, del Tour de Francia, que es la carrera ciclista más prestigiosa y el mayor evento deportivo anual del mundo. El lugar que ocupa la Vuelta en el calendario significa que los ciclistas que ya han participado en Giro y Tour estarán demasiado cansados para participar o la utilizarán como preparación para el Mundial.

Compartir:

El Tour de Francia es la más antigua de las GC, y se celebró por primera vez en 1903, mientras que el primer Giro se organizó en 1909. La Vuelta es, en comparación, una carrera joven, la primera en 1935, cuando fue ganada por el belga Gustaaf Deloor (que también ganó la segunda edición). Quizás por eso la Vuelta no tiene la mítica posición del Tour. Incluso los aficionados a las carreras más duras tendrían dificultades para nombrar una montaña en la carrera española que tiene el renombre histórico de Alpe d’Huez, el Tourmalet o el Galibier, o para recordar victorias legendarias en la Vuelta, como la victoria del estadounidense Greg Lemond sobre el francés Laurent Fignon por 58 segundos en la 21ª y última etapa del Tour de Francia de 1989, una contrarreloj desde Versalles hasta los Campos Elíseos, para ganar la carrera por 8 segundos, el margen ganador más pequeño en la historia del Tour.

Chris Froome y otros corredores esperan después de que la carrera fuera neutralizada debido a una manifestación de agricultores en el camino de la 16ª etapa de la 105ª edición del Tour de Francia, 24 de julio de 2018 © Profimedia © Profimedia, TEMP EPA

Otra diferencia entre la Vuelta y el Tour de Francia es que mientras que la carrera francesa a menudo cruza las fronteras y ocasionalmente se abre en un país extranjero – como en 2014, cuando el Grand Départ se celebró en la ciudad británica de Leeds – la Vuelta tiene lugar casi en su totalidad en España.

Pero la diferencia más significativa entre las dos carreras se basa en una sorprendente similitud. Según un estudio realizado por un equipo de científicos españoles, encabezado por el Dr. Alejandro Lucía de la Universidad de Madrid, si bien la Vuelta es siempre más corta que el Tour de Francia (en 2017, era más de 200 km más corta) y los corredores pasan menos tiempo en ella (en 2017, el tiempo de la Vuelta ganadora era 4 horas menos que el del Tour), la carga de trabajo de los corredores en ambas carreras es más o menos la misma.

Nacer Bouhhani cruza la línea de meta para ganar la sexta etapa de la Vuelta. © Profimedia, TEMP EPA

Esto significa que los corredores se esfuerzan más en las etapas más cortas de la Vuelta, quizás debido a los agresivos ciclistas españoles ansiosos por impresionar a sus aficionados, o debido al mayor número de llegadas en alto- ¡la carrera de este año tiene nueve!

Esto también puede confirmar lo que incluso los aficionados al ciclismo ocasional pueden observar: que mientras que el ritmo del Tour de Francia es a menudo controlado por un equipo fuerte, como el Team Sky, la Vuelta es una carrera más agitada, con más equipos llevando el control de carrera. Esto se debe a que la Vuelta suele ser una carrera mucho más abierta que el Tour.

Los equipos que ya han rendido al más alto nivel en el Giro y el Tour van más tranquilos porque tienen los deberes hechos. Esto abre oportunidades para aquellos corredores y equipos que o bien se cayeron o no rindieron al nivel esperado en las carreras anteriores. La Vuelta les vale para redimir sus temporadas y mejorar su reputación. Y aunque esto pueda sugerir que una victoria en una Vuelta es menos prestigiosa que una victoria en el Tour de Francia, promete -y en general ofrece- una carrera mucho más emocionante y llena de suspense.

Esta web utiliza cookies

Puedes encontrar más información sobre el procesamiento de tus datos personales a través de cookies y más información sobre tus derechos en ""Información sobre el procesamiento de datos personales a través de cookies y otras tecnologías web"". A continuación puedes aceptar tu consentimiento para el procesamiento de tus datos personales para estadísticas y análisis del comportamiento del usuario.